viernes, 11 de abril de 2014

CLARA VOTACIÓN EN LA FISCALÍA DE MADRID

El art. 22.5 del EOMF dice que corresponde al Fiscal Jefe organizar los servicios y la distribución de trabajo, oída la Junta de Fiscalía.  En la Fiscalía de Madrid el nuevo Fiscal Jefe ha diseñado una nueva distribución de trabajo integral que va a suponer cambios para la práctica totalidad de la plantilla.   La Junta de fiscales de Madrid ha sido oída en votación secreta, y el resultado es muy claro: 135 votos en contra, 20 abstenciones y 20 votos a favor.    No recuerdo nada parecido desde que en Valencia se obligó por la Junta en votación a ir a un Juicio al Fiscal Jefe, y desde entonces ha llovido bastante.  De ese resultado me gusta mucho el hecho de que los fiscales luchemos por defender lo que creemos que es mejor, en lugar de quedarnos quietos y callados.  Creo que ese es el camino, el que marca la plantilla de la Fiscalía de Madrid, cada fiscal, uno a uno, por su iniciativa, convicción y responsabilidad.    A pesar de ese resultado y de la evidencia de que quienes van a tener que sacar el trabajo de la Fiscalía  -la trinchera en términos coloquiales- prefiere no cambiar respecto a como están ahora, el cambio va camino de producirse porque la jefatura se mantiene firme.   La UPF ha hecho un comunicado en Twitter hace un par de horas apoyando a la plantilla.   Y hoy se ha registrado una petición muy razonada firmada por varias docenas de fiscales en la FGE para pedir que el Consejo Fiscal se pronuncie para la suspensión de la distribución de trabajo.    Espero que se imponga el sentido común -la Fiscalía de Madrid es demasiado grande, demasiado importante y demasiado compleja para que uno que acaba de llegar imponga su criterio al resto que se muestra en contra-, y que se inicie un diálogo que permita una solución satisfactoria para todos.   La asociación del Fiscal Jefe podría aquí ayudar a suavizar un poco las cosas, especialmente porque tiene la responsabilidad de ser la que le apoyó para ser elegido frente a algún compañero con mucha mayor experiencia en el ejercicio del cargo y frente a otros también competentes.  

martes, 8 de abril de 2014

CARTA APIF AL FGE

La APIF acaba de solicitar la intervención del FGE en la situación planteada en la Fiscalía de Madrid, derivada de la nueva organización de la misma que se ha diseñado por la Jefatura.   La carta está colgada en la web de la asociación.    Son muchos los compañeros que llevan viviendo en esa Jefatura momentos complicados, de incertidumbre, que se han prolongado durante muchos meses.   Estoy seguro de que todas las Jefaturas quieren que la Fiscalía funcione bien (y también la de Madrid), pero no lo quieren más que la mayoría de los fiscales que trabajan allí y no mucho más que aquellos a quienes nos preocupa el funcionamiento de la Institución y la situación profesional de los fiscales.   He defendido en público y en privado que las cosas en una Fiscalía funcionan mucho mejor si hay comunicación, confianza y tranquilidad entre la plantilla y la jefatura.   Entre otras razones, ese es un motivo de peso por la cual la plantilla habría de ser oída en el nombramiento de su jefe, y porqué creo que los Decanos han de ser elegidos por las secciones que van a liderar y no por el Fiscal Jefe.   Esas relaciones con la plantilla se fortalecen cuanto mayor sea la capacidad de llegar a acuerdos, a aceptar que la razón no la tiene que tener uno siempre y porque si, porque haya sido elegido por el FGE a veces contendiendo con compañeros mucho más antiguos, con mucha más experiencia o con mucho mejor curruculum.    Por las características de nuestro sistema para designar a los mandos en la Carrera -de confianza con el FGE o con la asociación profesional preponderante-, esa confianza ha de construirse generando auctoritas entre los compañeros mucho más que apoyándose en la potestas derivada del nombramiento.

domingo, 6 de abril de 2014

LA AUTONOMÍA DEL FISCAL Y EL CRITERIO DE "IDONEIDAD", por María Jesús Moya

La impartición de justicia de manera objetiva e imparcial  que trate por igual a todos los ciudadanos precisa que los jueces sean independientes del poder político.
Como los fiscales constituimos un cuerpo jerarquizado bajo el Fiscal General que se designa a propuesta del Gobierno, no se habla de nuestra independencia del fiscal, sino de su autonomía. Cada uno de los fiscales debe tener garantizada esa autonomía en su labor diaria, para decidir siempre conforme a la legalidad vigente y a la igualdad jurídica de todos los ciudadanos.
Una de las garantías de esta autonomía se recogen en el artículo 5 de la Recomendación 2000(19) del Consejo de Ministros de Consejo de Europa que requiere que el sistema legal de ascensos, y provisión de destinos se realice siempre conforme a méritos profesionales objetivos, a fin de impedir la eventual influencia de intereses particulares de lobbies políticos y, también, proscribir cualquier tipo de discriminación
A pesar de lo expuesto, y de que en el año 2000 nuestro país se comprometió a incluir esta garantía en la regulación legal del Fiscal español, nuestro Estatuto no recoge este principio. Además es práctica habitual adjudicar los destinos no reglados conforme al criterio de “idoneidad” sin más especificación  y conforme a este criterio se deciden los ascensos e incluso, en alguna Fiscalía Provincial, se decide el reparto de los lotes de trabajos individuales
En mi opinión, nuestro sistema se rige por un criterio de “idoneidad subjetiva” porque siempre se decide conforme al criterio personal del fiscal jefe respectivo o del mismo Fiscal General. Con el anterior Consejo Fiscal, se publicaban las motivaciones de los candidatos que se informaban positivamente, estos razonamientos eran tan generales y subjetivos como  “el buen hacer” “la profesionalidad “etc.
En realidad el criterio que debería adoptar la Fiscalía sería el de “discrecionalidad técnica o idoneidad objetiva".  Ese el único criterio que se cohonesta con nuestro sistema constitucional, donde se consagra el acceso a la función pública conforme a los criterios de mérito y capacidad, y se permite controlar judicialmente la legalidad de la actuación de la administración pública.
El Ministerio Fiscal no puede situarse por encima de estas exigencias constitucionales. Las ofertas públicas de empleo deberían ser vinculantes, con especificación de los méritos profesionales requeridos.  Debería existir un baremo de méritos preestablecidos, se debería publicar la lista de candidatos excluidos e incluidos y se debería motivar  la adjudicación de los concursos conforme a este baremo objetivo
La adjudicación de lotes de trabajo dentro de cada fiscalía debería ser equitativo y  conforme a criterios objetivos, y no depender de un criterio tan aleatorio como el gusto personal del fiscal jefe
Este criterio de “idoneidad subjetiva” debería arrumbarse definitivamente de nuestro sistema.  En mi opinión se trata de un atavismo cultural, un vestigio de épocas históricas remotas en las que se concebía a la Administración Publica como una institución patrimonial bajo el dominio del Señor Feudal o del Soberano Absolutista y no como una institución al servicio del pueblo, que lo costea con sus impuestos
El derecho a la promoción profesional y el prestigio profesional de los fiscales no debería quedar al albur de la opinión particular de nuestros superiores jerárquicos que pueden ascendernos o cesarnos libérrimamente.
El lector pensará con razón que esta entrada no tiene nada de original, que me he limitado a exponer principios y conceptos legales básicos y razonamientos obvios. Estoy de acuerdo. Lo que me inquieta es que nunca se hayan aplicado por la Fiscalía y que ningún candidato elegido para el Consejo Fiscal haya hablado de este tema en su programa electoral

