jueves, 6 de abril de 2017

¿100 NUEVAS PLAZAS? ASI NO SE AVANZA NADA

Creo que hay dos terrenos en los que tradicionalmente los fiscales generales  se muestran aparentemente firmes frente al Ministerio de Justicia reivindicando su coraje frente a la influencia gubernamental.  Tambien creo que ese juego le conviene también al Ministerio, de manera que ahí hay un terreno de negociación-discrepancia muy útil para todos.  Uno es el CEJ.   El otro día conocí al Director del Centro de Estudios Jurídicos, que me pareció un buen tipo, pero que no es fiscal de profesión.  Ello le convierte en potencial objetivo para la Fiscalía cuando interese reivindicar independencia respecto del Gobierno.   El otro terreno es el de la ampliación de plantillas.    Recuerdo alguna conversación con un Fiscal General del Estado anterior que esgrimía unas pocas plazas que había conseguido del Ministerio (y que luego aplicó a órganos centrales en su mayoría y no a la trinchera, por cierto), como una pica en Flandes porque a él no le tosía el Ministro, menudo era.   En otra ocasión, otro Fiscal General me esgrimía como un triunfo el haber "conseguido" las plazas que le ofrecía el Ministerio.   Menudo era.   Tan sólo Cándido Conde Pumpido se mostró realmente eficaz en este terreno, de entre los fiscales generales que yo recuerdo.  Ahora, cuando se anuncia como un triunfo que la crisis se desvanece, tras muchos años de plantillas estrechas y menguantes en la Fiscalía y en la Judicatura, con unas retribuciones que objetivamente han disminuido más de un 10 por ciento en diez años aunque el trabajo se ha multiplicado, se anuncia en el contexto de una oferta de empleo público "histórica", una ampliación de plantillas (cien nuevas plazas entre jueces y fiscales) que apenas llega a cubrir la tasa de reposición, incluyendo la circunstancia de hace un año de ampliar la edad de jubilación dos años para jueces y fiscales.   Esa ampliación no se ha negociado con las asociaciones profesionales, quizá con algún asesor en el Ministerio, pero no con las asociaciones; no se ha negociado tampoco que yo sepa con el Consejo Fiscal -que tampoco parece hasta ahora tener una gran combatividad en la cuestión: hombre, es comprensible, estos meses han sido de muchos nombramientos-.   A mi me parece que con un cuerpo de opositores  amplio tras muchos años de menos y menos plazas; con necesidades en la Justicia que reconoce todo el mundo; con la posibilidad de crear plazas de jueces y fiscales sin coste estructural (los JATs y los fiscales son presupuestariamente muy baratos); con el rechazo de asociaciones de jueces, fiscales y de la curia a esta modestísima ampliación, el mensaje gubernamental es como lo que alguno decía del pacto con Ciudadanos: ahí tenéis las lentejas.   Ojalá la Fiscalía General reaccione de manera eficaz e inmediata, poniendo en marcha la maquinaria administrativa de la Fiscalía para sondear las necesidades de cada Fiscalía y elabore un plan ambicioso para llevar a las fuerzas políticas y multiplicar el número de plazas que se ofrece desde el Ministerio a fin de mejorar las prestaciones mínimas de la institución.  

1 comentario:

Unknown dijo...

Hay una petición en change.org

https://www.change.org/p/grupo-parlamentario-confederal-de-unidos-podemos-en-com%C3%BA-podem-en-marea-aumento-de-plazas-de-jueces-y-fiscales?recruiter=17846481&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink