martes, 25 de abril de 2017

RECURSOS CONTRA NOMBRAMIENTOS EN LAS FISCALÍAS

Los fiscales no recurrimos mucho en las cosas que administrativamente nos afectan.  No se muy bien la razón, pero al final esta conformidad con lo que nos pasa ha acabado producir una Carrera en la que demasiadas cosas se hacen "porque siempre se han hecho así".  Recuerdo la airada queja de un vocal del Consejo Fiscal cuando la APIF recurrió una distribución de trabajo en una fiscalía: "los jueces no deben organizar nuestro trabajo", se dijo.   No, claro, pero si se organiza el trabajo de manera arbitraria algo habrá que hacer.   Los nombramientos son otro terreno en el que se recurre poco, quizá porque cuando se recurre normalmente se pierde el recurso.   El Tribunal Supremo ha diferenciado muy bien las facultades que tiene el CGPJ para los nombramientos de las que tiene el Fiscal General, de manera que se concede mucho más márgen de discrecionalidad a éste último.   A pesar de ello, he decidido recurrir el nombramiento del Fiscal Jefe de la Audiencia Nacional ante la Sala III, a fin de que se anule.   Yo pedí también la plaza y vi que nadie habia evaluado los méritos de unos y otros.  Que no baremó méritos la Sección Permanente de Valoración (art. 13.2 del Estatuto) y por tanto que la discrecionalidad del Fiscal General y la votación del Consejo Fiscal se hizo sin posibilidad de comparar baremados los méritos de los cantidatos, como ocurre con los jueces.   A mi eso no me parece bien, cuando la ley dice que esa Sección ha de estar creada y operativa desde el año 2007.  Pero se ha elegido ignorar el mandato de la ley: parece como si dado que el Fiscal General puede elegir a quien quiera, para qué esforzarse en baremar nada.   Yo digo que  si no hiciera falta, la ley no diría que hay que valorar méritos ni pondría el mérito y la capacidad como criterio a seguir en los nombramientos.  Mi amigo Juan Antonio Frago también ha recurrido (antes que yo) un nombramiento para el que fue ignorado por razones semejantes de manera que no estoy solo en mi discrepancia sobre como se hacen aquí las cosas.

Si no hay baremos, si no hay valoración de méritos, si todo el mundo vale lo mismo en la promoción porque no importa quien haga las cosas mejor o se haya esforzado más, la teoría del "minipunto" que alguna vocal del CF llegó a esgrimir como justificación para apoyar a los suyos, acaba destrozando en el curso de los años la carrera de los fiscales, y además politizando gravemente la Fiscalía. Además creo que las conversaciones que se están haciendo públicas estos días sobre políticos que influyen para colocar fiscales en puestos claves y lo consiguen, obliga a introducir unas reglas mínimas de valoración de méritos para corregir en lo posible esta línea.   Si los Fiscales Generales son personas de confianza de los Gobiernos con lo cual hay ya un condicionante importante para obtener plazas que a los Gobiernos les importe tener cerca; si los vocales del CF se inclinan por votar a los suyos (en el caso de la Audiencia Nacional fue una votación a bloque en ese sentido, cada asociación a su candidato), o -a cambio de contraprestaciones en otros nombramientos- a quien al Fiscal General le parece mejor; si no hay factor corrector de méritos o capacidad porque no se evalúan ni bareman; y si la motivación del nombramiento se reduce a elogiar al elegido (a veces parecen más discursos de concesión de condecoraciones que motivación de nombramientos), el panorama para ascender aquí es complicado salvo que se produzca una extraña alineación de astros -a veces ocurre- o uno pase por el aro y haga ojitos al poder o a la jerarquía.   Como no es mi caso, prefiero intentar que los Tribunales valoren si se aplica o no la ley.   Y si se pierde, pues a seguir.

