martes, 28 de julio de 2009

HASTA LAS MUELAS

Mi impresión es que el trabajo en las Fiscalías se ha incrementado enormemente en los últimos años. Muchos fiscales con los que hablo, sobre todo aquellos que llevan pocos años en el escalafón, se lamentan de que tienen poco tiempo para pensar los asuntos: que esto es como una maquinaria de sacar papel. He visto las mesas de los compañeros en la Fiscalía de Madrid: parece mentira que pueda sacarse tal cantidad de papeles con un mínimo de reflexión. Siempre he defendido que los fiscales y los jueces han de tener algo de tiempo para pensar en los asuntos que despachan. Quizá habría que empezar a pensar en introducir una oportunidad reglada para las infracciones menores, como ocurre ya en toda Europa.

Cuando veo lo absurdo de esta situación, en las que existiendo escasez de recursos (y de dinero: la Comunidad de Madrid, por ejemplo, debe 20 millones de euros a los 5000 abogados del turno de oficio) no se optimizan los existentes, me pregunto si esto le importa o no a quien puede decidir.

1 comentario:

Pepe dijo...

Y sobre todo es la sensación de que el papel que se saca es el poco importante, la delincuencia "bagatela", y que debido a esos asuntos menores no existen medios ni tiempo para perseguir a los delincuentes realmente importantes y poderosos.