viernes, 21 de diciembre de 2012

REFORMA DEL CGPJ

Creí honestamente que el Ministro de Justicia iba a cumplir con el programa del PP para despolitizar el CGPJ.  Era la segunda vez que el PP incluía la reforma en su programa y tenía mayoría absoluta para aplicarlo.  Lo tenía todo, incluso acertó en el equipo ministerial del que se rodeó, con Fernando Román al frente.  Pero otra vez -como la primera- el PP rectifica.   Supongo que en unos años volverán a prometerlo, pero no creo que nadie se lo compre entonces. En realidad, visto lo visto, no creo que realmente ese órgano llegue nunca a despolitizarse, a dejar de ser una correa de transmisión de la voluntad de los partidos políticos mayoritarios cuando a estos les interesa ( hay muchas ocasiones en que a esos partidos les es indiferente lo que se haga en el Consejo).  En realidad, Ruiz Gallardón ha conseguido que mucha, mucha gente en el mundo en la Justicia esté en contra de sus políticas.  Incluso asociaciones beneficiarias de sus nombramientos, se alinean ahora contra sus reformas.   Y no porque nos hayan bajado el sueldo o quitado unos moscosos que la mayoría no utiliza nunca.   Es la falta de diálogo, la falta de búsqueda de entendimientos, la creencia de que lo que piensa uno es lo único que es válido.   La reforma del Código Penal (criticada por el FGE), la cuestión de los sustitutos, la ralentización de las oposiciones, las tasas (también cuestionada por la Fiscalía)... Todo medidas adoptadas frente a jueces, fiscales, secretarios, funcionarios, abogados.  Y todavía no vemos la reforma procesal penal, que es la más importante.  La Justicia necesita grandes reformas, claro.   Pero todo iría mejor si se buscaran puntos de encuentro con los operadores jurídicos.   No es solo cuestión de dinero: aquí nos hemos tragado los recortes con demasiado buen talante.  No;es una cuestión de sensibilidad.

El Anteproyecto de reforma del CGPJ que hoy se ha debatido en el Consejo de Ministros, por lo que se lee en la referencia de Moncloa tiene como finalidad no eliminar la elección parlamentaria de todos los vocales del Consejo -que era la promesa electoral-, sino que los jueces elegibles hayan de guardar una cierta proporción entre afiliados y no afiliados a asociaciones.   Considerando que de esta reforma van a salir perdiendo las asociaciones (especialmente la APM y JD) comprendo el malestar que sienten.   Tampoco van a salir beneficiadas las demás asociaciones  judiciales, ya que los políticos elegirán libremente entre quienes se presenten, de manera que de nada servirá -salvo para ser rechazado- el defender la independencia del Consejo General del Poder Judicial respecto de los partidos.   Simplemente, los partidos elegirán a quienes quieran, si bien algunos de ellos deberán no estar afiliados.   La reforma no parece estar pensada para despolitizar nada, sino más bien para darle un bofetón a las asociaciones mayoritarias (que en mi opinión se tienen merecido).   Hay dos cosas que a mi me parecen bien del nuevo sistema: por un lado, que se establezca para un buen número de vocales la compatibilidad con el normal ejercicio de sus funciones jurisdiccionales; por otro, que quizá se extienda el ejemplo del respeto por las mayorías no asociadas en el Consejo Fiscal, poniendo fin a esta oligarquía alternante que domina la Fiscalía en su propio beneficio (gracias al FGE afin de turno) con mucho menos de la mitad de representatividad en la Carrera.    Bueno, ya veremos.

Feliz Navidad y Próspero 2013 a todos.

3 comentarios:

Opositor dijo...

(1)

Estimado Salvador,

Soy un joven opositor a judicaturas y fiscalía y he encontrado su blog por casualidad. Disculpe por la extensión más propia de un correo, pero no he podido evitar comentar por el anonimato que permite.

No hace falta que le comente nuestra situación.Empecé con muchísimas ganas pensando en luchar por 400 plazas,con una concepción idealista de la Justicia y con una vocación tremenda.2 años después serán 50 anuales, onde además hay 200 dispensados para este año de convocatoria anterior, y un con un año en blanco.Además se rumorea que nos quitarán las dispensas.Mientras tanto mucho ruido, rumores, protestas…Nos hemos comido una enorme cantidad de reformas (qué le voy a contar) que en ocasiones se hace inabarcable y las que nos esperan. Se hace muy difícil mantener una oposición así. Además, nuestras expectativas como sabrá parece que después de 5 años de carrera y varios más de oposición será ser mileuristas y bajo tutela del Pte del TSJ recortando la formación y las adjuntías (por supuesto, si a alguno le toca un caso "complicado" antes tomar posesión,sabrá lo que toca),y además previsiblemente movernos de un sitio a otro sin plazas y en tareas de refuerzo.

Bueno,tengo asumido que pertenezco a la generación perdida, nos va a tocar luchar más, sufrir más y vivir peor que nuestros padres, no podemos esperar nada del estado ni de nadie,y sólo dependemos de nosotros mismos, y eso que nosotros somos de los privilegiados,la mayoría de nuestros amigos se van al extranjero.Pero bueno, esto es la crisis y lo que nos ha tocado vivir.

