martes, 22 de julio de 2008

KARADZIC, EL PENÚLTIMO CRIMINAL DE GUERRA, ARRESTADO

En una ocasión, Carla del Ponte me llamó a su despacho para hacerme observaciones sobre una acusación. En la gran mesa de juntas tenía una especie de escapulario con dos fotografías, como si fueran dos santos a los que invocar. En un lado, estaba la foto de Karadzic; en la otra, la de Ratko Mladic. Me comentó que las había traído un investigador del Tribunal Penal Internacional que las había comprado en una iglesia de Belgrado. Esos dos criminales son héroes para muchos serbios, hasta el punto de que se les ensalza incluso en algunas iglesias ortodoxas. Por eso, la detención en Belgrado del lider político serbio bosnio es tan importante, y sirve de anticipo de la detención del otro gran criminal de la guerra de Yugoslavia, el General Mladic. Parece que los serbios están ayudando y eso es el fin de la protección de esos dos tipos.

El otro aspecto que me interesa señalar es que el juicio contra Karadzic tiene pinta de ser largo. Así como los generales, los coroneles, los oficiales involucrados en crímenes, son en general muy visibles, con los políticos es muchos más complicado probar su culpa. No suelen dejar órdenes escritas y tampoco, normalmente, testigos fiables les incriminan directamente. Hay que acudir a los indicios, a las prueba indirectas, y al sentido común que señala que determinados crímenes no podrían haber ocurrido sin su respaldo. Pero no es fácil en ocasiones, y me remito para aseverar esto a la duración y complicaciones del juicio contra Milosevic.

1 comentario:

Valentín Ruiz dijo...

Otro que se va a morir de viejo antes de ser juzgado.