miércoles, 7 de enero de 2009

2,6 MILLONES

Publica hoy el periódico La Razón, citando como fuente la última estadística oficial del CGPJ, que el número de asuntos pendientes en la Justicia española, ha alcanzado esa cifra: 2,6 millones de asuntos. Solo esa cifra debería servir para que reflexionáramos muy seriamente. El abandono sufrido por la Justicia durante décadas (habiendo sido el control político de la misma lo que ha movido más recursos, polémicas, pactos y esfuerzos diversos), se refleja hoy en esa cifra que asusta. Es claro que cuando el resultado de una gestión pública sobre la Justicia plantea esos resultados nadie puede pensar que la culpa es únicamente de los Jueces, de los Funcionarios, de los Secretarios o de los Fiscales. La responsabilidad está en una pésima organización de la Justicia en España, de unos presupuestos siempre escasos y de un sistema judicial pensado en claves del siglo XIX. Hoy día es necesario plantearse, al menos en materia penal y al igual que han hecho otros países europeos, reformas profundas: atribuir la instrucción al Fiscal; conferir a éste mayores medios y autonomía respecto del Gobierno; introducir el principio de oportunidad reglada y expander el principio del consenso en el proceso; clarificar la actuación de las acusaciones particulares y privadas; fomentar el resarcimiento de las víctimas como uno de los objetivos fundamentales del proceso; multiplicar los órganos de enjuiciamiento y organizar las Fiscalías y Juzgados con eficacia empresarial, coordinando sus sistemas informáticos entre si y con los de la Policía. Cuando veo a políticos, jueces y fiscales, pensando que este desastre no se arregla modernizando la justicia con métodos contrastados en otros países de nuestro entorno, sino con más Napoleón, la verdad es que pienso que podemos llegar a los 5 millones de asuntos pendientes antes de que alguien reaccione.

1 comentario:

Pepe dijo...

Y a los 10 millones . Y no creo que pasara nada ... salvo que el derecho fundamental de los ciudadanos a la tutela judicial efectiva (sí , efectiva) se violaría sistemáticamente.
Aparte de que las cifras siempre asustan según cómo se las mire, porque en esos asuntos pendientes se incluyen, por ejemplo en el ámbito penal, las Diligencias Previas que están instruyéndose, ágilmente y con diligencia , y aquéllas otras que se dejan morir en rincones olvidados de los Juzgados, lo cierto es que es una cifra muy elevada.
Lo importante es lo que dices , que se cambie de mentalidad y que se decida por la modernización a todos los niveles. Hoy mismo una compañera me comentaba como hace más de 10 años cuando ella trabajaba en otro organismo público autonómico en situación de servicios especiales , allí existían dos informáticos que resolvían sobtre la marcha todos los problemas que se planteaban día a día en la oficina.
Hace falta más funcionarios y más preparados y no solo a nivel jurídico , sino en orden a saber tratar con el público, a manejar ordenadores, aparatos de videoconferencia,a ordenar sistemáticamente toda la documentación; y una distribución más racional de los partidos judiciales y de los órganos judiciales que hay en los mismos ... En definitiva , una llegada de la Justicia al siglo XXI, pero lo veo difícil viniendo directamente del XIX.