martes, 1 de marzo de 2011

EL PESCADO ESTÁ VENDIDO

Saldrán en unos días las plazas de fiscal de sala de reciente creación.  Me dicen que ya están adjudicadas.   Nada tengo que decir sobre las personas afortunadas: las conozco bien, y se de su valía.   Pero vaya, si eso que he oído fuera cierto, a mi me sorprende que a estos procedimientos se les siga llamando concursos de adjudicación de plazas. También me llama la atención que hayan de pasar por el Consejo Fiscal, e incluso que haya que mandar curriculums.  Pero por encima de todo, me asombra la calma con que se acepta todo esto.

Mientras, en la acera de enfrente, quienes designan a los magistrados del Tribunal Supremo han vuelto (y va para tres años) a bloquearse a la hora de cubrir una plaza para la Sala de lo Penal.  Escuché el otro día una especie de compleja jugada de ajedrez -que no llegué a entender- como causa del bloqueo.   Pero nada que ver, claro está, con la valía real de los candidatos a la plaza, que parece ser lo de menos.

14 comentarios:

LUPO dijo...

¡Y luego nos quejamos los del Madrid del Villarato arbitral!, esto si que es Villarato, jugar con cartas marcadas, puro trilerismo. ¿Cómo creer en los meritos y capacidad de los que acceden a Jefaturas de esta manera?. ¡Vaya ejemplo para los nuevos!. En fin, que no se dónde sacaís algunos ganas de concursar a algo, hay que tener mas moral que el Alcoyano

Anónimo dijo...

Llevo leyendo este blog más de un año. Diariamente me digo a mi mismo--¡qué razón tienen! y yo no hago nada. Trabajo en una fiscalía con un jef@ nombrado clarísimamente por (como dijo Salva hace pocos días) por ser miembr@ de una de las dos asociaciones mayoritarias, por ser muuuuuyyyy amable con las personas que aparentan ostentar el poder dentro de las mismas...llamarles mucho y..añado, hacerse ver mucho y hacerse un curriculum a costa de nosotros, los fiscales. Porque ser jef@ de esta fiscalía,,, es poco...y encima, todos nosotros sabemos que no le importamos absolutamente nada, que la función del Fiscal ( en mayúsculas) que los fiscales que trabajamos día a día representamos con muchíiisima dignidad, le importa también bastante poco. Y ahí están todos, en Sevilla, "dejándose ver" mientras no hay dinero para formación, y si lo hay, significa no tener un triste desayuno o ducharse con agua fría. ¿Qué podemos hacer? Lupo, al menos los que están enfrente de los trileros, pretenden también estafarles, solo que no les sale bien..Lo nuestro es mucho más patético

Anónimo dijo...

Y...somos unos cobardes, hay que asumirlo.

Salvador Viada dijo...

Anónimo, creo que las cosas no son tan simples. ¿Cobardes? Tal vez si, pero creo que eso se debe a la falta de unidad, a la falta de confianza entre nosotros. Es verdad que eso es difícil: hemos tenido ejemplos constantemente de compañeros que se aprovechan, que compadrean con el poder y los partidos, que olvidan que a lo único que hay que servir es a la ley, a la Justicia y a los ciudadanos. ¿Como fiarnos de esos? Es muy difícil... Y nos vamos aislando hasta convertirnos en simples piezas que otros mueven sin capacidad de resistencia. Entonces, ¿no hay esperanza?. Creo que si, pero algo tendrá que pasar para que ese malestar profundo y general se canalice hacia un cambio. Mientras tanto, te animo a que no tengas miedo: prudencia si (esto son nuestras judías además de nuestra vocación), pero no miedo. No nos pueden hacer nada más de lo que ya nos hacen. Nos putean, nos quitan el criterio y parte del sueldo, promueven a los amiguetes, ningunean al resto... Más no pueden hacer, así que no hay que tener miedo; y hay que fiarse de aquellos que no han acreditado ser unos jetas: la mayoría creo que merece confianza.

Anónimo dijo...

Salva, no soy del ramo pero permíteme que participe porque tu reflexión sobre los límites del miedo y de la prudencia me parece excelente. Creo que trasciende al hecho al que nos remite el post.

El miedo, si es justificado, es un sentimiento sano que nos pone en alerta y en ningún caso es sinónimo de cobardía. El quid de la cuestión está en la respuesta. Esta, a su vez, puede ser adecuada o no. Y lo que determina la idoneidad de la respuesta es la inteligencia.

Le diría a “Anónimo” que en su caso no veo cobardía: en no pocas ocasiones tendemos a confundir la cobardía con la prudencia e, incluso, con la paciencia y hasta me atrevería a decir que con la sabiduría. En la vertiente opuesta podemos confundir la valentía con la temeridad sino con la estulticia.

Es llamativo comprobar que personas de culturas tan dispares como Jiddu Krishnamurti o Antonio Garrigues Walker estén tan próximas en su concepción de la bondad:
“La bondad, administrada sin inteligencia, es la mayor causa de sufrimiento.” J. Krishnamurti.
“La bondad es inteligencia” A. Garrigues Walker
Así pues, se podría concluir que la inteligencia es cualidad indispensable para todo cambio positivo. Otra cosa es que nos pongamos de acuerdo en que entendemos por inteligencia.

