domingo, 9 de diciembre de 2012

ANALISTAS EN LA FISCALÍA

En mi opinión, el que piense que con el cambio del FGE la Fiscalía se despolitiza, se equivoca totalmente.  La Fiscalía española está igual de politizada que estaba el año pasado; ha cambiado el lado de la tortilla pero no la estructura, que sigue siendo exactamente la misma que dejó el anterior Fiscal General.   Esa estructura -en una Fiscalía moderna- debería en mi opinión ser diferente.  No solo en el sentido de dar autonomía real a la institución, de cortar su dependencia del Gobierno y de crear mecanismos eficaces de profesionalización de las decisiones que se toman internamente.  También en mejorar la reacción contra determinadas formas criminales.   Naturalmente, yo no tengo demasiada confianza a estas alturas que eso se vaya a hacer en la Fiscalía española, ya que no hay presión alguna ni siquiera desde dentro (con dos grupos de fiscales afines a las tendencias políticas que se suceden en el poder y que no se preocupan demasiado por esos valores).  Pero a mi me parece que -al igual que sucede en todos los Tribunales internacionales- hay una figura que una Fiscalía moderna no debe dejar de tener en la lucha contra ciertos delitos, especialmente de delincuencia económica y organizada.  Me refiero a los analistas.  Personas que examinan situaciones y que establecen que pueden haberse cometido en ellas ciertos delitos y que pueden ser responsables de ellos ciertas personas.   Por ejemplo, unos analistas en la Fiscalía hubieran podido detectar antes la política de medios de comunicación ligada a la salida a bolsa de Bankia, con los gastos que ello conllevó, y quizá la reacción de la institución ante cosas como esta hubiera sido diferente o al menos más rápida.    Hay hoy situaciones en las que los analistas podrían trabajar con mucho terreno por delante.  Situaciones como las de Paradores, y sobre todo Telemadrid o Iberia, en las que puede que pronto miles de personas vayan a ir al paro, y en el caso de esta última compañía tras unos acuerdos muy discutidos de fusión con British Airways, y que merecerían ser estudiados de manera profesional por la Fiscalía, en mi opinión.  Deberían ser actuaciones normales de la Fiscalía, previas a la incoación de cualquier procedimiento, pero que le dieran al Fiscal General la posibilidad de tomar la iniciativa y no ir siempre a remolque de denuncias de otros.   Además tendría un efecto disuasorio en algunos casos y prestigiarían a la institución.   Naturalmente, esto es mucho más difícil en una Fiscalía con la estructura de la nuestra, tan politizada, con una correlación de fuerzas en la Carrera como la que tenemos y tratándose de casos que afectan directa o indirectamente al poder.   Pero eso no impide que se lance la idea, claro.

3 comentarios:

Guillermo Díaz Bermejo dijo...

Comparto plenamente este post.
El gran problema es que si desde dentro no hay voluntad, va a resultar realmente difícil dar pasos hacia la despolitización.
Hoy por hoy, esa necesaria imparcialidad de la Justicia, es una quimera.

maria jesus moya dijo...

Querido Salvador:

Sigo admirando tu buena voluntad y tu fe. Aunque me sorprende que todavía no hayas comprendido " cómo son realmente las cosas" " cuáles son los análisis que realmente importan"

Yo ya me he dado cuenta y he dejado de soñar con una fiscalia apartidista . Siempre han sido así las cosas; en tu época, en la mía y será en la de los venideros

Creo que me uno a la mayoría, y prefiero dar la espalda a los ideales y satisfacer mis necesidades intelectuales y espirituales con otras facetas de la vida

No obstante te sigo agradeciendo tu lucha. La lástima es que este blog tan popular no llegue a todos los españoles para que comprendan mejor las noticias de tribunales que salen en la prensa

Un abrazo y feliz navidad para toda tu familia

Salvador Viada dijo...

María Jesús, me da tristeza leer ese mensaje tuyo. Claro que me doy cuenta de la basura en la que chapoteo, ¿es que crees que estoy ciego? No, yo me mantengo aquí porque no quiero rendirme; porque el silencio estos lo interpretan como aceptación; porque hay que decirles cada una de las fechorías que perpetran. Hay cosas que me tengo que callar, porque se -como todo el mundo en Fortuny- que han ocurrido, pero no las puedo probar, no sin involucrar a compañeros que prefieren callar. Pero hay otras que si puedo decir, y creo que tengo una obligación moral de decirlas; al menos mientras tenga fuerzas. Para mi generación ya no hay remedio, pero la siguiente quizá consiga ver algo diferente.
María Jesús, tu eres una buena fiscal pero el "dar la espalda a los ideales" es el camino erróneo. No somos fiscales solo por nosotros y para nosotros: lo somos para servir a los demás, y ese servicio no puede estar ajeno a la aspiración de que se haga lo justo en todo caso y sea quien sea el afectado. Porque esos son los ideales a los que no podemos dar la espalda.
Mucho ánimo, y Feliz Navidad