domingo, 1 de mayo de 2011

5.000.000

Quejarse del estado de la Justicia en un país incapaz de dar trabajo a casi cinco millones de sus ciudadanos puede parecer hasta egoísta.  Sin embargo, esas cifras expresan una tragedia para millones de personas y sus familias, y también un fracaso absoluto de los mismos políticos que también se estrellan en la gestión de nuestra Justicia.  Esos que creen que lo hacen todo bien, que consideran que lo mejor es mantener este proceso penal absurdo, este modo de ingreso en las carreras judicial y fiscal, esta justicia de sustitutos (con explotación laboral de muchos de ellos), estas instalaciones deficientes e insuficientes (estoy ahora mismo despachando un asunto reconstruido tras un incendio provocado en Elche, donde arrojaron desde la calle una botella con gasolina al edificio: resultado, 150 sumarios destruídos, que ha habido que reconstruir parcialmente a la antigua usanza porque como es natural nada estaba digitalizado).  Esos que han llevado la politización de la Fiscalía hasta los nombramientos más nimios y que tienen dividido por cuotas el CGPJ y con él los nombramientos principales de la judicatura.   Naturalmente, al lado de ese tremendo drama del paro de millones de españoles, la situación de la Justicia puede parecer un problema menor.  Sin embargo, al margen de que una Justicia tan mala no va mejorar la economía con toda seguridad, los problemas que padecemos vienen de antiguo.  De épocas de crisis y de épocas de progreso.  De tiempos de depresión y de tiempos de ilusión.   La situación actual no es excusa para la Justicia.

Me pregunto qué país van a recibir de nosotros la siguiente generación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La siguiente generacion sera savia nueva, poco tienen que hacer para mejorar los valores de la suciedad que reciben, es urgente el cambio generacional.
No hemos conseguido perduraran en esta generacion las enseñanzas primitivas y de derecho natural que en silencio recibimos de nuestros padres,catedraticos de los de entonces,aunque fueran humildes
La justicia es el reflejo de la sociedad actual no quiero darle el calificativo que pienso para no ser esclavo de las palabras,lamentable y patetica...
Si gana el PP los sindicatos subvencionados por el PSOE van a salir a la calle, se acabo el silencio de los 5 millones de parados
Y con tanto desastre la justicia ademas politizada.
Habra freno a todo este desenfreno ?

Anónimo dijo...

continuacion del comentario anterior.
Pienso somos incapaces o no queremos poner freno a la situacion actual que esta podrida,apesta,no existen valores pero que es eso hoy en dia, falta de aplicacion del conocimiento
primitivo ,nobleza,honradez esta palabra ya no esta en el diccionario, verguenza, perdida de conciencia, falta de moralidad ,corrupcion generalizada en todos los ambitos, todo vale, ayuda al projimo no me refiero a la economica ,inexistencia de limites ect
Confio plenamente que el desenfreno termine con el cambio generacional se lo deseo de todo corazon

Anónimo dijo...

¿Quien puso a estos politicos en el machito?, los ciudadadanos, así que, ahora, apechugando, que es jerundio. Y si no, que rechacen el sistema actual, que les retiren su voto, en bloque, que abandonen la idea del "menos malo", del "son ladrones pero de los nuestros". En nuestras manos está hacer algo mas que llorar, y medidas hay antes que tener que echarse a la calle como los norteafricanos, paises de los que estamos mas cerca que, por ejemplo, Alemania, y cuyas élites políticas son mas parecidas a las nuestras que las europeas a la que, ilusoriamente, decimos parecernos

Anónimo dijo...

Hemos dejado que nos transformen en estatuas
Se necesitan mas que medidas para un cambio de mentalidad de la envergadura de la actual que padecemos El cambio viene con la proxima generacion aparentemente invisible son alumnos aventajados tienen estupendos maestros tanto en casa como fuera de ella ,no se van a aguantar porque les repugna esta cloaca,lastima no poder verlo
los milagros existen pero suelen ser espaciados vesae la copa del mundo de futboll y la copa actual del Rey