miércoles, 25 de febrero de 2015

FAUSTO CARTAGENA

El día ha sido largo pero muy importante para la Fiscalía.  Fidel Cadena, para mi el más preparado de los Fiscales de penal del TS, ha sido elegido Fiscal de Sala Jefe de la Sala Segunda.   Grandísima noticia que supone dos cosas: la primera que el mérito tiene recompensa y que se está notando ya la llegada de una nueva Fiscal General.    Otra gran noticia: Javier Huete, el gran creador e impulsor del Prontuario de Jurisprudencia Penal y además "socio" mío en Wikipenal, ha sido elegido con todo merecimiento, Fiscal de Sala Jefe de Menores.    No me olvido de otros aspirantes a la plaza, fantásticos compañeros y grandes fiscales.   Pero el nombramiento me llena de alegría: se trata de un fiscal de esos que a pesar de sus méritos, con el duopolio AF-UPF y Fiscales Generales de la cuerda, tenían muchas puertas cerradas.  Hoy se abren, y se abren de qué manera.

Porque el nombramiento clave hoy era a mi juicio el del Fiscal Jefe de la Inspección.  Y ha salido el único -de entre todos los aspirantes- que a mi juicio podía realmente cambiar las cosas.   No quiero hablar muy bien de Fausto Cartagena, aunque se lo merezca, porque puede parecer que exagero.  Pero tengo todas las ilusiones puestas en él porque se que a partir de ahora no se va a dejar años sin contestar una queja de los fiscales; no se va a expulsar a nadie sin razones sobradas para ello; se van a abordar con seriedad los méritos de todos y cada uno de los fiscales para que el CF esté informado correctamente, y se va a informar desde la independencia profesional y de la independencia asociativa; se que se va a trabajar con la mayor competencia y que se va a cuidar al compañero como desde los tiempos de Eliseo García, no se hacía.    

Desde hace unos pocos meses la cúpula de la jerarquía de la Carrera ha cambiado y ha cambiado para bien.   Hacen falta muchas más cosas, pero el principio está ahí.   Desde la APIF le vamos a dar a la FGE en el Congreso de Sevilla -ha confirmado su presencia- una recepción llena de esperanza en el futuro de la Fiscalía.

CONSEJO CRUCIAL: LO MÁS IMPORTANTE, LA INSPECCIÓN

Dejando de lado el hecho de que entre los aspirantes a una jefatura está uno de los vocales electos por la AF, que solo por ese hecho está en situación objetiva de ventaja respecto de otros candidatos y que se trata de una práctica que debería prohibirse, hartos como estamos algunos de ver la endogamia que AF-UPF han hecho de la Carrera en décadas, lo más importante de lo que se discute hoy -que se está discutiendo ahora mismo- en el Consejo Fiscal es la Jefatura de la Inspección.   Un cambio en la Fiscalía no va a venir solo porque se coloque en la Jefatura a determinada persona, pero si no se empieza por colocar un tipo de fiscal a la cabeza de la Inspección, esto no puede cambiar.   El anterior FGE no quiso abordar durante años este problema y cuando podía hacerlo se marchó.  Tengo en este terreno toda la confianza en la nueva FGE, y quiero creer que es consciente de que sin una Inspección eficaz, ajena al tono "expulsa fiscales", preocupada por los problemas de los compañeros, garante de la igualdad de oportunidades en la promoción de los fiscales, o sencillamente comprometida con la vigencia del derecho administrativo en la Carrera Fiscal, no hay cambio posible a mejor en la Fiscalía.   Para ello hace falta un tipo muy particular de fiscal para la Jefatura de la Inspección..., y lo dejo aquí.     Tengo un nombre en la cabeza y no quiero que decirlo pueda perjudicar sus opciones, pero en la situación actual y con la lista de peticionarios, creo que hay una salida.   Cuando lo sepa, colgaré aquí el resultado.

domingo, 15 de febrero de 2015

SOLEDAD DE VALIENTES, SOCIEDAD DE COBARDES

Una buena amiga mía -amiga de más de cuarenta años, lo que al tiempo que acredita lo sólido de nuestra relación, advierte de manera muy plástica del paso del tiempo- me ha regalado un libro de un filósofo navarro, Aurelio Arteta, habitual colaborador en El País.   Tiene además un blog "el rincón del moralista" en una revista digital "FronteraD", que creo que tiene mucho interés.   Del libro ("Tantos tontos tópicos", Ariel 2012) y del blog rescato un artículo del que me atrevo a copiar aquí unos párrafos que me recuerdan mucho a algunas situaciones que se viven en el ámbito de la Fiscalía y también en pasado reciente y en presente, en la sociedad española.


