viernes, 17 de febrero de 2017

PELIGRO PARA LOS FISCALES, EL GOBIERNO AVISA

La entrevista del Ministro de Justicia ayer en la radio y su espléndida descripción de las categorías de los Fiscales (Fiscales "de base" y Fiscales Jefes del Tribunal Supremo), evidencia la imposibilidad en España de modernizar nuestro proceso penal.   No hay nadie más partidario que yo de un cambio procesal pero esa idea militar de la Fiscalía según la cual las razones son mas sólidas si vienen de la jerarquía nombrada por el Gobierno destruye cualquier esperanza.   No solo eso: el Ministro reclamó ayer "actuaciones dentro de la Fiscalía" por el hecho de que las fiscales rehusaran firmar un escrito dirigido al Juzgado solicitando el archivo de las actuaciones, cuando la orden que recibieron del FGE era precisamente la de "abstenerse" de actuar en el caso del aforado.  Abstenerse, que es lo que hicieron.   Pero el Ministro en lugar de guardar un respetuoso silencio frente a la orden que dos compañeras han recibido de no actuar -y que acataron- pide en la radio actuaciones contra ellas por la Fiscalía porque se limitaron a no actuar, en lugar de actuar en favor -desbordando la orden recibida- de aquel a quien investigaban y creían responsable de ciertos delitos.   Se trata al fin de dos fiscales "de base", como  2200 mas que poblamos el escalafón.  Si, cierto que una de ellas lleva más de 30 años en el oficio con una brillantísima carrera, con más de 20 años trabajando en delitos de corrupción y de delincuencia organizada y super especialista en cooperación penal internacional, que ha hecho de la rectitud profesional -como tantos otros compañeros- una norma de vida, pero es solo para el Ministro una fiscal "de base".

Este oficio de fiscal en principio es sencillo: se trata de estudiar un caso, buscar pruebas y si se encuentran acusar con imparcialidad a aquel que las pruebas señalen sea este quien sea.   Hay que saber mucho derecho penal y procesal y es muy importante tener la actitud de llegar al fondo de los asuntos, pero conceptualmente se trata de eso.   Cuando hay políticos por en medio (big shots, que decíamos en el Tribunal Penal Internacional) las cosas se complican.  Porque en ese caso hay varios factores más en la ecuación: ¿como se va a acusar a un político con un cargo importante por un delito pequeño, dicen algunos?  Oiga, que la ley es igual para todos... Pues mire usted, te dicen, en esos casos hay otros factores: un alto cargo, un Presidente de Comunidad Autónoma, un Ministro, ¿como va a tener que dejar su cargo por una bobada, delictiva, pero bobada?  Bueno, son razones que los fiscales "de base" normalmente no entendemos, pero la Fiscalía como institución a veces nos ayuda.   La jerarquía tiene en principio razón en sus valoraciones por ser jerarquía (como dice simpáticamente el Sr. Ministro) y es cierto que con mucha frecuencia hay razones en derecho para explicar que hay "zonas grises", que el derecho administrativo es suficiente para solucionar ciertos problemas, que las pruebas se obtuvieron de manera dudosa o que no hay proporcionalidad en la investigación en delitos de fronteras poco claras, y otras cosas semejantes.   Se puede sostener lo contrario, pero también se pueden sostener sin duda esas razones que se aducen desde la jerarquía, razones que se imponen porque el derecho no es una ciencia exacta y no son arbitrarias o ilegales.   Pero algunos fiscales de base, y más siendo fiscales anticorrupción con delitos socialmente muy dañinos, tendemos a dejar que las interpretaciones más discutibles y extremadamente benévolas de la ley las acuerden los Tribunales, yendo muchas veces en la misma línea que los Jueces de Instrucción, porque sucede que en ocasiones un exceso de prudencia deja impunes conductas al final claramente delictivas, y porque la sociedad tiene derecho a que el Fiscal persiga al corrupto, al estafador social, por importante que sea,  hasta el final.   Pero claro eso son cosas de los fiscales "de base", aunque curiosamente en el Tribunal Penal Internacional (donde compartí espacio con algunos de los mejores fiscales del mundo) era la pauta normal a seguir por todos los fiscales.

La cuestión entonces es cómo se elige la jerarquía: ¿Son los más preparados, los más brillantes, los mejores entre el colectivo de fiscales "de base"?    Pues no.   Se eligen por razones complejas en las que el amiguismo, la afinidad ideológica, política  o asociativa son con frecuencia claves, y en todo caso, la última palabra la tiene casi siempre el Gobierno.   Pocas veces -aunque si en alguna ocasión- en puestos claves aparecen personas sin esas vinculaciones.  Los méritos no se bareman ni se motivan los nombramientos.   Además, al FGE (cabeza de la jerarquía) lo elige el Gobierno.  Así que la opinión jurídica de la máxima jerarquía de la Carrera Fiscal, que elige el Gobierno,  prevalece.

Ahora, cuando una investigación del Juez ha puesto de manifiesto una enorme red de corrupción municipal que afecta al partido del Gobierno, el Ministro de Justicia reclama acciones contra las fiscales que han estado junto al Juez en la misma.   Y el Portavoz parlamentario del partido del Gobierno ha dicho que "algunos fiscales se inventan delitos que no existen" y se ha quedado tan tranquilo.   Y aunque las asociaciones de fiscales han reaccionado con rapidez, me preocupa un poco que la Fiscalía General no haya dicho aún nada, cuando se ve que el Gobierno se ha activado contra los fiscales que investigan hechos realizados por personas de su partido.    El resultado de este episodio, y de otros también, creo que es claro: lo que el Ministro ha dicho de las fiscales no podría hacerlo con los jueces.   Lo que el Ministro cree que puede hacer con la Fiscalía no podría hacerlo con los jueces.  Y que lo que hace unos años se miraba en la profesión como extravagancia clandestina y nada corriente -la orden particular de actuar o no actuar- hoy se ha normalizado.  Y mientras eso sea así, para desgracia de los justiciables a los que se priva de un mejor y más moderno proceso, creo que el Fiscal no puede asumir la investigación de los delitos.

No quiero ni imaginar que la orden de no continuar una investigación la hubiera de soportar un fiscal "de base" a cargo de la investigación de un asunto como ahora lo está el Juez, y que esa orden viniera de un Fiscal General elegido por el Gobierno con el Ministro de Justicia jaleando la orden en la televisión.   Sin garantías, sin posibilidad real de resistir, sin recursos, sin defensa profesional frente a la "autoridad de la jerarquía" y con el Ministro pidiendo la cabeza de quien no acate sin reservas.  No me convence.  O cambian algunas cosas, o no me convence nada.

Y queda por ahí colgando el tema de cómo se enteró el aforado al día siguiente por la mañana de los detalles internos de la actuación de la Fiscalía.  El Ministro no le dio importancia, pero la tiene y mucha.

miércoles, 15 de febrero de 2017

COMUNICADO APIF SOBRE CASO PÚNICA Y CASO BANCO DE ESPAÑA

Reproduzco a continuación el Comunicado que la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales ha realizado en relación con los últimos acontecimientos judiciales y fiscales:


Se han producido dos acontecimientos que deben hacernos reflexionar sobre el funcionamiento de la FISCALÍA ESPAÑOLA:
·      La estimación del recurso de apelación interpuesto por una acusación popular, por parte de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, dando lugar a que se citen como investigados al Gobernador  del Banco de España y  al Presidente de la CNMV, en el procedimiento sobre la salida a bolsa de BANKIA.
·      La supuesta orden dada por la FGE de no promover la investigación del Presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia por supuesto delito de prevaricación.