domingo, 23 de abril de 2017

EL PRESTIGIO DE LA FISCALÍA ANTICORRUPCIÓN

Hay cosas que son imposibles.  No se puede pretender atribuir la investigación de los delitos a la Fiscalía si no se transmite pública y notoriamente la idea de que la Fiscalía -con sus particulares características- puede actuar con la misma imparcialidad que cualquier juez de instrucción desde su independencia.  Esa imparcialidad de cada uno de los fiscales en su trabajo está condicionada por la imparcialidad de sus jefes y todos por la imparcialidad del Fiscal General que ha de gozar de total independencia del Gobierno.   Al fin es una cuestión de transmitir confianza y prestigio en la institución.   En mi modestia, cuando veo que es elegido Fiscal Jefe Anticorrupción un fiscal de indudable experiencia pero no conocido en su trayectoria por su dedicación específica a los delitos de corrupción pues hombre, uno se pone a pensar en curriculums, en comparar trayectorias con otros candidatos y bueno, extraña, pero bueno al final quien decide decide y punto, aunque no guste.  Pero más tarde, cuando aparecen en todos los periódicos conversaciones telefónicas transcritas literalmente que evidencian que ese Fiscal Jefe Anticorrupción recién nombrado es el preferido por cierto investigado por corrupción perteneciente al partido que gobierna en España, y que ese dato era conocido antes de su nombramiento por quien lo hizo, pues me cuesta entender como se quiere así transmitir confianza y prestigio a la Fiscalía Anticorrupción -en la que trabajé ocho años- y a la Fiscalía en general.   Pensemos que es un propósito reconocido del Fiscal General del Estado el modificar el proceso penal atribuyendo la investigación al Fiscal.  Pero es que estas cosas necesariamente iban a trascender: se iba a saber que González tenía el teléfono pinchado -por lo que sobre él recaían sospechas muy serias de la comisión de graves delitos-, y que habiendo tenido una de las responsabilidades políticas más importantes en España comentaba con un amigo que había intentado antes colocar a ese fiscal como jefe de Anticorrupción (y es cierto que el actual Fiscal Jefe había pedido la plaza tres años antes aunque no se la dieron); se iba a saber que ese investigado veía su nombramiento como un alivio de su situación procesal.    Alguno pensará que es una cuestión de apariencias, que Moix no tiene responsabilidad en lo que de él opinen unos investigados -y es verdad-, pero las apariencias son muy importantes porque son las que confieren prestigio a la institución y las que en su momento posibilitarían el cambio procesal.   ¿Consideraron los vocales electos por la asociación de fiscales afín al PP cuando en el Consejo Fiscal apoyaron a Moix el modo como  la opinión pública iba a reaccionar ante esas conversaciones cuando se conocieran?  ¿Creían que la situación se iba a entender, a aceptar, a resultar indiferente?  ¿Que no iba a pasar nada?  ¿Que no iba a sufrir el prestigio de la Fiscalía Anticorrupción ante ese hecho?  ¡Por Dios, que son cosas evidentes!.   Yo les pregunto a los vocales electos del Consejo Fiscal -representantes de los fiscales- si el prestigio de la Fiscalía forma parte de sus preocupaciones y creo que deben aclarar si recibieron alguna presión política para que votaran al actual Fiscal Jefe Anticorrupción visto que el nombramiento resultaba tan apreciado desde el poder político.   El hecho de que una de las vocales del Consejo al tiempo que votaba fuera candidata sometiendo su trayectoria al Consejo Fiscal para otra plaza importantísima -que obtuvo-, en este contexto me parece un dato muy grave que debe determinar un cambio en el régimen de compatibilidades en el Consejo Fiscal.  
Cuando en la primera gran actuación en Anticorrupción que afecta al investigado González resulta que la plantilla de la Fiscalía ha de expresar su discrepancia ante una orden del Fiscal Jefe por la nada frecuente vía de utilizar el art. 27 del Estatuto, me da un poco de miedo.    Felicito, agradezco y me solidarizo con el conjunto de fiscales anticorrupción que hicieron mucho el otro día por el prestigio de la Fiscalía.  Por mostrar que hay muchos fiscales en España que tienen el arrojo de defender sus posiciones jurídicas ante la jerarquía.   Por su compañerismo -que tanta falta hace- y por su buen entendimiento del oficio de fiscal.   Por mostrar que no es una quimera que la Fiscalía adquiera el nivel necesario para asumir la investigación.    Pero falta mucho y no va a ser fácil.

