martes, 16 de enero de 2018

DOS COSAS SOBRE EL MAL FUNCIONAMIENTO DE LA FISCALÍA (FORMACIÓN Y LO DE SIEMPRE)

1)  La APIF acordó en su Congreso que fuera el Ministerio Fiscal y no el Ministerio el que controlara la formación inicial y continuada de los fiscales evitando toda injerencia ministerial.  Además se señalaba que la dirección de los cursos había de hacerse por concurso (frente a la práctica frecuente de adjudicación directa por la Secretaría Técnica, que alimenta sospechas de amiguismo).   Ya no sospechas: la última vez que asistí a una Comisión de Formación, ante un debate sobre dos candidatos para dirigir un curso fue designada la más moderna, la menos especializada y la que menos tiempo llevaba en la Fiscalía relacionada con el curso.   Cuando pedí explicaciones me dijeron que "tenía más influencia el Fiscal de Sala que la proponía".  Chúpate esa.  Antes se disimulaba un poquito, ahora para qué.   Ni mérito ni cacidad.  He decidido que no voy más a esa Comisión, que influyan lo que les de la gana.

2)  Mañana se deciden tres plazas en Comisión de Servicios en la Audiencia Nacional con votación en el Consejo Fiscal.   Me comentan que ya están adjudicadas, asociados todos.   Se que hay más candidatos con muy potentes curriculums, pero no parece que eso cuente nada (la Sección Permante de Valoración la respetan tanto como el mérito y la capacidad), como ha contado muy poco en estos cuatro años.   Es el problema de siempre, el amiguismo en el Consejo Fiscal mezclado con la ausencia absoluta de controles que se cuidan muy mucho de establecer.  Espero que el nuevo Fiscal General se lea los curriculums de todos para darles valor.   ¡Venga muchachos, un último esfuezo antes de las elecciones!  ¡Que no flaqueen las fuerzas al final!

No hay comentarios: