viernes, 29 de febrero de 2008

LOS PRETERIDOS

Parto de la base de que la politización de la justicia es una catástrofe. Lo es porque supone la pérdida de la imparcialidad, y con ella la consecuencia de que la justicia no es igual para todos, con lo que dejamos de ser todos iguales ante la ley. Eso que es tan sencillo, tan fácil de entender, es lo que los partidos políticos se niegan a solucionar. Porque aspiran a conseguir más poder, aunque sea un poder en el ámbito de la justicia. Y porque además saben que ese poder lo pueden usar, básicamente, colocando en los puestos de mayor responsabilidad a personas de su confianza, a los que consideran más afines. Esto que ha de pasar por un tamiz, por un filtro, en el caso de la carrera judicial (los nombramientos se hacen en el Consejo General del Poder Judicial), en la carrera fiscal se muestra con toda crudeza. Cada gobierno diseña la jerarquía de la fiscalía de acuerdo con sus preferencias. Y así, dependiendo de las ideologías dominantes, se nombran o no a Fiscales sobre la base de su presunta afinidad partidista. Esto es terrible. Pero lo que aquí interesa resaltar ahora es la situación de los preteridos, los postergados para cualquier nombramiento por razón de su supuesta adscripción partidista. Fiscales que supuestamente son de derechas, o que supuestamente son de izquierdas, y que son sistemáticamente olvidados cuando no gobierna "su" Gobierno. Con independencia de su valía. No se trata de entrar en detallar ejemplos, que los hay y muchos. Se trata de resaltar que eso no debería ser así. Que cuando los gobiernos hacen eso lo hacen pensando en la defensa de sus intereses. Pero que cuando los Fiscales cooperan con esas maniobras, apoyando a candidatos de menor peso que otros solo por su afinidad ideológica (y en alguna medida lo vemos en las dos asociaciones mayoritarias), hacen un daño colosal a la causa de la imparcialidad de la justicia. Y además, actúan con poco compañerismo hacia los preteridos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Por fín: ¡Ya era hora!. Es en momentos convulsos, como éste, cuando quienes servimos al Público Ministerio desde su base, necesitamos de voces que defiendan la INDEPENDENCIA de la Carrera, y de quienes la integramos. Solo deseo que ésta página sea fuente de información, discusión y debate sereno,reflexivo y transparente, sin caer en la tentación de descalificar (ni con razón, y mucho menos sin ella) a los compañeros, ni transmitir una imagen impropia de lo que el ciudadano o cualquier lector, pueda esperar de nosotros.

Ánimo Salvador, y que no decaaiga.

Pavel Popov

Fernando Ruiz dijo...

Enhorabuena, Salva; veo que te has "puesto las pilas" rápidamente.

Blogs de este tipo son los que engrandecen la red.

Un abrazo fuerte

Fernando Ruiz

Silvia dijo...

Ante todo enhorabuena por la Idea.
Creo que , afortunadamente, somos muchos los que estamos absolutamente de acuerdo con lo que expones. Espero que este blog que has puesto en marcha sirva para poner en común reflexiones y prouestas que calen en aquellos que tienen en su mano la importante función de designar los cargos discrecionales de la Carrera.
Un abrazo y felicidades