lunes, 20 de febrero de 2012

NUEVA SECRETARÍA TÉCNICA

Los primeros cambios llegan a la Fiscalía.   El Consejo de la pasada semana fue notificado de la modificación de la composición de la Secretaría Técnica, en la que Fernando Herrero Tejedor será su nuevo jefe.  Ya lo fue hace unos años y ahora repite.  La Secretaría Técnica es el órgano de la estricta confianza del Fiscal General (por lo que no parece correcto hacer juicios sobre la política de nombramientos en función de su composición), pero no deja de tener importantes funciones.  Por ello, además de confianza con el Fiscal General es muy importante que se trate de personas distinguidas por su competencia técnica: son quienes van a hacer materialmente las Circulares, quienes van a plasmar técnicamente el rumbo de la Fiscalía conforme a las ordenes del Fiscal General.   El Teniente Fiscal será José Miguel de la Rosa. Me dicen que todavía van a destacar desde la Fiscalía de Madrid a tres fiscales más para la Técnica, ya que hay tres de la plantilla que están adscritos a las nuevas Fiscalías de Sala. Supongo que cuando haya una nueva ampliación de plantilla la cosa se regularizará, pero por ahora supongo que habrá que ir tirando de comisiones de servicio y de fiscales sustitutos.

Para los que cesan no tengo sino palabras de afecto: siempre he sido tratado, en todas las ocasiones que he tenido contacto con la Secretaría Técnica cesante trato magnífico.   Los cambios en el Estatuto de hace unos años, por otra parte, no les dejan mala salida.  A mi juicio, el hecho de que todos los cargos de confianza del FGE tengan como salida el TSJ de Madrid  -como una de las posibles opciones-, supone una discriminación para compañeros que nunca podrán llegar ahí siendo este, en teoría, uno de los pocos destinos que suponiendo una promoción profesional todavía quedan por antigüedad.   Creo que habría que cambiar eso, ya que en este momento podrían beneficiarse de ese destino hasta 30 fiscales (mas los recientemente nombrados), cuando la plantilla del TSJ de Madrid es de 6 fiscales.   En esto las previsiones del Estatuto son completamente absurdas, pero es lo que hay.

No hay comentarios: