jueves, 10 de julio de 2008

68 NUEVOS JUECES

Leo que el Jefe del Estado aconseja a los nuevos jueces que han recibido sus despachos que actúen con prudencia. Me parece esencial. Y además, con sentido común. La honestidad la doy por descontada. Pero lo que a mi juicio es más importante para un juez y para un fiscal es el sentido común. Y no está de mal el tener buenas dosis de coraje. Un coraje necesario para mantener la propia independencia, para luchar por la justicia y por la igualdad en la aplicación de la ley. Para mantener la ilusión y la conciencia de que lo que hacemos es esencial para la vida de muchas personas. Para resistir muchas veces presiones desde dentro y desde fuera, y para hacer siempre lo que se debe. Este no es un oficio más; aquí las flaquezas, las debilidades, los vedettismos, o las vanidades causan daños a terceros y además generan desconfianza en el sistema de Justicia. ¡Suerte a todos!