martes, 28 de julio de 2009

PARA EL CONSTITUCIONAL, ANGELES SANCHEZ CONDE

Alfonso Aya, el nuevo Inspector -número tres de la Carrera Fiscal- tiene una larga trayectoria profesional y es un tipo del que hablan bien todos los que han trabajado con él. También desde el punto de vista personal tiene un trato magnífico, de manera que a pesar de que no obtuvo la mayoría en el Consejo (una vez más la polarización que nos martiriza), su nombramiento no creo que levante grandes polémicas. ¿Pidieron la plaza Fausto, Huete, Bardají, Sequeros? Esos son también candidatos extraordinarios hacia los cuales yo hubiera inclinado quizá mi voto. Fernando Cotta, el mejor compañero que uno puede imaginar, ha sido el más votado lo que le debe servir de acicate para seguir en su línea.

Si yo hubiera tenido que elegir para la Fiscalía del Tribunal Constitucional entre los nombres que se han oído, yo hubiera votado a Eduardo Torres Dulce. En su favor está la antiguedad, su brillantez y su larga trayectoria en la Fiscalía del Tribunal Constitucional (quizá es el Fiscal en activo que más tiempo ha servido en dicho destino). Angeles Sanchez Conde, teniente de la Fiscalía, a la que conozco y aprecio desde hace mucho tiempo -y a la que felicito de corazón- podía tener muchas más oportunidades en su carrera; a Eduardo -por imperativo de la edad- le quedan menos. El problema de la situación en la que vivimos en la Justicia en España es que los tiempos de gobierno del PSOE no son tiempos propicios para tipos como Eduardo (tuvo sus momentos antes y los volverá a tener en el futuro: ojalá cuando vengan esos tiempos tenga la grandeza que ahora se le niega). Para mi es una desgracia que hayamos de movernos entre los de un lado o los de otro. Supongo que no se habrá barajado ningún debate ideológico en el Consejo Fiscal, pero sin duda el mismo ha estado presente.

15 comentarios:

Pepe dijo...

Sí,el debate ideológico habrá estado subyacente, al menos por parte de la AF que ya ha calificado al FGE de sectario por este nombramiento.

Salvador Viada dijo...

Todos acusan -con razón- a los demás de hacer lo que ellos mismos hacen. Es increíble que no se den cuenta: vamos a ver. La AF vota unánimemente a un candidato mucho más moderno que el que presenta la UPF. Y luego se queja de que le hacen la jugada con la otra plaza. Es decir querían para los demás lo mismo que los demás les han dado a ellos. Es terrible porque en este juego hay muchas víctimas: por lo pronto, todos los no asociados que se han presentado -y han sido muchos- que no han recolectado ni un voto. Y la imagen de banderías ajenas a cualquier valoración imparcial de los curriculums que se trasmite. A mi me da mucha pena toda esta porquería.

josé mª caballero dijo...

Tienes toda la razón, Salva. Siempre se encuentran razones para justificar la postura propia, demostrando con ello una falta de autocrítica, que en una profesión como la nuestra, resulta todavía más inadmisible. Seguimos en la tónica de siempre. Las plazas se adjudican al más próximo ideológicamente. Digámoslo claro: al de derechas o al de izquierdas. La profesionalidad importa bastante poco...más bien nada.La AF no puede "rasgarse las vestiduras", cuando ha estado contemporizando con el FGE concertando nombramientos: "éste para la AF, éste para la UPF, y de consolación éste otro para un no asociado", aunque -como diría un conocido ex-juez- el susodicho no asociado ha de ser un "genuflexo" y agradecido de llegar a ser Fiscal de Sala por la gracia del FGE del momento, aunque sea para puesto tan relevante jurídicamente en nuestra carrera como la Fiscalía de no se qué apoyo...o algo así.
Yo sí que puedo rasgarme las vestiduras porque lo mismo que me pareció una monstruosidad sin paliativos echar a la calle al Fiscal más antiguo del escalafón a solo dos años de la jubilación y con una profesionalidad más que probada:maestro de docenas de Fiscales recién salidos de la Escuela Judicial que recalaban en Barcelona...igual mostruosidad me parece la proscripción de Eduardo Torres-Dulce. Brillante profesional con un conocimiento pleno de la jurisdicción constitucional y su doctrina. En cualquier caso, no va a pasar nada, pues la AF en vez de adoptar la única postura que la dignidad profesional reclama (abandonar el Consejo, dada la -al aprecer-intrasacendencia de su argumentario acerca de la profesionalidad de Eduardo, seguirá como siempre; ésto es, a ver si en el próximo Consejo le cae algún "carguito" para alguno de sus asociados y entonces ya estará satisfecha.¡Qué asco....!. José Mª Caballero. Fiscal de la Fiscalía ante el Tribunal Constitucional.

Una jurista dijo...

Vanidad, vanidad y sólo vanidad, aunque sobren las razones. Saludos.

Pepe dijo...

