domingo, 13 de julio de 2008

SREBRENICA, JULIO 1995


Ya casi al final de la guerra de Bosnia, en julio de 1995, las tropas serbio bosnias, al mando del General Mladic ocuparon tras un corto ataque, el día 11, la ciudad de Srebrenica. Allí se habían refugiado unos 50.000 musulmanes bajo la protección de Naciones Unidas, de un acoso serbio a pueblos y aldeas musulmanas a lo largo de los dos años anteriores. De nada sirvió la presncia en el lugar de un batallón de cascos azules holandeses. Fueron rápidamente neutralizados. En dos días los serbios habían apresado a casi 8.000 varones musulmanes que trataban de huir por las montañas. La primera gran matanza tuvo lugar el día 13 de julio, en las naves de una empresa agrícola en la pequeña villa de Kravica. Unos 1000 musulmanes fueron encerrados entre las dos naves y ametrallados desde las ventanas, recibiendo además durante casi 10 horas, fuego de granadas. Solo se salvaron dos personas. Salieron por las ventanas durante la noche, milagrosamente indemnes. Uno de ellos, que fue sorprendido, recibió dos tiros en las espalda mientras trataba de huir; fingió estar muerto y escapó más tarde recorriendo herido más de 20 kilometros. Ambos supervivientes declararon en el Tribunal de La Haya, y todavía me estremezco al recordarlo. Visité, más tarde, las naves de Kravica: tras diez años todavía se veían los restos de sangre y los destrozos de los balazos y de las bombas. Os dejo una foto de la entrada a una de las dos naves. Esa fue la primera gran matanza. En los cuatro dias siguientes fueron asesinados, con muy pocos supervivientes, el resto de los prisioneros. Ratko Mladic, el gran responsable del genocidio, sigue huído y protegido. No habrá justicia ni paz en los Balcanes hasta que rinda cuentas de sus crímenes.

1 comentario:

Pavel Popov dijo...

Ya ha caído Radovan