viernes, 29 de febrero de 2008

VALORACION DE LOS PROGRAMAS ELECTORALES

Al margen de las valoraciones sobre la politica realizada por el PSOE contenidas en su documento, las propuestas electorales del PP para las próximas elecciones las consideramos superiores desde la perspectiva de la consecución de una justicia imparcial. Es positiva la reforma que se propone en el apartado 262 de reformar el CGPJ para que la elección de los vocales se realice por los jueces y no por los partidos políticos. Y también merece aplauso lo recogido en los puntos 261 y 275 sobre la Fiscalía, para potenciar el ejercicio de sus funciones conforme al principio de legalidad y sobre el reforzamiento del Consejo Fiscal para garantizar la profesionalidad en los nombramientos. El problema es de credibilidad. Nadie puede creerse que los mismos que hicieron hace ahora cinco años una reforma de la Justicia en el sentido contrario al que ahora propugnan (incumpliendo en aquel momento su promesa electoral) vayan ahora a rectificar por la via de los hechos sin haber hecho un ejercicio público de admisión de errores y sin eliminar de sus responsabilidades a quienes remacharon la politización de la Justicia, es decir, los señores Acebes y Michavilla.

De todas maneras, no se puede negar que el programa es superior en sus ambiciones a las que nos anuncia el PSOE, que desde la perspectiva de la despolitización de la justicia no ofrece propuesta alguna. Sin duda se considera por sus redactores que la situación actual no requiere de medidas. Se hace una propuesta para desbloquear al CGPJ que es positiva: es un escándalo que no se pueda renovar el Consejo porque un solo partido decide que no se haga, conservando una composición que le favorece a lo largo de los años. Pero no se incide en medida alguna para despolitizar la judicatura, ni tampoco la Fiscalía.

En cuanto a la instrucción de los delitos, el PP considera preferente el modelo actual, de instrucción por los Jueces y Magistrados, mientras que el PSOE propone una reforma radical: la instrucción se atribuirá progresivamente a la Fiscalía. El cambio es tremendo y tan solo podrá llevarse a cabo si se produce algo que IU propone también en su programa: la unificación de las carreras judicial y fiscal, a fin de poder intercambiar personal y recursos según las necesidades lo requieran. Sin duda, vamos a tener otra legislatura con controversias.

No hay comentarios: