martes, 27 de enero de 2009

TRASVASE DE CARRERAS

Leemos que a pesar de que el Ministerio compromente 20 millones de euros más (a añadir a los 72 millones presupuestados) para la modernización tecnológica de la Justicia, todavía no hay acuerdo con los Jueces. La verdad es que visto lo sucedido durante los últimos 20 años, a uno no le sorprende la desconfianza, aunque si que algunos traten de sacar tajada política de esta situación tan dificil. Son muchos años ya de indiferencia hacia unas necesidades que se llevan poniendo de manifiesto en todas las ocasiones que se ha podido, tanto por Jueces como por Fiscales. Dos cuestiones me interesa apuntar ahora: por un lado, que la situación es compleja, ya que el movimiento de jueces surgido espontáneamente en la intranet del Consejo y que se ha manifestado en muchas Juntas, ha desconcertado a las asociaciones que deben hacer lo posible por canalizar esas protestas. Por tanto ese es un factor a considerar en la búsqueda de acuerdos; la segunda es que en mi opinión, antes de decidir nada sobre la planta judicial o fiscal es preciso saber hacia donde se quiere ir: que clase de proceso se quiere abordar y quien va a dirigir la instrucción. O más Napoleón o más Europa. O el Juez de Instrucción o un proceso acusatorio. Y a mi se me ocurre que por el momento, la mejor solución -ya existente en países tan próximos a nosotros como Italia o Francia- habría de ser la comunicación entre las carreras judicial y fiscal. Tanto si hacen falta más jueces, como si en el futuro hicieran falta más fiscales (y sobraran los primeros), lo más fácil, seguro y barato es permitir el trasvase entre las carreras judicial y fiscal. Pero no veo que eso lo pidan ni los Jueces (que quieren más plazas de las que pueden cubrirse con el sistema de oposiciones), ni los Fiscales, ni el Ministerio (que prefiere idear un nuevo sistema de ingreso en la carrera judicial que va a levantar chispas por todos los lados). Y mañana van los Fiscales a ver al Ministro. Veremos que pasa.