Tales hechos no son homogéneos pero ponen de manifiesto serias deficiencias de la actual configuración del Ministerio Fiscal para que pueda asumir la función de llevar la INSTRUCCIÓN de las causa penales en ESPAÑA.
El primer aspecto señalado, supone que por el Ministerio Público se descartó la necesidad de que tales AUTORIDADES (al frente de dos instituciones de control y vigilancia) debían declarar en sede judicial como investigados (antes imputados) por hechos que, al menos en abstracto, tuvieron conocimiento y capacidad para intervenir (e incluso evitar). Se trata de hechos de enorme trascendencia que parece conveniente esclarecer y para ello resulta necesario que tales responsables púbicos comparezcan como investigados. Ha tenido que ser la Sala la que obligue a que se practiquen estas declaraciones.
El segundo aspecto nos parece más grave porque pone de manifiesto el funcionamiento defectuoso del Ministerio Público, por la actual regulación de la estructura jerárquica de nuestra INSTITUCIÓN. Tal estructura y el principio de unidad de actuación han de interpretarse como subordinados a la consecución del objetivo que garantiza nuestra Constitución: LA SEGURIDAD JURÍDICA. Por ello, desde nuestro punto de vista, las órdenes particulares o singulares, no tienen sentido como instrumento para conseguir la unidad de actuación subordinada a la seguridad jurídica. Pero es que además no alcanzamos a comprender (ni debe admitirse) que las órdenes, dentro de nuestra institución, sean negativas, es decir, que se nos ordene no investigar o no perseguir un posible delito. De admitirse las órdenes singulares o particulares éstas han de ser siempre positivas y, a ser posible, por escrito. Esto es, incoe Vd. procedimiento o investigue Vd. ese hecho y a esa persona (no al contrario).
Por otra parte, este hecho, pone de manifiesto la necesidad de constituir, a nivel de fiscalías periféricas,  de manera forzosa secciones de delitos relacionados con la corrupción y  que se dote de relevancia propia a las de económicos, potenciando tanto sus medios personales como materiales.
Desde nuestra perspectiva, con estos dos acontecimientos, el Ministerio Fiscal, tal como está configurado, se aleja aún más de poder asumir la función de instrucción de las causa penales. Es necesario no sólo decir que el Ministerio Público tiene autonomía o independencia sino que lo decisivo es que en realidad la tenga y el ciudadano lo perciba.

Las Palmas de Gran Canaria a 15 de febrero de 2017.



La Comisión Ejecutiva de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales




LA DIGNIDAD DE LOS FISCALES DE CATALUÑA

Considero un exceso, incluso en las circunstancias en las cuales se pronuncia la Fiscal Jefe de Barcelona, afirmar que "Sanchez Ulled nos devolvió la dignidad a todos los fiscales de Cataluña".   No.  Sánchez Ulled ha hecho un gran trabajo, valiente y digno de todo elogio.  Pero los fiscales de Cataluña no se movían en la indignidad, ni siquiera aquellos que opinaban diferente de la posición jurídica que defiende con brillantez Sánchez Ulled.    Esa afirmación ofende a algunos fiscales, y está en mi modesta opinión fuera de lugar.  Totalmente fuera de lugar.  


lunes, 13 de febrero de 2017

COMUNICADO APIF EN APOYO A FISCALES DE CATALUÑA

Están pasando cosas muy graves en Cataluña, algunas de las cuales son delitos.  El trabajo de los fiscales es precisamente el acusar delitos y debemos hacerlo cuando tengamos pruebas de que se cometen sea quien sea quien perpetre los mismos.   Ese es nuestro trabajo, y es un trabajo muy importante para la convivencia democrática.   Que el investigado no esté contento con la actuación de los fiscales es algo relativamente normal.  Pero que empiecen a producirse ataques colectivos a fiscales por el hecho de que instemos la aplicación de la ley es traspasar los límites de convivencia (y también de la legalidad vigente).   Por ello, la APIF ha hecho este Comunicado que comparto en su integridad, al tiempo que traslado a Ana Magaldi y los compañeros de las fiscalías de Cataluña, mi tierra, todo el apoyo que puedo darles.  Os dejo el Comunicado.

Ante los graves incidentes ocurridos en Barcelona la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales quiere mostrar su absoluto apoyo y solidaridad a la Fiscal Jefe de Barcelona y a todos los compañeros de Cataluña, jueces y en especial fiscales, que cumplen con absoluta profesionalidad con su trabajo diario. Somos un Cuerpo del Estado que hemos jurado cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes y en eso trabajamos día a día para hacer de este país un lugar en el que convivir en paz con independencia de la ideología de cada uno. El respeto al marco constitucional y al Estado de Derecho es la única vía para una convivencia pacífica. El uso por algunos de las vías coactivas no hará sino reforzarnos en el compromiso que todos asumimos al tomar posesión del cargo. Sólo desde el respeto se puede construir una sociedad democrática.
No pueden tolerarse las actuaciones totalitarias e irrespetusosas con el Estado de Derecho, único marco de convivencia válido para todos los ciudadanos. Por ello mostramos nuestro apoyo a todos los compañeros que se ven perturbados en el ejercicio legítimo de nuestra profesión y en especial en estos días a los compañeros de Barcelona y por extensión de toda Cataluña.

Las Palmas a 10 de febrero de 2017

La Comisión Ejecutiva de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales






viernes, 10 de febrero de 2017

EMILIO SANCHEZ ULLED

Me acaban de pasar el video que cuelgo a continuación, y he de decir que para mi la intervención de Sanchez Ulled es inspiradora.   Tanto cuando veo un fiscal como él  -brillante y entregado en un caso dificilísimo- o como cuando veo a otros compañeros -por ejemplo, las fiscales Teresa Gálvez, Carmen García Cerdá o Ana Cuenca dejándose la salud en la lucha contra la corrupción- o tantos otros que me vienen a la cabeza (Alejandro, Mabel, Juan Antonio, María Jesús, Manuel, Pilar, María José, Carmen, Alvaro y muchos más), me reafirmo en que lo mejor de la Fiscalía está en ellos y que es una suerte que estén en la institución.

Emilio ha hecho un informe excelente en un entorno muy difícil y con una elegancia, honestidad intelectual y profesional que me ha impresionado.    Cuando afirma que él "no hubiera tolerado ninguna presión", creo que eso va a misa.    Gran trabajo y gran fiscal.    


martes, 7 de febrero de 2017

PRESENTACIÓN EN MADRID DE UN LIBRO DE JUAN ANTONIO FRAGO

Me hizo ilusión cuando mi amigo Juan Antonio me regaló un ejemplar de su magnífico libro de casos prácticos de derecho procesal penal.  Juan Antonio es el editor del blog de derecho penal "En ocasiones veo reos", donde diariamente comenta una sentencia, una Circular de la Fiscalía o una nueva norma y que es quizá el blog de derecho penal más popular en España.  Esta tarde presenta su libro en Madrid y creo que es una buena ocasión para escucharle, para conocer a uno de los mejores fiscales de España, para percibir la utilidad práctica de la publicación y para pasar un rato agradable.  Dejo la nota del evento, donde consta la hora y el lugar del mismo.


El martes 7 de febrero, a las 19 horas, tendrá lugar en el Consejo General de la Abogacía Española (Paseo de Recoletos, 13. Madrid) la presentación del libro Casos Prácticos de Derecho Procesal Penal, elaborado por Juan Antonio Frago Amada, Fiscal de la Audiencia Provincial de La Coruña, y publicado por Editorial Ezcurra.
El acto será presidido por un diputado de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y por José Antonio Tuero Sánchez, presidente de los abogados penalistas del mismo Colegio.
En la presentación estará también presente, junto al autor, Verónica Ezcurra Atayde, Letrada de la Administración de Justicia.

lunes, 6 de febrero de 2017

LOS PLAZOS PARA CONCURSAR EN LA FISCALÍA SON DE 15 DÍAS, NO DE 10

Las Ordenes del Ministerio de Justicia convocando concursos en la Carrera Fiscal conceden 10 días naturales desde la publicación en el BOE para solicitar las plazas que se deseen.   Lo curioso es que ese plazo se concede, como tantas otras cosas que afectan a la Carrera Fiscal, "porque siempre se ha hecho así".  No hay norma de aplicación a los miembros del Ministerio Fiscal que imponga ese plazo, siendo así que el Reglamento 2/2011 de la Carrera Judicial establece un plazo de 15 días para la presentación de instancias para concursos de traslado.    El EOMF se remite a la LOPJ, y en desarrollo de esta se dicta el anterior Reglamento.  Además, la normativa general de los funcionarios de la Administración Pública establecen el plazo de 15 días.   Pues bien, en estas, una fiscal se encuentra al concursar para una plaza que queda descongelada de su destino un día despues de que venza el plazo de 10 días concedido.  Por tanto es excluída de concursar, y otro compañero más moderno ocupa la plaza que le hubiera correspondido por antiguedad.   La fiscal afectada recurre en vía administrativa  y le contesta la Administración que en realidad "es al Ministerio de Justicia a quien compete, a propuesta y en coordinación con el Fiscal General del Estado, la convocatoria del concurso y puede y debe establecerse en las bases de la convocatoria el plazo de presentación de solicitudes".
En el recurso contencioso administrativo, el Juzgado Central desestima la reclamación de la compañera.
Finalmente, la Sección  Tercera de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, en sentencia de fecha 12 de enero de 2017, reconoce que el derecho a promocionarse o trasladarse de los fiscales puede verse afectado en relación con idénticos derechos de los compañeros de la Carrera Judicial, en el supuesto de que el plazo para concursar se reduzca.   Por la expresa remisión de la DA Primera del EOMF, colocar a ambos colectivos en la situación de igualdad en materia estatutaria que quiso el legislador es lo correcto si no existen diferencias objetivas que justifiquen una diferencia de trato.  En los Jueces se amplían las posibilidades de concursar, y en los Fiscales se estrechan.   En definitiva, se le da la razón a la compañera que lleva años litigando (con grandes costes económicos y familiares por razón de los desplazamientos que ha debido ir haciendo durante años al destino del que fue privada, lugar de residencia familiar) por algo que se podría haber ahorrado con un poco más de interés por parte del Ministerio de Justicia y de la Fiscalía (actuando coordinadamente) en atender reclamaciones evidentes que persiguen la efectiva equiparación entre los regímenes estatutarios de jueces y fiscales.
Hay otros contenciosos muy importantes en estos momentos promovidos por varios compañeros en materias disciplinarias, económicas o estatutarias.   A mi me encantaría que fuera el Consejo Fiscal el que estuviera atento a este tipo de situaciones y se pusiera en cabeza de las reclamaciones, reclamando a la Inspección, al Fiscal General y al Ministerio de Justicia.   Es una pena que no lo hagan porque estoy seguro de si se creyeran los vocales que ese es su trabajo, la razón por la cual se les elige por los fiscales, lo harían.   Pero no se lo creen y así vamos.

