viernes, 29 de abril de 2011

MOTIVACIONES HIPÓCRITAS

Hace más de veinticinco años, realicé mis prácticas de Juez en el Juzgado de Jesús Peces Morate.  Un magistrado de enorme prestigio, ahora en la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo y en aquel tiempo en el Juzgado -creo recordar- número 29 de instrucción de Madrid.   Peces Morate es autor de un Voto particular a la STS del Pleno de la Sala III sobre impugnación de cuatro nombramientos a magistrados del Tribunal Supremo, de fecha 4 de febrero de 2011, que no tiene desperdicio.   La Sala III desestima los recursos de diversos magistrados que impugnaron los nombramientos realizados por el Consejo General del Poder Judicial, y entre los diversos votos particulares está el de Peces Morate, que encontrarás haciendo click aquí.  Entre las cosas llamativas que menciona (incluída una explícita reflexión sobre el reparto indisimulado de cargos judiciales entre la APM y JD), está  el reconocimiento de la existencia de las que denomina "motivaciones hipócritas", consistentes en aquellas que tratan de justificar una decisión por diferentes razones de las reales que determinan la adopción de la misma.  Unas razones reales que no se considera oportuno desvelar.   Lo explica muy bien Peces.

Modestamente, considero que hipócritas o no, es mucho mejor que se exija alguna motivación en las decisiones discrecionales sobre nombramientos, a fin de poder leer alguna razón por la cual se nombra a un jurista y no a otro.  En la Fiscalía no tenemos esa suerte: padecemos el reparto entre AF y UPF (al que hay que añadir los cada día más numerosos, blindados e importantes cargos de confianza personal del FGE) .  Y ni siquiera hace falta un poquito de hipocresía.

2 comentarios:

maría jesús moya dijo...

Muchas gracias Salva por esta entrada. El voto particular está excelentemente fundamentado, me encanta como hilvana la doctrina consolidada del TS sobre el control de la legalidad de la actuacion discrecional de la Administración Pública con las exigencias civicas imprescindibles de imparcialidad, independencia del poder político y la transparencia que debe guíar al Consejo General del Poder Judicial .
En nuestra Fiscalía, mientras tanto, se publican las ofertas de las plazas de " fulanito " y "menganito" para " cumplir con la ley" Técnicamente lo que hacen es conceder regalias,práctica propia del feudalismo y de la Administración absolutista del "antiguo régimen" ( anterior a la revolución francesa) que repugna a los principios de derecho público constitucional

Anónimo dijo...

Al menos este blog es un desahogo No obstante eso de las regalias es dificil se supriman , pues el tema de discrecionalidad de la administracion publica es complicadisimo se estiman practicamente todos los recursos a favor de la administracion, y es lo que quieren los que ocupan cargos discrecionales presentes y los de expectativa futura, porcentaje excesivamente alto
El tema grave es su existencia en el siglo XXI y que nadie quiera elminar este mal