viernes, 7 de abril de 2017

LA INSPIRACIÓN DE JOAN MANUEL SERRAT

Serrat es el cantautor que yo siento más cercano en mi vida.  Desde mi adolescencia en Barcelona hasta ahora cuando oigo alguna canción suya aquí o allá, me detengo a escuchar.   Yo, que soy fan de muy poca gente, reconozco que conecto con la clase, con el sentido común, con la prudencia de Serrat.   Además, muchas de sus canciones en esos momentos en que las cosas que me preocupan se tuercen, pues a mi me animan y eso me ocurre desde hace mucho tiempo.    Cuando veo, por ejemplo, excesos en la criminalización de estúpidos chistes al tiempo que veo debilidad en la lucha contra la corrupción, que crece y crece sin que los españoles nos decidamos a echar a los corruptos de una vez de la gestión de nuestros intereses; cuando veo una Carrera Fiscal con mucho más potencial del que desarrolla atenazada por una jerarquía muy particular; cuando veo a unos jovenes que sacrifican su juventud opositando a judicatura y que se frustran año tras año por la escasez de plazas que ofrece el Gobierno a pesar de las necesidades urgentes que tiene la Justicia; cuando percibo la intensa politización de la Justicia en España; cuando me entero del caso de otra mujer asesinada; cuando veo las atrocidades que se cometen aquí y allá, ayer en Siria;  cuando algún familiar o amigo lo pasa mal o cuando me hago consciente de que el tiempo pasa muy rápido, Serrat, sus viejas canciones tienen la virtud de hacer que mi ánimo, al menos un rato, mejore.    Os dejo una canción que en este sentido es infalible ya que además de la música y voz de Serrat, el poema es de Miguel Hernández.




jueves, 6 de abril de 2017

¿100 NUEVAS PLAZAS? ASI NO SE AVANZA NADA

Creo que hay dos terrenos en los que tradicionalmente los fiscales generales  se muestran aparentemente firmes frente al Ministerio de Justicia reivindicando su coraje frente a la influencia gubernamental.  Tambien creo que ese juego le conviene también al Ministerio, de manera que ahí hay un terreno de negociación-discrepancia muy útil para todos.  Uno es el CEJ.   El otro día conocí al Director del Centro de Estudios Jurídicos, que me pareció un buen tipo, pero que no es fiscal de profesión.  Ello le convierte en potencial objetivo para la Fiscalía cuando interese reivindicar independencia respecto del Gobierno.   El otro terreno es el de la ampliación de plantillas.    Recuerdo alguna conversación con un Fiscal General del Estado anterior que esgrimía unas pocas plazas que había conseguido del Ministerio (y que luego aplicó a órganos centrales en su mayoría y no a la trinchera, por cierto), como una pica en Flandes porque a él no le tosía el Ministro, menudo era.   En otra ocasión, otro Fiscal General me esgrimía como un triunfo el haber "conseguido" las plazas que le ofrecía el Ministerio.   Menudo era.   Tan sólo Cándido Conde Pumpido se mostró realmente eficaz en este terreno, de entre los fiscales generales que yo recuerdo.  Ahora, cuando se anuncia como un triunfo que la crisis se desvanece, tras muchos años de plantillas estrechas y menguantes en la Fiscalía y en la Judicatura, con unas retribuciones que objetivamente han disminuido más de un 10 por ciento en diez años aunque el trabajo se ha multiplicado, se anuncia en el contexto de una oferta de empleo público "histórica", una ampliación de plantillas (cien nuevas plazas entre jueces y fiscales) que apenas llega a cubrir la tasa de reposición, incluyendo la circunstancia de hace un año de ampliar la edad de jubilación dos años para jueces y fiscales.   Esa ampliación no se ha negociado con las asociaciones profesionales, quizá con algún asesor en el Ministerio, pero no con las asociaciones; no se ha negociado tampoco que yo sepa con el Consejo Fiscal -que tampoco parece hasta ahora tener una gran combatividad en la cuestión: hombre, es comprensible, estos meses han sido de muchos nombramientos-.   A mi me parece que con un cuerpo de opositores  amplio tras muchos años de menos y menos plazas; con necesidades en la Justicia que reconoce todo el mundo; con la posibilidad de crear plazas de jueces y fiscales sin coste estructural (los JATs y los fiscales son presupuestariamente muy baratos); con el rechazo de asociaciones de jueces, fiscales y de la curia a esta modestísima ampliación, el mensaje gubernamental es como lo que alguno decía del pacto con Ciudadanos: ahí tenéis las lentejas.   Ojalá la Fiscalía General reaccione de manera eficaz e inmediata, poniendo en marcha la maquinaria administrativa de la Fiscalía para sondear las necesidades de cada Fiscalía y elabore un plan ambicioso para llevar a las fuerzas políticas y multiplicar el número de plazas que se ofrece desde el Ministerio a fin de mejorar las prestaciones mínimas de la institución.  