sábado, 22 de marzo de 2014

REFORMA DE LA JUSTICIA

Leo unas declaraciones del FGE señalando la falta de voluntad de reforma de la Justicia.  Creo que tiene mucha razón en lo que dice y comparto sus preocupaciones.  Sin embargo, la responsabilidad del FGE incluye la reforma del Ministerio Fiscal, al menos en el terreno de sus competencias y posibilidades.  ¿Hay en ese terreno voluntad de reformas?  Porque la Fiscalía es parte principal de la Justicia.   Hasta ahora, las reformas abordadas por el Fiscal General (y lleva dos años) han sido, en mi opinión, modestas.  Insisto, ¿hay voluntad de acometer reformas de cierto calado en la Fiscalía?   Planteo una serie de cuestiones a ser examinadas y luego que cada uno saque sus conclusiones:
¿Está cumpliendo la Fiscalía satisfactoriamente su función en la lucha contra la corrupción?  ¿Es la Fiscalía un baluarte sobre el que se apoyan los más débiles, tales como parados, desahuciados, jubilados, preferentistas..., frente al poder económico?  ¿Es la Fiscalía un referente en la defensa de los derechos humanos? ¿Es la Fiscalía  una institución que inspira confianza en cuanto a su voluntad de aplicar la ley por igual para todos?  ¿Se está preparando la Fiscalía para asumir con plenitud la investigación de los delitos?  En el terreno que afecta a los fiscales, ¿ha habido cambios de algún tipo en la organización de la Fiscalía?  ¿Hay de hace dos años hasta aquí más transparencia en el Consejo Fiscal?  ¿Se ha hecho algo para objetivar los nombramientos?  ¿Se ha hecho algo para reducir la discrecionalidad de la jerarquía?  ¿Se han mejorado las condiciones de trabajo de los fiscales?  ¿Se ha luchado desde la Fiscalía contra la supresión de los fiscales sustitutos? (Recuerdo que más de 200 fiscales enviaron una carta al FGE sobre la supresión de los sustitutos hace varios meses que no ha sido aún ni contestada).  ¿Se ha trabajado en mejorar la distribución del trabajo entre toda la plantilla?  ¿Se ha hecho algo por reformar la Inspección fiscal?  ¿Se ha hecho algo por evitar que vuelvan a vulnerarse los derechos fundamentales de un fiscal, al expulsarlo infringiendo el principio de legalidad?   ¿Se ha mejorado el procedimiento disciplinario?  ¿Se ha exigido alguna responsabilidad por ese hecho?  ¿Se ha trabajado en una normativa sobre riesgos laborales?  ¿Se ha mejorado el sistema informático de la Fiscalía?  ¿Se ha trabajado algo para eliminar la obligación de estadística de los fiscales?  ¿Que pasa con el Libro Blanco? ¿Y con el proyecto de Estatuto que ha elaborado la Fiscalía?

Puedo hacer más preguntas, pero creo que con estas -y cada uno que las responda como crea- nos hacemos una idea de si ha habido o no voluntad de reforma de la Fiscalía.   Me gustaría concluir señalando que creo que ya no hay tiempo, en esta legislatura, de hacer grandes cosas en la Fiscalía.   Pero si de empezar a sentar las bases para mejorar la institución, para mejorar la Justicia a través de la mejora de la Fiscalía, de preparar la estructura del Ministerio Fiscal y la formación de los fiscales para asumir la investigación de los delitos.  Creo que se puede y que la FGE puede contar con la ayuda para ello de muchos fiscales a los que hoy se ignora.   De otra forma, los cuatro años de mandato del presente Fiscal General solo serán recordados por un par de episodios aislados y desafortunados y no por acciones decisivas en la mejora de la Fiscalía, como a mi me encantaría.

viernes, 21 de marzo de 2014

LA FISCALÍA DE MADRID

Me escriben varios compañeros para que hable de los tweets de un fiscal de la Audiencia Nacional.  La verdad es que no tengo mucho que decir: se trata de un fiscal que respeto, que hace bien su trabajo, que ha mantenido una línea de independencia y que se ha equivocado gravemente al opinar de manera ofensiva sobre fiscales y jueces de modo anónimo, como ha reconocido en un comunicado disculpándose.   Si hubiera opinado de mi en los mismos términos, seguramente solo me habría enterado por el periódico, ya que la repercusión de lo que hacía como anónimo era mínima.    Y a resultas de todo, el más perjudicado ha sido el protagonista, que ha quedado en evidencia -causando por otra parte gran malestar en la Audiencia Nacional-, al margen de que la Fiscalía actúe o no contra él.   A mi de todas maneras me parecen mucho más graves otras cosas que vemos en la Fiscalía sin escándalo alguno.

Quiero felicitar a Jaime Moreno y a Anselmo Sánchez Tembleque por su ascenso a fiscales de Sala.  El de Anselmo es un ascenso "a la antigua": un fiscal con una larguísima trayectoria, siempre eficaz, siempre con honestidad profesional, siempre apreciado por los compañeros.  En la recta final de su carrera le llega el ascenso merecido, de lo cual me alegro particularmente (especialmente porque el año pasado casi le atropello en el pueblo donde veraneamos los dos).   Jaime es un fiscal brillante, gran preparador de oposiciones -como Anselmo- y un buen amigo.   Le deseo lo mejor.   Y quiero señalar algo que no me acaba de gustar.  En el Comunicado de los vocales de la AF sobre el Consejo percibo que estamos igual que antes: los de la AF consideran mejores a los candidatos de la AF, y los de la UPF a los de la UPF y no sabemos -salvo su militancia- que razones hay para esas preferencias.    Puede que sea solo una cuestión de este nombramiento concreto (el de Jaime no se votó).  Pero aquí se prometió objetividad para todo el mundo y cuando empezamos con los bloques, mal asunto.