Bueno, Salva, tranquilo, a la vuelta del verano las cosas pueden cambiar en el nuevo Consejo Fiscal. Esa esperanza hay que tener, para que podamos denunciar situaciones como la "jubilación anticipada" del que era número 1 de la Carrera Fiscal y que muchos tuvimos como jefe (y que con mucho acierto recuerda José María),o como el caso que ahora vivimos. Hace falta una renovación en el Consejo Fiscal para poder denunciar todos estos casos sin ningún interés "partidista".

fiscalillo dijo...

vamos a ver si nos centramos, no se puede decir en la introducción que los mejores candidatos eran Torres Dulce y Cotta y a continuación decir que la AF es sectaria. si los mejores candidatos eran ellos y la AF les apoya....

Salvador Viada dijo...

Fiscalillo, creo que te equivocas: muchos de los problemas de nuestra carrera se expresaron en el Consejo de ayer, pero no quieres verlo. Fernando Cotta es un gran compañero: cualquier cosa que necesites de la Inspección, ve primero a él y tratará de ayudarte. Pero es -en mi opinión- muy moderno para ser el número 3 de la Carrera. Hay otros candidatos mucho mejores: yo cito a unos cuantos en la entrada y en mi opinión también lo es Aya. Pero la AF no piensa en eso: pensó en colocar a los suyos, como casi siempre. ¿No te das cuenta de que es lo mismo que ha hecho el FGE? ¿No te das cuenta que las críticas que se hacen al FGE son las mismas que se pueden hacer a la AF y a la UPF? ¿No te das cuenta que los votos que recibió de la Carrera los utiliza la AF casi exclusivamente en beneficio propio? ¿No te das cuenta de que hace tiempo que actúan como si lo que fuera bueno para ellos fuera lo que es bueno para la Carrera Fiscal? ¿Que crees que pensarán esos candidatos que no han sacado ni un voto y que son más antiguos y que llevan más trayectoria que quienes vota la AF? ¿Y todos aquellos que no se atreven a pedir sabiendo que la AF va a votar a los suyos y la UPF hará lo propio?

Pepe dijo...

Pensarán lo que piensa la inmensa mayoría de la Carrera , incluidos los fiscales de la última promoción que empiezan a trabajar este mismo mes: que las asociaciones sólo sirven para trepar y que la gente se asocia para conseguir medrar en la Carrera. Ojalá consiguieramos que esta idea cambiara , pero con espectáculos como el de este último Consejo Fiscal dudo mucho que lo consigamos.

Anónimo dijo...

Nadie habla del mérito y la capacidad como principales criterios de elección. Todo se reduce a un juego de equilibrios en el que solo se reparten bazas -a cara de perro, eso si- a los Fiscales que están asociados.

Los que resultan elegidos pasan siempre como sospechosos de servilismo al FGE y los que se quedan fuera denuncian un sectarismo del que han sido maestros y que solo les incordia en la medida en que les deja fuera.

Mientras, un importante número de Fiscales no asociados ven como se les ningunea descaradamente, y por ellos no clama nadie, total, no pintan, pintamos, nada.

Sin voz ni voto, lo nuestro es eso tan ordinario de sacar papel a destajo, que lo que es carrera, ya la hacen otros.

En fin, una tristeza.

fiscalillo dijo...

No creo que 40 puestos de escalafon y dos años de antiguedad sea una desproporcion entre cotta y aya. hay que ponderar que lleva años en la inspección y que es buen compañero, requisto necesario para ese puesto. Os podrá gustar mas o menos pero no creo que votarle signifique una acutación sectaria, politica y de amiguismo.

Salvador Viada dijo...

¿Y Fausto Cartagena? Y Sequeros, o Bardají, o Huete?. Todos más antiguos, todos con buenas carreras. Mira Fiscalillo, esto no lo veo yo como ser un fan del Betis o del Sevilla "manque pierdan". Aquí hay razones y consecuencias que nos afectan a todos. A ti te parece muy bien que para el tercer puesto en nuestro escalafón, la AF elija a un compañero -magnífico- de poco más de 50 años. Saltándose -sin fisuras- a un porrón de fiscales de gran categoría, también magníficos. A mi no me lo parece: porque el único mérito (si se le puede llamar así) distintivo es que pertenece a la AF. Eso si es sectarismo, Fiscalillo. Pero pero mucho peor que sectaria, lo censurable es que sea muy equivocada. Ha tirado en los últimos años a la basura un discurso que otrora fué coherente; y aquí en particular han dejado a Eduardo vendido: no hay quien pueda defenderle en el terreno de los principios despues de la chapuza de esa votación. El FGE debe estar aplaudiendo a la AF con las orejas: se lo han puesto a huevo.

Una jurista dijo...

¿Demasiado calor?. Tranquilicemos los ánimos. Convencida estoy que unos y otros disfrutan con estas peleas entre asociaciones. ¿No es el fin la justicia?. Perdón por ser una ingenua. Saludos

Anónimo dijo...

Eduardo Torres- Dulce Lifante.....¿Fiscal General del Estado?

Anónimo dijo...

Grandeza de Don Eduardo: fundirse en un abrazo con su antecesor Cándido..........

Anónimo dijo...

El padre de Don Eduardo, fue Inspector de la Inspección Central de Tribunales.......