miércoles, 18 de septiembre de 2013

LA POLÉMICA DEL DÍA

Que el Tribunal Constitucional está politizado no es un secreto para nadie (los políticos eligen a los Magistrados entre los más afines, en ocasiones, sin pudor alguno).    También lo está -y mucho- la Fiscalía y el CGPJ (que va a estarlo más todavía si cabe).   ¿Hay algún límite, alguna línea en la elección de personas con responsabilidades judiciales pero vinculados a la política, que no se deba traspasar?   Parece que no.   Pueden ser jueces quienes han sido diputados, alcaldes o secretarios de Estado; pueden ser fiscales quienes han sido hasta ministros; pueden ser incluso Presidentes del Tribunal Constitucional quienes han sido militantes de cuota de los partidos políticos.    En mi opinión, todo esto es profundamente un error.  Un error tremendo.    Yo creo que esa perforación de la política en la Justicia es la causa principal  de la deficiente lucha contra la corrupción en España.   De la corrupción pública y de la privada.     No la única causa, claro;  hay otras varias manifestaciones del ejercicio del poder ejecutivo en las actuaciones de la Justicia: podríamos hablar de los aforamientos -¡cómo corren algunos a aforarse!-, del control de la Policía, de la potestad de indulto, del proceso penal actual, del control de la política penitenciaria, o en menor medida la falta de medios materiales.  Hoy la polémica es el rechazo de la recusación del Presidente del TC (La Vanguardia ya anuncia lo que va a pasar al titular: "El TC blinda a su presidente ante los recursos del Govern").   Yo creo que para preservar la imparcialidad objetiva de quienes trabajamos en la Justicia habría que sentarse a poner algunos límites.

5 comentarios:

Dark Fiscal dijo...

No se puede esperar ni exigir a un régimen no democrático como el que hay en España que actúe como tal. Y en España no hay separación alguna entre los poderes del Estado, elemento esencial en una democracia. Por controlar, la elite gubernativa controla hasta los medios de comunicación, cuarto poder en algún sitio. Lo que pasa, lo que ahora escandaliza, o enerva, a algunos que vienen a caerse del guindo en fecha reciente, es que el control, por esas elites, del parlamento y sus diputados, de los Tribunales y Fiscalías y sus mandos superiores, se va extendiendo, vía "mérito y capacidad", por ejemplo, a cada vez más mandos intermedios, y, lo que es peor, sin disimulo alguno. Y todo eso mientras la gente se cabrea por lo que pasa pero, pero lo llega a tolerar siempre que los abusones sean de su cuerda. Es lo que decían los yanquis de Noriega, "es un hijo. p... pero es nuestro hijo p..."

Anónimo dijo...

Que razón tienes. Escandalizarse ahora por las simpatias políticas de los jueces del TC es de un cinismo bestial.

Anónimo dijo...

Comunicado de la UPF al respecto:
http://www.upfiscales.com/2013/09/comunicado-sobre-el-presidente-del-tribunal-constitucional/
Y eso que tienen taaanto que callar como asociación, tal politizada como la AF. Eso sí, en Santiago (o sea, su nuevo presidente y su mujer, vocal del CF). Vaya, vaya con los amigos comunistas

Salvador Viada dijo...

Anónimo, comparto tu opinión de que la UPF está tan politizada como la AF, y que por tanto quejarse de la politización del Tribunal Constitucional suena raro. Me pregunto si harían un comunicado igual si el afectado hubiera sido militante del PSOE. Pero eso es especular. Ese comunicado, tal cual está, yo lo suscribo con algún matiz. Y por tanto, si hacen un comunicado correcto no les voy yo a criticar por eso. Saludos

Dark Fiscal dijo...

¿Raro?, ¿dudas?, ¿sucribible?. El comunicado es cínico e hipócrita.... Aunque cargado de buena fe, de la buena fe que tienen de que los Fiscales y ciudadanos somos jilipo.... y que entretenidos con la memoria histórica de los abuelos no tendremos tiempo en recordar cuando recientemente han callado y/o aplaudido cacicadas similares