jueves, 2 de febrero de 2017

JOSE ANTONIO ALONSO

Hace unos días supe que estaba mal y hoy me he enterado de su fallecimiento.  Lo siento mucho.  Tengo de él los recuerdos de un tiempo ya lejano en la Plaza de Castilla en la que tenía el prestigio de un buen compañero, de un buen juez y buena persona.  Una vez una fiscal fue atacada en juicio por un individuo que venía de prisión y que estaba siendo juzgado en la Sala de Jose Antonio.   Ese individuo se abalanzó sobre ella y la amenazó con un objeto punzante colocado en su cuello.  De esta manera, en una situación de gran tensión, logró el tipo llegar a la calle con la fiscal amenazada.   José Antonio consiguió neutralizarlo -no recuerdo si convenciendole o sorprendiéndole-.  Comentamos la situación durante meses.   Tengo muchos recuerdos buenos de aquella época profesional, y José Antonio Alonso está entre ellos.  

martes, 31 de enero de 2017

¿NO INTERESA ASCENDER EN LA FISCALÍA?

Llama poderosamente la atención la falta de interés que se demuestra en la Carrera Fiscal por ascender a la categoría primera (equiparada a Magistrado del Tribunal Supremo), a juzgar por el magro número de aspirantes a dichas plazas.  Es cierto que cada fiscal puede tener razones para aspirar a una plaza o no.  Pero colectivamente hablando el tema tiene interés.   Hay varias Fiscalías de Sala que han salido a concurso y no cuentan con más aspirante que el titular actual, que en algunos casos lleva ya dos mandatos en el puesto.   Aparentemente, nadie aparte del titular actual tiene interés en someter su mérito y capacidad para dichas jefaturas.  En plazas tan importantes y tan sugestivas desde un punto de vista profesional como la Fiscalía de la Audiencia Nacional o la Fiscalía Antidroga, solo hay 5 y 2 candidatos respectivamente, incluídos los actuales titulares.   Recordemos que pueden solicitar dichas plazas los fiscales que lleven más de 20 años de servicios y de esos hay casi 1000 fiscales.  En la Carrera Judicial, cuando queda vacante una plaza en el Tribunal Supremo, vemos muchos aspirantes para cada plaza y las ternas finales se convierten con frecuencia en ternas de cuatro o cinco candidatos.  ¿Que pasa entre nosotros?  27 Fiscales que aspiran a 10 plazas de Fiscal de Sala ¿porqué tan pocos entre más de 1000 candidatos posibles aspiran a mejorar en la Fiscalía, llegar al cénit de nuestra Carrera, ayudar a cambiar las cosas o a aportar el personal esfuerzo para hacer que las cosas vayan mejor? ¿Es desinterés o hay otras razones? Y si hubiera otras razones, ¿no convendría intentar detectarlas y combatirlas?