El problema que tenéis y, por efecto dominó, tenemos todos, ya lo sabéis: la fortaleza y el arraigo de los lobbys de poder son, hoy por hoy, notorios.
“...algo tendrá que pasar para que ese malestar profundo y general se canalice hacia un cambio”. Efectivamente, y, en mi opinión, esto pasa, ineludiblemente, por que sea primero la sociedad civil que llegue a un estado tal de hartazgo que los citados lobbys se vean obligados a aflojar la cuerda si quieren conservar parte de su estatus. La gran crisis es una magnífica oportunidad porque opera como lupa y revuelve entrañas, e Internet es un gran medio para delatar búnkeres y despertar conciencias. ...¿Mientras tanto? Pues eso, lo que estáis haciendo: crear blogs, participar en los foros, uniros en asociaciones, hablarlo entre vosotros y denunciar (que no quejarse) lo que no es de recibo. Pero, eso sí,...siempre desde la prudencia, que con las judías no se juega y pelearse con imposibles es una pérdida inútil de tiempo y energía.
Sí, si hay inteligencia y perseverancia hay esperanza. “Be water, my friend”
Enhorabuena y gracias por vuestro compromiso.

maria jesus moya dijo...

Te felicito por tu comentario anónimo.
Me gustaría realmente saber quién eres y a qué te dedicas

Salvador Viada dijo...

Gracias, anónimo. ¡Lástima que no seas del gremio!

Nuevo en esto dijo...

Aceptaría “pulpo como animal de compañía”, es decir, Salvador, la tesis del optimismo, pero dos figuras me lo impiden, una jurídica, la “comisión por omisión, otra sociológica, los “compañeros de viaje” o, con perdón, los “tontos útiles”, o sea, yo, tu , el... todos nosotros que no hemos pegado un golpe en la mesa y gritado ¡basta ya!, que, si de verdad fuéramos la mayoría, bastaría para acabar con este estado de cosas. Y es cierto, como insinúa el último anónimo, que lo que nos pasa es reflejo de lo que le pasa a esta sociedad, mas en nuestro caso tiene además la agravante no ya de la cobardía o la valentía, de la prudencia o de la sabiduría, es que se ha instaurado como parte del blasón de nuestro escudo de fiscales el principio de que “si no haces nada, no te puedes equivocar”, y donde digo equivocar digo molestar, irritar, o llamar la atención de cualquiera de nuestros mandos o minimandos que en sus manos tienen hacernos insoportable nuestro trabajo diario.

Pilar dijo...

El problema es que no creo que la mayoría esté por el cambio. Y puede que sea cierto que hay malestar profundo y general, pero no es "oro todo lo que reduce". Hay mucho malestar de un bando cuando es el otro el que toca algo de poder, pero no hay un "malestar generalizado" de gente que aspire a que cese la influencia de ambos grupos de presión en lo nuestro. Al final cada uno se molesta por lo que se les hace personalmente como Fiscal o como asociación, pero no hay un verdadero sentimiento de cambio.
Yo por lo menos percibo, no sin grandes dosis de pesimismo, que la mayoría no está por un cambio real. Y a ejemplos cercanos a los que me remito: ver los resultados de la votación al Consejo Fiscal o echar un vistazo a los que nos rodean en la Fiscalía, sean antiguos, nuevos, privilegiados o en busca de privilegio...Me atrevería a decir que es una minoría la que se preocupa de verdad por como funciona esto, sea cual sea el partido en el gobierno... La mayoría solo aspira a que las cosas cambien cuando lleguen los suyos, a tratar de escalar un poco, o a tratar de pasar desapercibido, que también hay muchos de estos no sé si por hartazgo...No sé, sobre todo cuando uno toma el pulso a la mayoría de la nueva savia se encuentra que la mayoría piensa como el resto, y aspira a mantener el "status quo" y a que dentro de unos años también les llegue parte del pastel.

Pilar dijo...

y que conste que comentarios como los de "nuevo en esto" hacen que uno vea algo de luz al final del tunel, aunque muchos son los que cansados de luchar contra molinos acaban pasándose al "lado oscuro de la fuerza"... que no deja de tener un gran atractivo. lo siento por las dosis de pesimismo pero últimamente me encuentro rodeada de mucha gente que tras llevar diez minutos en esto, como quien dice, aspiran a ser esto o lo otro(que daño está haciendo tanto carguillo y tanta especialización para que luego nadie sepa de nada) y a veces se olvidan de trabajar seriamente en el día a día, limitándose a soñar con el día en que elloos también toquen algo de poder...

Anónimo dijo...

bicarbonato en dosis fuerte para hacer la digestion del atracon de pasteles, pasados, presentes y futuros.
Y en la realidad todos sueñan lo que son...... toda la vida es sueño y los sueños , sueños son

Anónimo dijo...

propuesta Fiscal de Sala de Cooperacion Penal Internacional Mª Teresa Galvez Martinez Enhorabuena

Anónimo dijo...

Lo siento asignado a Moran

Nuevo en esto dijo...

Entonces era cierto que el pescado esta vendido....... en un concurso de adjudicacion