miércoles, 14 de enero de 2015

CONSUELO MADRIGAL

Ayer estuve en el acto de toma de posesión de la nueva Fiscal General del Estado.   Asistimos un gran número de fiscales de manera que se hacía difícil saludar a todo el mundo.   Odiaría equivocarme, pero creo que Consuelo tiene todos los mimbres para ser una gran Fiscal General.   Es muy trabajadora, mucho.  Y es una feroz defensora de su criterio profesional, al tiempo que es consciente y no es en absoluto indiferente a los problemas que tiene la Fiscalía y los fiscales.    Tiene que acometer importantes reformas en la Fiscalía, en mi opinión, empezando por acomodar a los tiempos presentes la Inspección Fiscal y por dar transparencia al Consejo Fiscal.   Si lo hace -son reformas en el ámbito de su competencia y tiene tiempo para abordarlas- el año que le queda de mandato puede ser un año que dure mucho tiempo en nuestra memoria.    No descarto que un año brillante de mandato le abriera las puertas a otro periodo, incluso con cambio de Gobierno.