Me preocupa mucho más que la cuestión de los tweets y de los ascensos de ayer la situación de la Fiscalía de Madrid.  He hablado con un vocal del Consejo que me dice que el FGE acordó paralizar ciertas medidas que había acordado el Fiscal Jefe de Madrid ante el malestar de gran parte de la plantilla y el traslado de una queja de los vocales de la UPF.   He defendido aquí que las Fiscalías deben organizarse de manera que la mayor parte de los fiscales estén de acuerdo y a ser posible que trabajen a gusto, sin miedo y con libertad.    Y no me gustan, por considerarlas perjudiciales para el buen funcionamiento de la institución, las imposiciones "sin complejos" del principio de jerarquía.    La sombra del anterior Consejo es alargada, aunque parece que hay ahora disposición a arreglar algunas cosas.


martes, 18 de marzo de 2014

BOLETÍN DE WIKIPENAL

En Wikipenal hemos empezado a editar un Boletín que esperamos que sea mensual.  Está hecho con software libre, e incluye fichas de jurisprudencia y colaboraciones.   Iremos haciendo Boletines monográficos sobre diferentes aspectos de derecho penal o de derechos procesal, con diversas sentencias de cada tema, que puedan resultar de interés para estudiantes y profesionales.   Por supuesto que se admiten ideas y colaboraciones.  El primer Boletín ya está colgado de la web wikipenal.com

sábado, 15 de marzo de 2014

LA 51 PROMOCIÓN LLEVA 9 MESES CONGELADA

Yo no se la razón por la cual ni siquiera en aspectos meramente administrativos, meramente rutinarios, esto funciona tan mal.  ¿Como es posible que los jóvenes de la última promoción puedan estar congelados en sus primeros destinos durante mucho tiempo, alrededor de 9 meses extra?  No se trata de que las necesidades del servicio así lo aconsejen.  Ocurre, sencillamente, que no se convoca un concurso de traslado desde el cual puedan afrontar nuevos destinos más cercanos a donde están sus familias, o que les convengan más.    Y además de ellos, muchos fiscales pueden desear cambian de destino, que va para un año desde el último concurso. Nada.   De verdad que son cosas que no se explican.  Ahora parece que algo se va a mover: los vocales del Consejo Fiscal (por ahora con más intensidad los de la UPF) parece que están por agitar esto un poco.   Me felicito de ello.  Pero eso no corrige el hecho de que aquí nadie asume responsabilidad alguna por nada de lo que de malo ocurre en la Fiscalía pero las consecuencias se padecen por el personal.   Alguno dirá que si no se asumió ninguna por echar a un fiscal vulnerando sus derechos fundamentales, esto es de risa.  Pues vale.

viernes, 14 de marzo de 2014

AL FIN UNA BUENA NOTICIA

Me gusta el reciente comunicado de los vocales de la UPF.  No solo porque lo que dice lo llevo diciendo yo desde hace muchos años y también porque la APIF lo lleva defendiendo desde su fundación.  Me gusta básicamente porque es la primera propuesta de reforma en muchos años que puede mejorar el funcionamiento del Consejo Fiscal; la primera que nos puede devolver a los fiscales algo que AF y UPF con los sucesivos Fiscales Generales nos han quitado: el Consejo como órgano de defensa de nuestros derechos profesionales y como órgano que sirva para canalizar aspiraciones profesionales.   Solo puede servir para esos fines si es transparente, pero hasta ahora han disfrutado del Consejo para ellos solos y en su particular y recíproco beneficio.    La propuesta en ese sentido es espléndida, pero debe ir acompañada de otras cosas: por ejemplo, que la Inspección ponga de una vez en funcionamiento la pomposamente denominada en el Estatuto "Sección Permanente de Valoración" (art. 13.2), para "centralizar toda la información sobre méritos y capacidad de los Fiscales, con la finalidad de apoyar al Consejo Fiscal a la hora de informar las diferentes propuestas de nombramientos discrecionales en la Carrera Fiscal".   A ver que hace ahora la mayoría (que acusaba a la UPF de oponerse a la transparencia en el Consejo): ya no tienen excusas.   Desde aquí estamos vigilantes.

miércoles, 12 de marzo de 2014

COMIENZO DEL CONSEJO FISCAL

A diferencia de los vocales anteriores de la AF, los actuales han enviado a la Carrera un comunicado indicando las líneas de actuación que van a desarrollar en los próximos años.   Es importante que sean los vocales quienes dicen lo que pasa en el Consejo, mucho más que las asociaciones a las cuales pertenecen y a las que no vota la carrera.   En ese sentido, espero que esa línea de la AF tenga continuidad, siendo asimismo de esperar que los vocales de la UPF hagan lo mismo.    En líneas generales estoy de acuerdo con lo que dicen los compañeros elegidos sobre sus líneas generales de actuación, sin que se vea sin embargo algo relativo a la objetividad en los nombramientos o a la disposición a controlar la actuación del FGE desde el punto de vista de la Carrera Fiscal.     Hay que dejar trabajar a los compañeros y esperar de ellos que hagan su trabajo lo mejor posible porque el Ministerio Fiscal necesita de un impulso que solo puede venir desde dentro de la Carrera.   Por mi parte, simplemente hubiera añadido algo en ese comunicado -además de la igualdad de trato a todos en materia de personal y la necesidad de introducir aspectos reglados a los nombramientos- la cuestión de las estadísticas (no considero razonable que los fiscales hayan de hacerlas) y hubiera votado en contra de la concesión de la Raimunda a los vocales salientes.    Transcribo la primera parte del Comunicado de los vocales de la AF:

1.     Iniciamos nuestra andadura en el nuevo Consejo Fiscal en cuya primera reunión hemos puesto de relieve aquellas cuestiones más relevantes que hemos recogido en las distintas fiscalías durante la campaña electoral:

        Transparencia, a través de una publicidad adecuada y permanente del Consejo Fiscal a través de sus cauces institucionales.
        Revisión y adecuación de las plantillas del Ministerio Fiscal, con redimensionamiento de sus funciones.
        Desarrollo adecuado de la Oficina Fiscal y de las aplicaciones informáticas con las que los fiscales desarrollan sus funciones.
        Regulación adecuada del sistema de sustituciones.
        Convocatoria de los concursos de acuerdo con una periodicidad fija y con la fórmula a resultas.
        Resolución de los problemas en los desplazamientos de los fiscales a los señalamientos fuera de la sede.
        El Consejo Fiscal debe servir de amparo de los fiscales y protección de la función del Ministerio Fiscal.
        Mantenimiento de la comisión de portavocía y prensa.


miércoles, 26 de febrero de 2014

FERNANDO HERRERO

Me llamó hace unos de días un amigo común para preguntarme cómo estaba Fernando.  Cuando pregunté me dijeron que había pocas esperanzas.  A pesar de todo, confié en la fuerza de este hombre que peleó durante muchos meses, con gran ánimo, contra una enfermedad terrible.   No pudo ser: ayer nos dejó.   Fuí al tanatorio por la noche a dar un abrazo a Marisa, que estaba acompañada por cientos de personas, amigos, compañeros de trabajo, familiares, conocidos de Fernando.   Deja Fernando muchos amigos (entre ellos, y de manera muy especial entre los fiscales, Eduardo Torres-Dulce), mucha gente de quienes se ganó a pulso el respeto y que le reconocemos enorme coraje ante las adversidades de la profesión y ante las de la enfermedad. Reconozco que en momentos así, en los que uno se pregunta tantas cosas, envidio la fortaleza de los creyentes.  

domingo, 23 de febrero de 2014

NO SIN MI TOGA

En nuestro pequeño mundo profesional, es bien sabido lo bien que escribe la fiscal Susana Gisbert. En el foro de fiscales ha colgado un artículo tranquilo sobre la utilidad del post-it, del posit, castellanizando el término.   Lo publica en el blog de una periodista amiga suya, especializada en Tribunales, que se llama "No sin mi toga".  Acaba ese blog de comenzar su andadura que espero que sea larga, porque lo que hay escrito hasta ahora vale la pena. La entrada sobre el primer juicio de la periodista me hace pensar que hay un aspecto en el trabajo de jueces y fiscales que se trata poco: el conocimiento de la realidad de acusados y víctimas.  Ya se que no hay tiempo, que nosotros vamos sobre todo al hecho.   Pero me pregunto si muchas veces no nos dejaremos cosas muy importantes -tanto para agravar como para atenuar- en la falta de investigación de los entornos familiares de las partes en conflicto.  La periodista pudo hacerlo en ese su primer caso, y el resultado está ahí.