miércoles, 5 de abril de 2017

TORNEO DE DEBATE JURÍDICO UNIVERSITARIO

El sábado 25 de marzo tuve el honor de participar como jurado en el II Torneo Pasarela de Madrid, organizado por la Fundación Española de Debate Jurídico, que reunía a varios grupos de estudiantes de derecho que por equipos debatieron delante de los jurados sobre un tema particular: ¿Ha protegido España adecuadamente al deudor hipotecario en materia de cláusulas abusivas?.  Antes de comenzar el debate se sortea la posición a favor o en contra que debe adoptar cada equipo y a partir de ahí, con un tiempo breve se exponen las posturas.   Fantástica preparación de los equipos que yo arbitré y sorprendente la desenvoltura, la agilidad oratoria, sin encorsetamientos, dirigiéndose directamente al punto que querían poner de manifiesto por parte de la mayoría de los concursantes.   Detrás de la organización de este debate hay varias personas e instituciones.   Pero me interesa destacar aquí a un juez, Manuel Ruiz de Lara, que ha tenido algunas dificultades en el CGPJ en función de su intervención altruista en la organización de estos debates aunque ignoro si ya han archivado la investigación o no.   ¿De verdad en el CGPJ se cree que este no es el tipo de actividades que hay que fomentar?  ¿Es, quizá, peor esto que fomentar el seguidismo ideológico o partidista entre los jueces? ¿De verdad el sistema está tan estropeado?  ¿De verdad no merece un elogio quien entrega su tiempo, su dinero y su ilusión a hacer mejores a los estudiantes que poco a poco se incorporan a las profesiones jurídicas?  Por mi parte ayudaré en la modestia de mis posibilidades cuantas veces me requieran para ayudar en estas causas.   Dejo el enlace de un video y simplemente recomiendo intentar a traves del video percibir la ilusión de los participantes. 


