viernes, 8 de abril de 2011

LA HONDA INCRUENTA DE DAVID

La crítica social ha provocado que los eurodiputados españoles rectifiquen su actitud inicial y acepten viajar en clase turista, para reducir los costes de sus salarios en tiempos de crisis Esta rectificación es un simple “gesto simbólico”, no obstante me parece maravilloso que el civismo reconduzca la actitud de los gobernantes hacia el camino del “decoro” Esta vez David ha vuelto a ganar a Goliat, pero sin cortarle la cabeza ni pretender ocupar su lugar, simplemente ha conseguido que desista de un abuso de poder y este pequeño triunfo me pone muy contenta Desearía que estos “gestos” se extendieran a todas las instituciones públicas, especialmente a nuestra Fiscalía, y que nosotros, los Fiscales de plantilla, exigiéramos que cesara el nepotismo que lleva años enquistándose en nuestra institución. La libertad de expresión y la sana crítica de los ciudadanos, dirigida a impedir que el poderoso abuse a cuenta del dinero del contribuyente, significa algo más importante aún que su reconocimiento como un derecho fundamental. En mi opinión, constituye el ejercicio de un deber cívico indelegable que incumbe a todos los miembros de una sociedad democrática avanzada

3 comentarios:

Salvador Viada dijo...

Comentario muy acertado. Dices "un deber cívico indelegable". Más aún. Siguiendo a Mayor Zaragoza, estamos ante un "crimen de silencio". Hay que decir las cosas, hay que reaccionar contra los abusos. Unos abusos que se manifiestan -por lo que a nosotros se refiere- en unas normas y unos hábitos oscurantistas y totalitarios en el gobierno de la institución. Pero también se extienden en otros aspectos muy relevantes de la vida pública española. Callar hoy día es muy grave.

maria jesus moya dijo...

Siempre he confiado y siempre confiaré en la honestidad de la inmensa mayoría de nuestros compañeros. Sólo falta que terminemos de tomar conciencia de nuestra verdadera condición y ejerzamos nuestros deberes cívicos

Anónimo dijo...

La vida publica española es del quinto mundo SILENCIO
Procesion atea el jueves santo en Madrid, pero no se atreven los convocantes a procesionar alrededor de la MEZQUITA, ni a quemar la puerta y menos aun a desnudarse en su interior son unos cobardes, valientes.
Libertad Religiosa JA, JA, JA
Los ciudadanos SILENCIO DE LOS CORDEROS
Conciencia de que, deber civico de que