"Pero ese miedo encierra aún otro y ambos se ayudan entre sí. El miedo al poder del autócrata o del terrorista se acompaña del miedo al poder de la sociedad misma. Lo que sabemos con certeza es que el resultado habitual de quien abandona el complaciente círculo de los que sólo miran y se enfrenta por fin a los responsables del daño... es la soledad. Según escribe Zweig, tal es el destino del que no soporta seguir callado y lucha solo por todos y contra todos. Y es que “debido a la inmortal cobardía del género humano, aquel que eleve la voz contra quienes detentan y administran el poder en cada momento, contará siempre con pocos adeptos”. En el mejor de los casos, tal vez con algunos secretos admiradores, pero con escasos seguidores públicos.

 Hasta el punto de que, más que el miedo a la muerte o al dolor físico, se diría que lo que retiene al ciudadano común en su pasiva condición es el miedo a quedarse solo o a ingresar en un círculo (de resistentes, de inconformistas) muy poco habitado. Pues no puede olvidarse que requiere más valor enfrentarse a los amigos que a los enemigos, como otros han advertido: “Para defender lo Justo y lo Verdadero, a veces hay que afrontar grandes sufrimientos que pueden llegar hasta la muerte (aunque con el apoyo, continuo y profundo, de seguir siendo amigos de nuestros amigos). Un valor distinto es necesario cuando Verdad y Justicia exigen que nos enfrentemos también a nuestros amigos, nuestros camaradas, nuestros íntimos…”.

 Hoy, como siempre, el "héroe" o simplemente el que se distingue por salirse de la fila tendrá que hacer frente al desprecio de la mayoría, al resentimiento de los "normales" que le harán pagar ese abandono que a ellos les denuncia. De suerte que se alinean, de un lado, la creciente soledad de los valientes y, del otro, la correlativa y creciente sociedad de los cobardes."


miércoles, 4 de febrero de 2015

¿PERO QUE CLASE DE BROMA ES ESTA?

Me dicen que han hackeado los ordenadores de una importante fiscalia española; leí hace un tiempo que la misma Fiscalía Anticorrupción habría sufrido ataques (y en particular alguno de los más brillantes fiscales de esa fiscalía); me comentan fiscales que hay Fiscalías en las que no funciona ni la aplicación informática, ni el correo electrónico ni el video de las videoconferencias; que los ordenadores en algunas fiscalías se desconectan solos si no se trabaja en ellos; todo son rumores sobre las brechas de seguridad; hoy recibimos un email donde desde la Fiscalía General nos anuncian que hay operaciones de "mantenimiento y modificación de la aplicación" durante los próximos seis meses, por lo que se suspende la obligación de introducir datos por ese plazo.    ¿Seis meses de mantenimiento?   ¿Es que todo está fallando?  ¿Nadie sale a tranquilizar a los fiscales, a dar explicaciones? ¿Nadie tiene la culpa de nada?  ¿No tiene esto arreglo?

martes, 3 de febrero de 2015

MOTIVACIÓN LABORAL, POR UNA FISCAL ANÓNIMA

Una compañera cuyo nombre prefiere que no trascienda me manda estas reflexiones sobre la necesidad de introducir algunas mejoras en la Fiscalía para mejorar el ambiente laboral.   Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice, pero las reflexiones son suyas.

MEDIDAS PARA MEJORAR LA MOTIVACIÓN PROFESIONAL

Creo que hay mucho que hacer para recobrar la motivación profesional. Yo ando por la veintena de ejercicio profesional y hay días que no se sí soy recuperable.  Motivación interna no nos falta en general a los fiscales, nos gusta nuestro trabajo y lo saben; pero la externa, el ambiente laboral motivador, brilla por su ausencia.  Conste que  a diario  intento  que la desmotivación que nos rodea no me afecte a la moral  y, creo, soy un ente positivo, pero claro que voy a decir yo de mi misma.