lunes, 3 de abril de 2017

LA MADRE, EL NIÑO Y EL TELÉFONO: EL FISCAL HIZO LO CORRECTO

Hace unos días era noticia que una madre había sido acusada en Almería con pena de prisión por quitarle el movil a su hijo menor de edad, y luego absuelta de tan extraña acusación.   No me creí en ningún momento esa versión que había trascendido, de manera que hablé con un compañero de Almería.  Tenía que ser algo diferente aunque hubiera trascendido de esa manera, no se acusa a nadie por quitarle el movil a un niño en ejercicio de la patria potestad.   El compañero  efectivamente me explicó los hechos tal como los conoció la fiscal que hizo el escrito de acusación y creo que la Fiscalía de Almería hizo lo correcto.   Con estas cosas ocurre que una cosa es lo que parece que ocurre en la Guardia, y otra es lo que al final se puede probar.   Hoy leo una entrevista al Fiscal Jefe de Almería que preguntado da las explicaciones sobre lo ocurrido.   La pena es que la Fiscalía General no haya tomado medida alguna previa para dar publicidad a la correcta actuación de la compañera y evitarle así el disgusto de ver su actuación en todos los mentideros, ni tampoco que el Consejo Fiscal saliera a defender una actuación profesional que en el momento en que se realizó era correcta. Ha de haber una explicación pública ante actuaciones del Fiscal, especialmente cuando son correctas pero criticadas por no conocerse el   conjunto de los hechos.   Ni de broma tiene la misma publicidad la noticia que se da en la prensa con aires de escándalo, que la explicación de lo realmente ocurrido que ahora hace el Fiscal Jefe.    Y esa diferencia de difusión es descrédito para la Fiscalía y daño para unos fiscales.   Copio la declaración del Fiscal Jefe, al que felicito por su renovación, que coincide con lo que a mi me informaron:

Un caso de hace unos días, la acusación contra la madre que quitó el móvil al niño y fue absuelta, pero a la que Fiscalía pedía 9 meses de cárcel. ¿Fue una mala apreciación o un exceso de celo?
En este procedimiento intervinieron dos fiscales y dos jueces, fiscal y juez de instrucción y fiscal que va a juicio y juez que enjuicia. Actuaron correctamente cada uno en su papel. Es absolutamente injusto las descalificaciones e insultos hacia una fiscal que actuó con escrupuloso rigor y cargada de razón. Eso es presión, es intolerable.
¿En qué se basaba la acusación?
La fiscal no acusa a una madre por forcejear por una discusión con un móvil, no. Aquí se acusa porque, según el denunciante y otros testigos, lo agrede, lo empuja y le causa unas lesiones, leves, pero hay un parte y un médico forense que hace constar esas lesiones. Y, es más, dice que no es la primera vez. El menor llama a su tío, hermano de la madre, y a su mujer, y le acompañan a denunciar. Días después en el juzgado se reiteran en la denuncia y la madre se acoge a su derecho a no declarar. ¿Qué debería haber hecho la fiscal de guardia? ¿actúa a la ligera? Hizo lo que tenía que hacer. Y después el fiscal que va a juicio, visto el desarrollo, actúa también en consecuencia, pero como tantas veces. Con todo eso van diciendo que si debería la fiscal estar en la cárcel,  intentando identificar quién es… qué barbaridad, eso es presión mediática.

viernes, 31 de marzo de 2017

REGALOS, PALCOS, JUECES Y FISCALES

El otro día el jugador del Barcelona Piqué, tras un partido con la selección española, hacía referencia a "los valores" del Real Madrid, poniendo como ejemplo las asistencias al palco de ese equipo de personas con capacidad para influir en la competición a favor o en contra de ambos equipos.  La contestación la dio el defensa central del equipo afectado, Sergio Ramos, con una frase que me interesa destacar: "Hilos se mueven en todos los palcos".   Cuando veo a jueces o fiscales de manera habitual en esos palcos me pregunto si no se dan cuenta de que en esos sitios se "mueven hilos" y que un sitio donde se hacen estas cosas no es el mejor para que a un juez o un fiscal se le vea con habitualidad.    Porque se puede llegar a pensar que parte de los hilos que se mueven tienen que ver con la actuación del Fiscal o del Juez invitado.   Basta verificar el valor de una entrada que pudiera ser equiparada a la localidad del palco y multiplicar por las veces que se asiste.   Sale bastante dinero que es regalo al juez o al fiscal.   La cuestión para delimitar los límites de una conducta irrelevante penalmente con el delito del cohecho impropio (art. 422 del CP) es complicada debiendo ser interpretada a la luz de un concepto vago como son los denominados "usos sociales".   Si el regalo va más allá de los "usos sociales" podrá haber delito, y en caso contrario, no.   El tema es que los "usos sociales" varían -y con una corrupción galopante, más- y su concepto se puede estirar como un chicle.  Recuerdo que se ha hablado con naturalidad de la pretensión del uso de un piso por un político como un "derecho histórico", toma ya.   Creo que los usos sociales en el comportamiento que afecta al fiscal o al juez se han de marcar con mucho rigor porque nuestra posición es la de árbitro en contiendas y ha de ser percibido con total imparcialidad, ya que si luego aparece alguna situación en la que se deba actuar profesionalmente resultará dificil explicar que se actúa con corrección tras haber disfrutado puntualmente de un objeto valioso o del regalito dominical durante mucho tiempo de parte de algún afectado procesal.  No somos políticos y los usos sociales que debemos aplicarnos nosotros no son los mismos que para los políticos en mi opinión, especialmente si los límites de esos usos se van relajando para ellos.   Viene esto a cuento del archivo que se acaba de producir por la Sala II respecto a unos políticos que recibían por Navidades regalos superiores a 400 euros y que rozaban los 1000, como estrategia empresarial de una compañía en Galicia.    El Tribunal Supremo considera que se trató de cortesías que no comprometían la imparcialidad de los políticos y por tanto ordena el archivo.   Es discutible -yo creo que merece un reproche mayor un representante que gestiona los intereses públicos que acepta obsequios valiosos de particulares en lugar de rechazarlos-, pero en todo caso, creo que respecto de jueces y fiscales el rasero debe estar más alto.

