domingo, 14 de julio de 2013

EL MEJOR ELOGIO

Que un imputado reclame al Gobierno el cese del fiscal que lleva su caso como condición para no largar o para callar, yo lo interpreto como un maravilloso piropo profesional a la labor de los fiscales.  Y además como un desconocimento de como funcionan las cosas aquí dentro.   Dos fiscales que llevan un asunto durante muchos años no son reemplazables y menos porque lo pida un fulano.    En todo caso, hasta tres veces he leído de los dos dos máximos dirigentes del periódico que está publicando todo el culebrón (escandaloso) del ex tesorero, que su pretensión era tanto la sustitución de las fiscales del caso (mi felicitación a las compañeras) como ahora la remoción del Fiscal Jefe de la Fiscalía Anticorrupción por otro Fiscal más de confianza: me encantaría saber la identidad de ese mirlo blanco tapado.    Todo está confuso y no tengo casi información.   Pero me gusta que desde el otro lado de la ley miren a la Fiscalía con respeto.