miércoles, 21 de enero de 2009

¿REPRESENTAN A LOS JUECES?

Esto es solo una impresión, claro. Y una impresión que puede extrapolarse a las asociaciones de Fiscales. Pero visto que las asociaciones de jueces se muestran partidarias de enfriar la situación y llevar la negociación a puerto, los resultados que se van conociendo de las Juntas de Jueces son como para preocupar a más de uno. Porque si ahora resulta que hay una falta de sintonía tal entre lo que los representantes de las asociaciones (más próximas, por mero contacto físico, a los negociadores ministeriales) plantean y lo que los Jueces quieren, pues a algunos se les van a cuestionar algunas cosas. Por ejemplo, la estructura de poder creada en el marco de las asociaciones (de las dos mayoritarias, para ser más preciso) que repercute en las expectativas profesionales de todos los jueces y que está sostenida en buena parte con dinero público en atención al volumen de su militancia. Si esa militancia no se sujeta mínimamente a lo que pactan sus representantes, o sus representantes son incapaces de conectar con la mayoría (vayan ustedes a saber porqué razones, aunque yo pienso en algunas), habría que preguntarse sobre las razones del mantenimiento de esa situación. Un situación que determina que la falta de organización de la mayoría de los jueces hace que las minorías organizadas "representen" al colectivo y permitan a los partidos políticos afines (mediatamente, a través de las asociaciones) el gobierno de la carrera judicial. En fin, este terremoto en la Justicia no ha hecho más que empezar.

2 comentarios:

Silvia dijo...

Si todo esto sirviera para que la mayoritaria de los Fiscales , la de los NO asociados, se diera cuenta de lo esencial de una Asociación profesional sin motivaciones políticas, estaremos en deuda con los jueces; y, quizá, lograríamos dar un pasito para defender los intereses profesionales propios de los Fiscales no siempre coincidente con los de los jueces.Veremos.

Salvador Viada dijo...

El gran problema de esto es que si se aprecia una falta de representatividad entre las asociaciones y sus bases, ¿como son interlocutores ante terceros? ¿Que valor tienen sus compromisos, sus comunicados?. Se trata de una cuestión muy seria, que debe preocupar mucho a las propias asociaciones y también al Ministerio. Supongo que las cosas se encauzarán, pero el toque está dado. Y creo honestamente que un ejecicio de la responsabilidad de los dirigentes de las asociaciones más orientadas a sus bases y menos a sus referentes políticos ayudaría mucho a que todo fuera más normal.