martes, 21 de marzo de 2017

NO TE METAS EN LIOS

Estoy leyendo una novela que altera el ánimo.  Se llama Patria, y describe desde varios personajes pertenecientes a dos familias en un pueblo del País Vasco los años horribles del terrorismo.   Si terrible es la descripción del proceso a través del cual algunos jóvenes se deslizaron hacia el terrorismo, mucho más inquietante -no hace falta delinquir para ser un miserable- es la conducta de aislamiento de las víctimas que se describe en la novela.  No te metas en líos.  No defiendas a "esos".   Que no se te vea hablandoles.   No critiques, no censures, no te pongas de otra manera que de perfil ante las agresiones que sufren.   Finge que no se producen, contextualiza los asesinatos en el "conflicto", en una guerra hay muertes, fíate del cura.    Mi hijo -que por suerte no vivió aquellos tiempos de miedo y vergüenza- no se puede creer que ese fuera el ambiente que se respiraba en algunos lugares del Pais Vasco en aquellos años.   Para mi el heroísmo cívico es la lucha contra la injusticia, contra el delito, en favor de la ley, en favor de la convivencia pacífica o del derecho, cuando esa lucha puede suponer un daño porque no hay ley que te proteja.    En aquellos días, para mi personificaron en Euskadi ese heroísmo los concejales del PP y del PSOE, que vivían en la tensión permanente de saberse -estando indefensos- amenazados de muerte, en una sociedad que no les hacía sentir amparados y a pesar de eso no se quebraron.      Se me humedecen ahora los ojos recordando a algunos de aquellos concejales asesinados.   Se vivía mas tranquilo calladito, sin meterse en lios.    Hoy también hay causas justas por las que luchar porque hay abusos e injusticias que nos afectan directamente.    Y creo que hay que combatir por esas causas a pesar de que se sigue viviendo más tranquilo calladito.

miércoles, 15 de marzo de 2017

PREPARACIÓN DE RECURSOS DE CASACIÓN

Tengo sobre la mesa una nota de mi jefe en la que me indica que al comunicar que no se interpone un recurso de casación a la Fiscalía de origen hay que indicar las razones, cosa que yo había omitido. 
Tiene toda la razón mi jefe.   Pero este hecho me lleva a reflexionar un poco sobre la relación que los fiscales del Tribunal Supremo debemos tener con los recursos que preparan nuestros compañeros.   Por supuesto, creo que se interponga el recurso o no, hay que llamar personalmente al fiscal que lo ha preparado como reconocimiento, agradecimiento y muestra de cortesía.  Pero me parece todavía más importante desde la perspectiva de un fiscal del Tribunal Supremo el tratar de colocarse en la piel del compañero que recurre.   La preparación del recurso implica trabajo, y también implica el someter voluntariamente el criterio y la actuación propia al de una Junta de Fiscales veteranos que van a examinar las razones del recurso que se prepara.   Uno diría que un fiscal vago o poco diligente nunca tendrá esos problemas: acabará el juicio y se aquietará con la sentencia, especialmente en temas complejos.   Pero hay otros que creen en lo que hacen.   Y luchan contra sentencias absolutorias, conscientes de las dificultades de revocarlas.  Luchan por la aplicación de agravantes o por la legalidad de las penas o por la indemnización a las víctimas.  Luchan incluso por la absolución de condenados a su juicio injustamente.   Nada me entristece más en esta profesión (aparte de la conexión de algunos con el poder político) que ver una pobre dación de cuentas de un preparado en la Junta de Fiscales del Tribunal Supremo, malversando así el esfuerzo de compañeros que acertados o no, tratan de que se haga la Justicia que ellos creen que no se ha hecho.    Una explicación: los recursos preparados se reparten entre los fiscales del Tribunal Supremo y aquel a quien le toca informa en la Junta de Fiscales sobre su criterio sobre interponer o no el recurso.   Luego se vota motivo por motivo y la mayoría de los votos de la Junta deciden.  Pero la dación de cuentas es muy importante ya que idealmente ha de ser completa,  intelectualmente honesta y tratando de exponer con claridad el punto de vista del fiscal que prepara el recurso junto con el criterio propio del exponente.   Quiero recordarme a mi mismo que ha de hacerse siempre desde el máximo respeto al criterio del compañero, aunque en ocasiones como ponente no lo comparta.   Porque se de la ilusión con que se preparan algunos recursos.  Hace un tiempo me llamó una fiscal que quería recurrir una sentencia absolutoria en un caso gravísimo.  Enseguida vi lo dificil de la tarea, pero comprobé hasta que punto se esforzó, hasta que punto examinó todos los aspectos posibles, la jurisprudencia, las periciales en autos, los argumentos del Tribunal.   Ella sabía lo dificil que era pasar el filtro de la Junta de Fiscales.   Pero lo intentó trabajando tres días de fiesta.   Ese esfuerzo, como el de muchos otros compañeros, merece un respeto.

martes, 14 de marzo de 2017

COMUNICADO APIF SOBRE DECLARACIONES DEL FGE

La Asociación Profesional e Independiente de Fiscales, ha elaborado un Comunicado en relación a unas declaraciones del FGE publicadas ayer en el Independiente.   Lo reproduzco a continuación:



Desde la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales queremos manifestar nuestra profunda preocupación ante las palabras del FGE a un medio de comunicación por cuanto ponen de manifiesto un profundo desconocimiento de cuestiones básicas de nuestra organización interna:

1)LLegados a este punto de desinformación a la opinión pública y a la Carrera queremos defender públicamente a las Fiscales de la Fiscalía contra la Corrupción y el Crimen Organizado encargadas del caso Púnica ante las informaciones erróneas y comentarios subsiguientes que se están difundiendo sobre ellas, incluidos del propio FGE. Las compañeras NO desobedecieron ninguna orden legal. Se les dio una única orden por escrito del FGE: abstenerse "de dirigir la solicitud de elevación de Exposición Razonada" respecto a una persona en concreto y eso hicieron en todo momento.
Luego recibieron una orden verbal de un Fiscal de informar por escrito que no se asumió por su forma, por su fondo y por venir a través de un Fiscal al que no están jerárquicamente subordinadas.

