viernes, 2 de enero de 2015

PEDRO CRESPO

Quiero empezar el año elogiando a un fiscal.  No es que tenga una relación muy estrecha con él, aunque siempre me ha caído bien desde que coincidimos en la Fiscalía Anticorrupción.   Hoy ocupa el puesto de Fiscal Jefe de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo y se llama Pedro Crespo.  He tenido oportunidad de leer un informe suyo al Consejo Fiscal sobre un problema de incorporación de un fiscal desde la excedencia voluntaria, y he de decir que no solo es magnífico: es un informe hecho desde la independencia de criterio, y esa es una cualidad que valoro enormemente en un compañero.   Atribuyo también a Pedro el poco de sentido común que se pudo encontrar en la Fiscalía en el desgraciado episodio del fiscal separado del servicio, una vez más, actuando desde la independencia de criterio, y no son las anteriores actuaciones excepciones en su trayectoria: puedo encontrar al menos otro episodio más en un asunto de gran importancia. Este fiscal es un jurista de categoría.