sábado, 15 de marzo de 2014

LA 51 PROMOCIÓN LLEVA 9 MESES CONGELADA

Yo no se la razón por la cual ni siquiera en aspectos meramente administrativos, meramente rutinarios, esto funciona tan mal.  ¿Como es posible que los jóvenes de la última promoción puedan estar congelados en sus primeros destinos durante mucho tiempo, alrededor de 9 meses extra?  No se trata de que las necesidades del servicio así lo aconsejen.  Ocurre, sencillamente, que no se convoca un concurso de traslado desde el cual puedan afrontar nuevos destinos más cercanos a donde están sus familias, o que les convengan más.    Y además de ellos, muchos fiscales pueden desear cambian de destino, que va para un año desde el último concurso. Nada.   De verdad que son cosas que no se explican.  Ahora parece que algo se va a mover: los vocales del Consejo Fiscal (por ahora con más intensidad los de la UPF) parece que están por agitar esto un poco.   Me felicito de ello.  Pero eso no corrige el hecho de que aquí nadie asume responsabilidad alguna por nada de lo que de malo ocurre en la Fiscalía pero las consecuencias se padecen por el personal.   Alguno dirá que si no se asumió ninguna por echar a un fiscal vulnerando sus derechos fundamentales, esto es de risa.  Pues vale.

2 comentarios:

Almazán dijo...

A raíz de la campaña electoral -y su resultado- parece que el blog ha caído en el desánimo, como si el editor, los colaboradores y sus visitantes hubieran fracasado y tuvieran que esconderse, avergonzados.
Cuando lo cierto es que han tenido un sonoro triunfo: sus ideas y opiniones han calado, provocando un cambio de actitud en los nuevos Consejeros.
En mi opinión, es el clima crítico hacía la Fiscalía General que existe en la Carrera, en gran parte alentado por foros como el presente, el que está detrás de los comunicados de AF y UPF.
No menospreciéis el valor de las palabras, a veces valen como puños.
Ánimo a todos, los Fiscales os siguen necesitando, ahora, como hace un par de meses y todavía queda mucho por hacer.

Salvador Viada dijo...

Gracias, Almazán. No hay desánimo, al menos por mi parte. Pero si estaba cansado (bueno, ya menos), y tenía trabajo pendiente por la campaña electoral. Sigo creyendo que dentro de unos años, quizá menos de los que nos creemos, lo que ocurre hoy en la Fiscalía nos parecerá increíble. Pero lo estamos viviendo y consintiendo sin apenas resistencia. Bueno, ojalá los compañeros que están hoy en el Consejo no actúen como los anteriores (el comienzo es esperanzador) y no haya necesidad de protestar con indignación. Ojalá. Y muchas gracias otra vez.