2) Hemos de señalar que cada Fiscal depende jerárquicamente del Fiscal Jefe de su Fiscalía, de su Teniente Fiscal cuando actúa en funciones de jefe y desde luego del FGE.
Por ello las Fiscales de la Fiscalía Contra la Corrupción y el Crimen Organizado, como los/as Fiscales de cualquier otra Fiscalía de nuestro país no dependen jerárquicamente de los Fiscales del Tribunal Supremo, sean estos o no Fiscales de Sala. Tampoco dependen de los Fiscales de la Secretaria Técnica, ni aún que hablemos del Fiscal de Sala Jefe de esa Fiscalía ni mucho menos de su Teniente Fiscal.
Es un profundo error hablar de estos fiscales como “superiores” de las Fiscales de la Fiscalía Contra la Corrupción y el Crimen Organizado.
Tendrán un cargo más relevante si se quiere dentro del organigrama del Ministerio Fiscal pero el Fiscal Jefe de la Secretaría Técnica sólo es superior jerárquico de los Fiscales destinados en la Secretaria Técnica. Y el Fiscal de Sala que dirige cada una de las secciones del TS es superior jerárquico de los fiscales de esa sección.

3) El artículo 27 del EOMF es una garantía para el Fiscal que recibe una orden ilegal o que estima por cualquier otro motivo improcedente. No se ofrece ni se ha ofrecido nunca. Es una decisión personal de cada Fiscal hacer uso de dicha garantía cuando recibe una orden de su superior jerárquico, Fiscal Jefe o FGE.

4) Nos parece muy grave que la decisión tomada por el FGE en una causa se conozca antes por el particular al que afecta la decisión que por las fiscales encargadas de despachar el asunto, como ha ocurrido en este caso.

5) El Fiscal elegido para ocupar la Jefatura de la Fiscalía Contra la Corrupción y el Crimen Organizado no era el mas antiguo de los peticionarios, tendrá otros méritos, sin duda, pero no el ser el más antiguo. La Teniente Fiscal de esa Fiscalía que solicitó el cargo ocupa el puesto 192 del escalafón de Fiscales, la Fiscal María Teresa Gálvez Diez, que también lo pidió, ocupa el puesto 203 del mencionado escalafón, mientras que el designado está en el 295(según el escalafón de 2011 último publicado).

6) Lo ocurrido ha suscitado importantes recelos hacia nuestra institución, fomentado por las informaciones erróneas que se han difundido.
Nos preocupa, al contrario de lo que parece transmitir el FGE en esa entrevista, la falta de autonomía del Ministerio Fiscal y de cada uno de sus integrantes, la falta de regulación básica de nuestra Institución, la carencia de medios con la que trabajamos. Prioridades que es necesario cubrir antes de tratar de cambiar el modelo de la investigación de las causas penales.
Mientras los Fiscales sigamos con un EOMF que exige reformas importantes, sin reglamento y sin medios básicos para desempeñar nuestro trabajo atribuirnos la llamada “instrucción” supondría una merma de garantías para el ciudadano.


Las Palmas, a 14 de marzo de 2017
Comisión Ejecutiva de la ASOCIACIÓN PROFESIONAL INDEPENDIENTE DE FISCALES (APIF)

jueves, 9 de marzo de 2017

ROBAR PARA UNO O ROBAR PARA EL PARTIDO

Me ha ocurrido en ocasiones que al comentar tal o cual caso de corrupción el interlocutor me distingue entre robar para uno y robar para el partido habiendo de tener esta conducta menor reproche que la primera.   Siempre me ha sorprendido este modo de pensar, que incluso he oído de algún fiscal.    En mi opinión, de la misma manera que se castiga con mayor gravedad al sicario que al homicida, el que faltando a sus deberes para con la administración concierta contratos sabiendo que tras ellos hay un sobreprecio que acabará ingresado en el partido realiza una conducta socialmente más grave que si se quedara él mismo la diferencia.   El "sicario" de la malversación forma parte de un tejido de corrupción, cuenta con complicidades políticas, está protegido por ellas en ocasiones -todos podemos poner algún ejemplo que nos viene a la cabeza-,  distorsiona la competencia de manera que otros empresarios pueden sentir la necesidad de tener dinero negro para mordidas, y además produce un efecto contagio en otros partidos que se hartan de perder elecciones por la diferencia de medios económicos extra de que disponen los corruptos.  Al final, ese tipo de conductas generaliza la corrupción.   El malversador individual hace daño, pero mucho menos.