Pero en todo caso la Carrera ha crecido mucho  en veinte años  y son muchos los que vienen por detrás y hay otro tipo de ideas; y creo que esto debe de cambiar por existir hoy el riesgo de que dentro de unos años -cuando esté yo ya jubilada, espero-, la Carrera Fiscal sea un capital humano infraprofesional, un cuerpo funcionarial más, sin capacidad de debate y discurso.


Así que con ayuda de información de motivación empresarial se me ocurren  las siguientes necesidades para la mejora de la motivación laboral en la Carrera fiscal; son cosas que ya muchos conocemos pero que hay que decir y que deberían servir de base a modo de Exposición de Motivos de la necesaria y urgente  regulación del Reglamento de Funcionamiento interno del Ministerio Fiscal.  Es un texto abierto de  ideas a las que habrá que añadir seguro otras muchas cosas y reflexiones, pero este es mi granito de arena para esta ingente tarea de motivación laboral externa  de la Carrera Fiscal

1. Adecuación del trabajo a la persona  que lo desarrolla. Se tiene establecido la  equitativa de lotes de trabajo, sin atender a las circunstancias profesionales de cada  fiscal.

 Aunque la equidad a esta ahí en la práctica hay puestos de fiscales que por razón de especialización o de las funciones especiales que se les asigna por la jefatura no obedecen a la equidad exigida, lo que debe ser corregido. 
Fuera de esos casos la equidad se realiza a base de número de Previas, sin atender al hecho de la interferencia en la equidad del Juzgado asignado. Es notorio que no todos los juzgados son de idéntica eficacia en lo que afecta a la función del Fiscal. Y si bien esa desigualdad es difícil de compensar, pues alguien tiene q sacar adelante los Juzgados conflictivos  o atrasados, tampoco se adoptan siempre  medidas por la jefatura  en orden a corregir o compensar esas situaciones de desigualdad, como podría ser el reparto entre toda la plantilla de los Juzgados conflictivos o la exención de otro tipo de servicios al Fiscal afectado por el Juzgado en cuestión.

En otro orden de cosas la falta de movilidad a de los fiscales y la ausencia de toda promoción en la carrera fiscal hace que fiscales con 30 años de experiencia estén realizando idénticas funciones que otros compañeros de muy escasos años de ejercicio, con absoluto desaprovechamiento de la experiencia profesional incluso a costa de nombramientos de confianza a favor de personas mucho más jóvenes. La capacidad técnica de los más  jóvenes no debe desmerecer la técnica y experiencia de los más antiguos que, al tiempo, pueden transmitir formas de actuación que sólo se adquieren por el trabajo diario, ese conocimiento práctico se está desperdiciando en favor de otros criterios de difícil evaluación.


2. Integración y acogida de los nuevos miembros de la plantilla.

Es necesario promover la integración de todos los Fiscales como miembros de la plantilla y de la Carrera,  tanto los que acceden a su primer destino, como los ya veteranos que cambian del mismo. Esta simple idea es  más  que exigible en una institución como la nuestra en el que el trabajo en equipo es esencial para un correcto ejercicio de nuestra función.

En este  sentido tienen  enorme responsabilidad  los  jefes, decanos y cargos de confianza, los cuales deben recaer sobre personas que además  d la confianza del puesto y capacidad técnica,   tengan especial capacidad de formar equipos humanos de trabajo, fomenten la comunicación entre y con los compañeros frente al principio de autoridad y velen con su actitud y ejercicio de su función de dirección por la mejora del clima laboral; debiendo exigirse el reconocimiento expreso de  tal capacidad de como mérito para el desempeño de funciones de dirección.


 3. Metas y objetivos.

Es esencial determinar la carga de trabajo asumible por el Fiscal de cara a establecer metas y objetivos asumibles en un periodo determinado.
Es inconcebible que en pleno siglo XXI la Carrera Fiscal no tenga un estudio serio en esta materia, esencial en toda organización laboral más aún cuando la falta de medios personales y materiales viene desde hace décadas gravando la labor de los fiscales en detrimento de la calidad técnica de su función y de la salud personal.
 No es admisible el régimen de sustituciones forzosas a cambio de un mísero incentivo económico, que en ocasiones ni tan siquiera se llega a recibir.


4. Productividad.

Instaurado ya el régimen de productividad es preciso dotarle  de un régimen serio de concesión que ponga fin a la indeseable  situación que se vienen arrastrado desde hace más una década y que esta provocado situaciones que irrumpen en el buen ambiente de la fiscalía.

En este punto se propone la supresión del anacrónico sistema de palotes por la  implantación de un sistema de  dación  de cuenta  diaria de los dictámenes emitidos, juicios celebrados... que permita  su real valoración a fin de mes  y su concesión mes a mes, no por semestres como ocurre en la actualidad, lo que ayudará a la mejor distribución del incentivo. Es el sistema que se sigue en los grandes despachos de abogados y terminaría con la situación generadora de una importante tensión laboral, que al cobrarse  semestralmente hace percibir que la recompensa es mucho mayor de la real.

5. Condiciones de trabajo.

Es preciso que la FG asuma que la dotación de los medios materiales es esencial a la dignidad y posibilidad del ejercicio de la función fiscal y que reconozca que estas carencias están afectando a la salud en el trabajo.

 No puede pretenderse que se desarrolle una  adecuada función pública en despachos de hasta cuatro o cinco fiscales, sin espacio adecuado para organizar los asuntos a despachar, con equipos informáticos obsoletos, sin personal técnico que atienda las mínimas  funciones d tramitación q  afectan a las funciones el Fiscal  y a los que incluso  se les exime por los puestos de dirección de obligaciones de auxilio al Fiscal en pro del control y actualización del sistema Fortuny.

Estas condiciones laborales añaden un innecesario stress laboral y en consecuencia afecta de manera importante a la salud de los fiscales.


6. Promoción interna.

Un elemento esencial para una adecuada motivación laboral es la posibilidad de promoción interna, que como ya sabemos en nuestra Carrera, más allá de los puestos de confianza,  es inexistente.

La promoción interna para muchos -llegado un momento profesional- se reduce a un cambio a un mejor bloque de trabajo, o a un despacho mejor, o a coger una mesa o una silla de mejor calidad que la que se tiene. Esa es la penosa realidad de promoción interna de muchos fiscales.

Por ello se hace necesario promover entre los fiscales la idea de que la permanencia en el puesto de trabajo no supone una falta de reconocimiento de su labor de, incluso, muchos años.  La falta  de promoción interna no es por falta de capacidad profesional, sino que es insita  a nuestra institución.

 Es deber de los puestos de dirección promover esta idea entre los fiscales, a través de una comunicación directa con todos los miembros de la plantilla, de la audiencia de todos respetuosa en juntas, promoviendo la votación en las mismas, del respeto entre iguales. Evitando situaciones indeseables en las que sólo los puestos de confianza tienen la posibilidad de hablar directamente  con la jefatura y, por supuesto, de tomar parte en las deliberaciones que afectan a la toma de decisiones y al funcionamiento de la fiscalía, impartiendo instrucciones muchas veces incluso verbales sin el debido debate en Junta donde la experiencia de muchos compañeros no es tenida en cuenta porque no ocupan un puesto de dirección.


Un cambio de actitud en este sentido redundaría en beneficio del estímulo profesional de los fiscales y en la formación profesional de los mismos, no reduciendo tan importante capital humano a meros ejecutores de instrucciones deliberadas entre unos pocos.

viernes, 30 de enero de 2015

CONGRESO DE LA APIF

Los días 10 a 12 de abril la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales celebrará su Congreso ordinario en Sevilla.   La APIF ha crecido significativamente este año, y va a más.   Se está elaborando ahora el programa del Congreso, pero sin duda se abordarán cuestiones como la distribución de trabajo en las Fiscalías, las vías de impugnación de las decisiones de la jerarquia, la introducción del derecho administrativo en la Carrera Fiscal, las mejores formas de combatir la opacidad de la Institución, las descompensaciones de la plantilla, los concursos de traslado, la retribución de las Guardias y otros temas de calado profesional.   Esta es una asociación reinvindicativa en la que sorprende ver por contraste a lo que se aprecia a veces por ahí, que la gente no tiene miedo: la ausencia de miedo da mucha libertad. Los que forman parte de ella exigen que se plante cara a cualquier desafuero que afecte a los fiscales y que provenga de la jerarquía de la Institución o del Ministerio.     Hay mucho que hacer y el Congreso es otro paso del ojalá salga una dirección todavía más fuerte y una asociación más ilusionada con los retos del futuro.  

martes, 27 de enero de 2015

¿AJUSTES DE CUENTAS?

