sábado, 14 de mayo de 2011

LO MAS SAGRADO

Si la independencia del Juez es, como hemos oído recientemente a un Magistrado del Tribunal Constitucional, "lo más sagrado", creo que habría que cuidarla más. Estoy seguro de que en la intimidad de su despacho, frente al papel o el ordenador, ese magistrado se sentirá independiente. Pero creo eso no basta. La apariencia de imparcialidad tiene importancia, y eso se cuida muy poco. Ya desde el sistema de nombramiento -estamos viendo la insistencia de los partidos en colocar a concretos magistrados, aún con el rechazo que producen en otras fuerzas políticas-. Pero no solo entonces: las votaciones de magistrados agrupadas por ideología; la previa ostentación de esa ideología y la forja de las carreras profesionales de manera principal en la fidelidad a concretas ideas políticas. Claro, luego, vete a explicar al ciudadano el valor de la independencia judicial.

1 comentario:

Una jurista dijo...

Lo más sagrado es la vida y la defensa de las libertades. Lo más sagrado es el derecho de las víctimas a ser resarcidas o a poder pasear por su pueblo o su ciudad sin un escolta que les recuerde a cada momento que pueden ser asesinados a la salida de su casa o del colegio de sus hijos.
"Lo más sagrado" es una expresión que -aunque sea pronunciada con cierta reverencia- ha sido borrada de la conciencia de algunos magistrados, que la olvidan a la hora de firmar sentencias.