viernes, 18 de marzo de 2016

LA AF LO HA VUELTO A HACER

Copio el nuevo comunicado de la Asociación de Fiscales apoyando al Fiscal Jefe de Las Palmas.   A estas alturas albergo muy pocas dudas de que la Fiscalía General haga algo para corregir un comportamiento de la Fiscalía que, recordemos, inició una investigación preprocesal para averiguar si una juez que había pedido la excedencia para presentarse a las elecciones había cometido una infracción disciplinaria por no abstenerse en un determinado asunto, y dio publicidad a dicha investigación al comienzo de la campaña electoral.  E l TSJ de Canarias en primer lugar ordenó paralizar la investigación y finalmente consideró que la Fiscalía había vulnerado los derechos fundamentales de la candidata, había incidido en la campaña electoral violentando el principio de neutralidad política e invadido una competencia exclusiva del CGPJ relativo al régimen disciplinario de los jueces.    El CGPJ archivó la denuncia de la Fiscalía, ya pasadas las elecciones.  Quienes luchamos por la despolitización de la Justicia creemos que este es el tipo de cosas que no pueden ocurrir y que si ocurren han de ser corregidas.    Creo que debería por tanto acordarse el cese del responsable de aquella Fiscalía ya que estos hechos son demasiado graves.   La jerarquía de la Fiscalía no parece compartir este punto de vista, y yo creo que esta situación explica perfectamente como están las cosas.    La Fiscalía -recordemos- tiene que actuar en todo caso, por mandato constitucional, con arreglo a los principios de imparcialidad y de legalidad.    Cuando un Tribunal (y no un Tribunal cualquiera)  te dice que la Fiscalía no ha respetado ninguno de los dos principios en una sentencia -desde la óptica personal de quien ha dedicado toda su vida profesional a la Fiscalía y a su despolitización- debería pasar algo.   Lo que ocurrirá probablemente es que habrá recurso, seguramente del abogado del Estado (la Fiscalía en el proceso por derechos fundamentales tiene por misión velar por su respeto, de manera que en este caso se convierte en una parte interesada ya que el reproche de su vulneración recae sobre quien tiene que defender esos derechos, posición procesal que a mi me suena extraña).   Pero eso no cambia nada, la situación anómala para la imagen de la Fiscalía deriva de los hechos no de que una sentencia los considere ilegales, y esos hechos son clarísimos y no son discutidos como dice la sentencia del TSJ de Canarias.  
Ahora la AF, asociación mayoritaria en la Carrera Fiscal, lo vuelve a hacer.  Vuelve a cerrar filas con un asociado suyo responsable según los Tribunales de una vulneración de derechos fundamentales.   Como lo hizo en su día con otro desgraciado asunto en que también había habido vulneración de derechos fundamentales.   Parece que lo importante no es el prestigio del Ministerio Fiscal, ni su neutralidad política, ni la calidad del servicio, ni la independencia del poder judicial, ni los derechos fundamentales de los ciudadanos: lo importante es la jerarquía.   Les digo a los fiscales que me quieran escuchar, les digo a los alumnos del CEJ, le digo a cualquiera que tenga ganas de cambiar la situación de la Fiscalía que habrán de luchar por revertir esta estructura de poder en la Fiscalía; con una jerarquía así no puede haber cambio alguno, ni siquiera interés por la lucha por cambiar nada.   Yo creo que hace falta cambiar muchas cosas en nuestro sistema: que hay que acabar con el control político de la Justicia, que hay que acabar con las puertas giratorias entre política y justicia (si un juez o fiscal se va a la política, no debería poder volver en muchos años), que hay que generar mecanismos seguros y públicos de comunicación entre el Gobierno y la Fiscalía, que hay que volver la mirada hacia las condiciones de trabajo de los fiscales y a los derechos laborales de estos y muchas otras cosas.   Pero también que hay que acabar con este corporativismo que impide darse cuenta de cuando la Fiscalía actúa mal en los casos en que el error proviene de los propios y sin importar entonces las consecuencias para terceros o para la propia institución.    En lugar de analizar que algunos de los males de la Fiscalía ya no son por presiones o influencia gubernamental sino que provienen de nuestra anquilosada estructura, desde la AF se lucha por mantener esa estructura incluso en casos que como este muestran el mal funcionamiento de algunas cosas.    Bueno, os dejo el Comunicado.




Madrid, 16 marzo 2016.




El pasado 7 de marzo, la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias dictó sentencia estimando parcialmente el recurso contencioso administrativo interpuesto por la magistrada en excedencia Maria Victoria Rosell Aguilar, contra las Diligencias Preprocesales 83/2015 de la Fiscalía Provincial de Las Palmas.

 La Asociación de Fiscales, ante las informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación y dentro del escrupuloso respeto a la resolución judicial, manifiesta públicamente su apoyo al Fiscal Jefe Provincial D. Guillermo García-Panasco  Morales  y a la Fiscal Dª Evangelina Ríos Dorado, que han actuado de conformidad a las facultades que al Ministerio Fiscal confiere el art. 124 de la CE, art. 5 del EOMF y la Circular 4/2013 de la FGE.

Observamos con preocupación que ante una sentencia (firme o no) se hagan afirmaciones interesadas e intolerables en un Estado de Derecho, vinculando la actuación legítima del Ministerio Público con criterios e intereses extraprocesales, algo que no puede ser aceptado; resultando, además, chocante que desde otra Asociación de fiscales se pida la dimisión del Fiscal Jefe Provincial por haber ejercido las facultades que la normativa vigente le atribuyen de manera clara y que encuentra acomodo y refuerzo en el anuncio de la Fiscalía General del Estado de recurrir la resolución arriba mencionada.

Por ello, esta Asociación Profesional, velando única y exclusivamente por la integridad de los miembros de la Carrera fiscal, reitera nuevamente no sólo su apoyo a la labor profesional realizada sino que pide a todos los que hasta el presente la han criticado, dejen a la Justicia ejercer su labor sin presiones y sin prejuicios, no olvidando que es nuestro más Alto Tribunal el único que podrá fijar doctrina en cuanto al tema debatido y al que todos los operadores jurídicos deberemos someternos.


Comisión Ejecutiva de la Asociación de Fiscales.

1 comentario:

Valentín Ruiz dijo...

Yo creo sinceramente, que la AF en su comunicado es congruente (con ella misma): cesar a quien entonces (ellos mismos) pusieron por criterios de idoneidad, mérito y proyecto, sería reconocer que se equivocaron, y no sería propio de quienes, gracias a la mayoría de votos obtenida, se creen en posesión de la verdad. UPF no ha dicho ni “mú”, y también es un ejercicio de congruencia, porque sus miembros en el Consejo Fiscal, y con su minoría, también apoyaron lo mismo a cambio de arrancar algún consenso para sus candidatos (los de ellos). Y ya puestos, es igualmente lógico que los (supuestos) poseedores de la verdad, descalifiquen a cualquier voz discrepante, incluso cuando proceda “desde otra asociación”, pues (para ellos) no existe más voz autorizada que la suya.