Mantuve una conversación recientemente con una compañera dirigente de la Asociación de Fiscales por la que tengo sincero afecto.   Me comentó que se había sentido mal cuando un fiscal candidato que fue de la APIF en las últimas elecciones al Consejo Fiscal la había tratado con aspereza con ocasión de un reciente encuentro causal.  El fiscal se le quejó del trato que había recibido en el Consejo Fiscal en una plaza que había solicitado y para la que no obtuvo ningún voto de los vocales de la AF ni de la UPF, a pesar de ser el más antiguo de los candidatos, el que más tiempo llevaba en la Fiscalía y además el único que en su currículum figuraba el haber sido fiscal jefe.    Obtuvo la plaza finalmente porque el Fiscal General se decidió por él, en absoluta minoría, a mi juicio en una de las mejores decisiones que tuvo a lo largo de todo su mandato el anterior Fiscal General.    ¿Porqué ni un solo vocal del Consejo apoyó al afectado y si apoyaron a bloque cada uno a los candidatos de sus asociaciones?   Salió en la conversación con esta compañera la pasada campaña electoral al Consejo Fiscal como un argumento añadido para no apoyar para una promoción profesional a quien denunció con dureza, con aspereza, el funcionamiento de la Fiscalía y la necesidad de acabar con el sectarismo de las asociaciones mayoritarias; a quien hizo a los fiscales una propuesta electoral de cambio profundo en el funcionamiento de la Fiscalía; a quien clamó contra la politización de la jerarquía de la Carrera.   Como hice yo, y como hago frecuentemente, por cierto.  Yo no puedo hacer nada si en la AF o la UPF deciden que quienes no son de los suyos no merecen su confianza, y que quienes combaten a la jerarquía que se han montado en la Carrera no merecen ni agua.   Pero en el Consejo Fiscal no es tolerable.    El Consejo Fiscal debería ser espacio de encuentro, de lucha por mejorar las condiciones de trabajo de todos y de reconocimiento de los méritos de todos y cada uno.  El honor de ser vocal elegido por los compañeros no merece menos, y en mi opinión degrada ese privilegio quien se dedica a favorecer a amigos y a no reconocer al resto desde ese puesto.  O empiezan los vocales a aclarar las razones de sus votos, o es legítimo pensar que en lo que afecta al menos a los críticos, están ajustando cuentas.   Y son nuestros representantes también.    No pedimos nada extraño: que nos traten a todos los fiscales (asociados y no asociados) por igual y que sean transparentes al hacerlo.   Nada más, pero en el paraíso de los minipuntos parece una revolución.   Cada día van a encontrarse con más gente que les retira la mano. Yo soy de los que cree (y no soy el único) que lo mínimo que debían haber hecho los vocales del Consejo saliente era no haber aceptado las condecoraciones recibidas cuando cesaron, en razón a haber contribuido a la expulsión ilegal de un compañero.   Pero esperemos que no se acredite ni una sola vez que en el Consejo Fiscal se actúa ajustando cuentas.   Ni una.  Porque esto no es solo cuestión de medallas.

lunes, 19 de enero de 2015

PROBLEMAS CON LA PRODUCTIVIDAD Y LA CURIOSA POSICIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE FISCALES

La productividad, tal como está organizada ahora, genera graves problemas, graves incomodidades (básicamente la necesidad de hacer una estadística exhaustiva) a los fiscales y además es terreno propicio para generar desconfianzas de unos respecto de otros.   En Las Palmas, la APIF ha impugnado la Propuesta de Productividad que hizo el Fiscal Jefe y la Inspección, ante el reconocimiento del error cometido por parte del compañero afectado, ha anulado parcialmente la misma.   Esta colgada la resolución de la Inspección en la web de la APIF .   El escrito, sin embargo, contiene una sorpresa: la AF se enteró de que nuestra asociación había impugnado la Propuesta de Productividad a través de un escrito dirigido por conducto reglamentario, es decir, del Fiscal Jefe, Guillermo García-Panasco, ex vocal del Consejo Fiscal por la lista de la AF.  Lo que es hasta gracioso es que  la asociación mayoritaria de los fiscales alegó entre otras cosas, que "manifiestan  sus dudas ante la legitimación de las asociaciones profesionales para formular alegaciones a las propuestas de productividad".   La AF tiene dudas de que las asociaciones puedan defender a los fiscales en estas materias.  Por mi parte no me puedo creer que esta posición sea la de la AF y quiero creer que solo es la de la AF de Canarias.   Yo creo que las asociaciones tienen por finalidad, mucho más que insertar a sus asociados en la jerarquía de la Carrera a base de minipuntos, de opacidad en el funcionamiento del Consejo Fiscal o de ninguneo de los méritos de los no asociados, la defensa de los fiscales.  Esa ha de ser la principal de sus funciones. Y es claro que cuando una Propuesta de productividad priva a fiscales de sus derechos, las asociaciones deben protestar y hacer notar el dislate.   Veremos que dice la Inspección, y esperemos que nos reconozca a todas las asociaciones profesionales de fiscales la legitimación que suscita dudas en la AF.


miércoles, 14 de enero de 2015

CONSUELO MADRIGAL

Ayer estuve en el acto de toma de posesión de la nueva Fiscal General del Estado.   Asistimos un gran número de fiscales de manera que se hacía difícil saludar a todo el mundo.   Odiaría equivocarme, pero creo que Consuelo tiene todos los mimbres para ser una gran Fiscal General.   Es muy trabajadora, mucho.  Y es una feroz defensora de su criterio profesional, al tiempo que es consciente y no es en absoluto indiferente a los problemas que tiene la Fiscalía y los fiscales.    Tiene que acometer importantes reformas en la Fiscalía, en mi opinión, empezando por acomodar a los tiempos presentes la Inspección Fiscal y por dar transparencia al Consejo Fiscal.   Si lo hace -son reformas en el ámbito de su competencia y tiene tiempo para abordarlas- el año que le queda de mandato puede ser un año que dure mucho tiempo en nuestra memoria.    No descarto que un año brillante de mandato le abriera las puertas a otro periodo, incluso con cambio de Gobierno.  

miércoles, 7 de enero de 2015

POR LA LIBERTAD

He visto con espanto la noticia del asalto de unos desalmados a la redacción de una revista francesa, causando creo que 12 muertes y un buen número de heridos.  He visto la indiferencia con la que disparan a sangre fría a un Policía caído y he pensado en la familia de ese hombre, en sus hijos quizá, en sus padres y amigos.   ¿Como se puede odiar así?   ¿Como se puede despreciar la vida de los demás de esa manera?   No lo entiendo, no puedo comprender en la motivación de esos asesinos al levantarse esta mañana, en su actitud de dirigirse a matar a quien estuviera en la redacción o pasara por allí.   No puedo entender como se puede ser tan cruel, tan mala gente.    Por otra parte, no puedo sino enlazar aquí una magnífica entrada de una periodista, Loreto Ochando, en su gran blog de periodismo jurídico titulado "No sin mi toga"   Es una entrada valiente, que respaldo totalmente y también una entrada que es una declaración de principios.

He perdido el contacto con fiscales y jueces franceses que conocí en el pasado, y ahora lo lamento más que nunca porque quisiera darles un abrazo muy fuerte, como el que he mandado a todos mis amigos y conocidos franceses.   ¡Que pena!  Espero que pronto los detengan.

viernes, 2 de enero de 2015

PEDRO CRESPO

Quiero empezar el año elogiando a un fiscal.  No es que tenga una relación muy estrecha con él, aunque siempre me ha caído bien desde que coincidimos en la Fiscalía Anticorrupción.   Hoy ocupa el puesto de Fiscal Jefe de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo y se llama Pedro Crespo.  He tenido oportunidad de leer un informe suyo al Consejo Fiscal sobre un problema de incorporación de un fiscal desde la excedencia voluntaria, y he de decir que no solo es magnífico: es un informe hecho desde la independencia de criterio, y esa es una cualidad que valoro enormemente en un compañero.   Atribuyo también a Pedro el poco de sentido común que se pudo encontrar en la Fiscalía en el desgraciado episodio del fiscal separado del servicio, una vez más, actuando desde la independencia de criterio, y no son las anteriores actuaciones excepciones en su trayectoria: puedo encontrar al menos otro episodio más en un asunto de gran importancia. Este fiscal es un jurista de categoría.