lunes, 2 de julio de 2012

ESTEBAN Y MELINDA, DE VUELTA A CASA

Hoy parece que todo son buenas noticias.  Esteban, Melinda y sus compañeros del ICC han sido finalmente liberados.  La presión que ejercieron ayer el ICC y diversos embajadores (incluído el español, y de manera determinante el de Estados Unidos)  ha podido torcer al final el curso de los acontecimientos y les han dejado salir.   Me alegro por su liberación, pero lamento enormemente lo que han debido pasar -todos, pero singularmente Melinda- en su forzada estancia en Libia.    Tras 25 días, sus familias y amigos estamos ahora tranquilos.  Una abogada de Zaragoza, Valle García de Novales, a la que no conozco personalmente pero que apenas podía hoy hablar de alegría cuando me daba la noticia, ha sido clave en la coordinación de los esfuerzos de la gente que queríamos ver a Esteban libre, además de su  hermana Ana y su mujer María.   En fin, menos mal que se acabó.