Como medio veterano, ni mis compañeros ni yo tenemos tampoco ya esa idea de la justicia que antes teníamos.Incluso la vocación poco a poco va fallando y ni siquiera hemos aprobado.Cada vez más nos planteamos si merece la pena,el sector privado se hace un pastel muy apetecible a pesar de la crisis. Nuestros preparadores nos comentan cosas, tenemos foros, vemos como funciona el CGPJ, el Consejo Fiscal, el FGE, los nombramientos y expectativas frustradas de ascensos, falta de representación en las asociaciones, peligrosidad y eliminación de escoltas, alta carga de trabajo y estrés, falta de medios materiales y personales, eliminación permisos, vemos a todos los operadores jurídicos protestar, reducción de sueldos, cada vez más fugas al sector privado, y encima constantes críticas, ya ni siquiera está bien visto profesionalmente en la sociedad ser Juez o Fiscal!!(opositar viendo pancartas que acusen a jueces o fiscales de asesinos o corruptos no sabe lo que desanima).Lo de siempre,los problemas de los que adolece España y que ud comenta asiduamente en este blog: corrupción, despilfarro, clientelismo, incompetencia, intereses privados, dejadez... Lo que pasa que ver todo eso en Justicia es muy duro.Si la Justicia que debía ser el motor de regeneración de este país está así,¿cómo estará lo demás?¿Y cómo se ha llegado hasta aquí?¿Cómo una profesión como la de jueces y fiscales que tienen tanto de vocación ha permitido esto?Sé que antes las cosas eran distintas,pero¿tan diferente era?¿tanta gente indigna ha entrado, sin vocación o la ha perdido por el camino?

Opositor dijo...

(2)


No piense por favor que escribo para recriminarle nada, todo lo contrario. Si le cuento esto, es porque desde que le encontré he leído todas sus entradas hasta llegar a la primera. Son admirables, reflejan lo que debería ser todo fiscal o juez. Opiniones moderadas, ecuánimes, independientes, imparciales, claras, sinceras… aunque llenas de frustración, como las de la mayoría de buenos jueces y fiscales que conozco. Felicitarle, a ud. Y a los que hacen posible este blog. Ojalá hubiera muchos como éste, que hablaran claro y dijeran la realidad. Además es increíblemente valiente que firme con su nombre dado el estado de las cosas. En este sector el seudónimo es casi obligado.

Para terminar, simplemente decir, que tengo esperanza. Si no, el domingo no podría ponerme a estudiar. Creo que hay movimiento en la Justicia, veo a jueces y fiscales cada vez más unidos por los mismos problemas, veo a los abogados apoyando a la judicatura y fiscalía, comisiones interasociativas, veo protestas, amenazas de huelga, presiones, veo que la ciudadanía aprecia esos actos… porque podríamos discutir mucho sobre si un poder del estado tiene derecho a huelga, pero ¿qué poder? Sin autonomía presupuestaria, política judicial, órganos de gobierno politizados, recortes de medios materiales y personales, leyes que les afectan sin ni siquiera audiencia, ninguneos, menosprecios… La definición clásica de poder del estado y separación de poderes no se corresponde con esto. Pero como decía, creo que algo está cambiando, los jueces y fiscales son personas, han de ser accesibles y de cara a la realidad, no puede existir todavía ese concepto de “endiosados”, la Justicia emana del pueblo, el fiscal defiende el interés público y social, entre “un juez estrella” y aquellos que “sólo hablan con sus sentencias”, ha de existir un término medio. Los jueces y fiscales se dejaron la libertad de expresión en el camino a cambio de ciertos privilegios y poderes que ya no existen como tales. La mordaza sólo ha conseguido que les roben la cartera sin que se den cuenta y cuando han querido darse cuenta era demasiado tarde. Tendrán que buscar la manera de luchar por recobrar tales, puesto que el poder político no los va a entregar fácilmente.

Como leía en un artículo la venda es de la imparcialidad, no de la insensibilidad. Y tapa los ojos, no la boca.

Muchas gracias, y enhorabuena de nuevo a todos los que forman este vlog, en estos momentos para mí es un ejemplo profesional y sirve de motivación para el estudio que haya gente que siga luchando por cambiar las cosas y no se resigne, parece que todavía hay hueco para algunos. Esperemos que los que podamos incorporarnos apretemos más fuerte en la dirección adecuada. Disculpe de nuevo la excesiva extensión.

Un saludo.

Salvador Viada dijo...

Opositor, debes estudiar con confianza y aprobar la oposición. Creo que efectivamente, perteneces a una generación que va a tener las cosas más difíciles que la mía; pero también creo que ha de ser con tu generación cuando las cosas empiecen a cambiar. La mía está perdida. Hemos vivido demasiados años rodeados de arbitrariedad, hemos sufrido la falta de compañerismo y tenemos heridas abiertas. Nos hemos acostumbrado a la politización, a la influencia de los partidos en la Justicia y a que unos relativamente pocos (y malos) compañeros jueces y fiscales les hagan el juego y saquen tajada. Un cambio que vendrá con vosotros, cuando nosotros no pintemos nada. Veo como tu que hay muchos que están ya hartos, pero todavía no pueden hacer nada porque no tienen influencia. Por eso creo que las cosas las arreglaréis vosotros, los más jóvenes. Por eso creo que no hay que perder la confianza, en tu caso luchar y estudiar y luego aprobar; y en todo caso, no renunciar a un ideal de Justicia que se pueda aplicar a todos por igual, y además mucho más eficaz.
En todo caso, gracias por tus mensajes y por tu ánimo. Por mi parte solo puedo ofrecerme para ayudarte en tu oposición ante cualquier dificultad que tengas. Mándame un mensaje si te hace falta. Un saludo.