domingo, 13 de febrero de 2011

PERO ES QUE NI UNA PROPUESTA

Después de lo visto, a mi no me sorprende la leña que algunos líderes del partido de la oposición le dan a los jueces y sobre todo a los fiscales que investigan casos de corrupción.   Me resulta llamativo que personas contra las que hay serios indicios de corrupción, gocen del apoyo de políticos decentes, en lugar de empujarles hacia el abandono de la política -como hace, por ejemplo, con eficacia en bastantes casos Esperanza Aguirre-.  Pero ahora no quiero tratar ese tema.  Yo comparto la visión de que la Justicia en España está politizada, demasiado politizada, y que en esto hay pocos inocentes.  Pero si hay alguien que no tenga ninguna culpa, ese no está entre quienes dirigen el PP.  Porque lo que la situación demanda como mínimo son unas propuestas concretas para hacer al Fiscal invulnerable a las presiones del ejecutivo, para hacerlo objetivamente imparcial, con una actuación aceptable y aceptada por la oposición política sea esta cual sea coyunturalmente.  Eso obliga a aceptar una renuncia sobre el control de la Fiscalía y de la Justicia cuando se está en el poder.  ¡Ah, amigo! Por ahí no pasan.  Algunos quieren que el Fiscal sea imparcial cuando gobiernan otros, para poder controlarlo bien cuando gobiernan ellos (como hicieron en el pasado sin pudor alguno).   Este bochorno lo llevamos sufriendo ya desde hace demasiado tiempo.

1 comentario:

maria jesus moya dijo...

Es cuestión de indagar un poco, sólo un poco, para averiguar los planes que ambos partidos mayoritarios tienen en materia de la próxima instrucción del Fiscal. Es seguro que ambos dos proyectan una reforma que no va a partir de la premisa indispensable ; la garantía de imparcialiad en el funcionamiento de nuestra institución. Lo que es un craso error. Sólo hace falta que terminemos todos de abrir los ojos