sábado, 14 de septiembre de 2013

NO A LA INSPECCIÓN A DEDO

Cuando el FGE tomó posesión de su cargo, y va para dos años, le entregué en mano y le mandé por correo, abusando de su paciencia, una relación de cuestiones o problemas que yo veía que funcionaban mal para que pudiera ayudarle en su futuro trabajo.   De las cosas que le entregué, si me consta que la Inspección le preocupa.   Hace unos meses, en el Congreso de la APIF, el FGE habló de convertir a la Inspección Fiscal en un órgano de confianza estricta del FGE, con todos sus miembros elegidos a dedo (al estilo de lo que ocurre con la Secretaría Técnica).  No le dije entonces que no, pero desde aquel día he dado muchas vueltas a la cuestión. Ayer, al hilo de una polémica sobre una plaza en la Fiscalía del TSJ de Madrid (creo que se está preparando una cosa rara de la que debo enterarme bien), me volvieron a hablar de la cuestión.  Por lo oído (ya que no he visto el trabajo y aquí todo son rumores: hay quien hace un rato me dice otra cosa), la idea que se propone en el Estatuto que prepara la Fiscalía General iría por ahí.   Pues bien, después de darle muchas vueltas, si eso fuera así, yo no estoy nada de acuerdo.     En esta Carrera sobran plazas a dedo, que demuestran una falta de confianza en el trabajo de los fiscales.   Potenciar el mérito en lugar de la confianza me parece no solo necesario, sino inteligente para quien lo haga.   He trabajado hace unos años en la Fiscalía de Madrid con varios de los fiscales que hoy están en la Inspección y eran de lo mejor que me he encontrado.  Si la Inspección Fiscal necesita cambios, estos no pueden estar relacionados con la confianza en los fiscales que la ocupan.   Las claves hay que buscarlas, como tantas otras cosas en la Carrera, en modernizar radicalmente la institución: por ejemplo, a través de evaluaciones bianuales de los fiscales a los jefes, de autoevaluaciones bianuales de los propios fiscales (como ocurre en todos los Tribunales penales internacionales con gran utilidad para todos, porque la autoevaluación ha de ser visada por los superiores), de elaboración de una ficha por la inspección para cada fiscal que aspire a un puesto de responsabilidad (que pueda ser combatido por el afectado: el famoso Servicio Permanente de Valoración, art. 13.2 del Estatuto); mejorando -mucho- las garantías de los fiscales en la tramitación de expedientes, y clarificando infracciones y sanciones (lo del compañero de La Coruña ha sido tremendo); simplificando las competencias de la Inspección y tal vez eliminando las potestades inspectoras de los TSJs sobre las Fiscalías subordinadas; incluyendo en la Memoria de la Inspección un apartado sobre deficiencias estructurales en la Fiscalía; incorporando tal vez a la Inspección a  personas expertas en optimización del trabajo en grupo, o incluso refundiendo la Inspección con la Unidad de Apoyo.    En fin, ideas, que pueden ser estas u otras mejores.   Pero siempre ha de ser manteniendo a la Inspección a cierta distancia y como contrapeso -de alguna manera- del poder del FGE.   En mi opinión, el FGE no necesita más poder en la Carrera, sino que la Carrera necesita contrapesos frente al FGE.

27 comentarios:

Dark Fiscal dijo...

No se para que pierden tiempo con tanta reforma, bastaría con que copiaran o nos aplicarán las normas que regulaban a los fiscales de la extinta RDA, o de República Popular de Hungría, o si quieren un toque sabrosón ahí tienen a Cuba. En relación a los Fiscales Generales ya dice el refrán que otro vendrá que bueno hará al anterior, por muy malo y caciquismo que pueda haber sido el del turno. Eso si, los Fiscales seguimos siendo cojonudos

Anónimo dijo...

Otro contrapunto bueno, ¿no te parece? seria qué a todos estos órganos de la FGE y a las Fiscalías especiales se pudiera acceder por concurso ordinario de antigüedad, pues el mérito y capacidad made in Spain no hace sino fidelizar al nombrado hacia el nombrador, estar más pendientes de cuotas ideológicas, y poner en duda la imparcialidad de los Fiscales en según que casos y con quien, como vemos todos los días, lo que no es bueno, sea cierto o no, pues ya se sabe que aparté de ser honrados debemos parecerlo, y la ciudadanía no nos percibe así.

Anónimo dijo...

Déjalo ya Salva, esto es lo que quieren los compañeros, o les da lo mismo, no se que es peor. Fueron los Fiscales los que elevaron a los altares a Torres Dulce, los que esperábamos mucho de el, debí hacer caso a ese compañero que me advirtió contra el, y los que pasan por un tubo de todo. Así qué, a calificar y poner Vistos, que la ulcera y la familia se resiente sino de mis estados de cabreo y decepción.

Salvador Viada dijo...

Gracias, anónimo, por el consejo. Pero es que a mi me cuesta mucho pasar ante las cosas que veo. Cuida la úlcera (yo también procuro que la mía me deje tranquilo), pero sigue en la brecha. Un saludo

Anónimo dijo...

No hay remedio, ni esperanza. Cada día me da más vergüenza ponerme la roga

Anónimo segundo dijo...

Es que son ya muchos años Salva, mas que tu incluso, y a algunos después de haberles oído decir ciertas cosas les vea ahora hacer lo que hacen que... Y prometían tanto. Y criticaban a tantos con los que ahora comparten elite. Que asco

Salvador Viada dijo...

No se que deciros, últimos anónimos. Claro que tenemos razones para estar desmoralizados. Esto está peor que nunca, y el FGE que tanta ilusión despertó entre algunos está dilapidando sus posibilidades de ser un campeón en el Ministerio Fiscal: ha preferido jugar en la liga de Cardenal, Cándido o Leopoldo. Allá él. Nosotros tenemos que seguir peleando -ahora simplemente por la decencia- los años que haga falta; y si en un momento aparece gente con más talento, fuerza y ganas que siga con honestidad la lucha, pues entonces nos hacemos a un lado y que siga otro. Pero hasta entonces, a apretar los dientes y seguir, que les molesta mucho lo que les decimos.

Anónimo dijo...

Yo, sin embargo, prefiero doblarme como un junco. Es lo que tiene la supervivencia. Y mi seguidismo empieza por ver películas. Para esta noche, siguiendo a nuestro amado líder en cuanto a aficiones cinéfilas, he escogido "El Lute: Lee el Camino o revienta"

Anónimo dijo...

¡No me jodas! Yo no sabía esto. Debo perdirte perdón Salvador. Hasta hoy no me caías bien, pero estas palabras tuyas me congracian contigo.
Imagina, ser de la UPF, Inspector metido por Cándido porque sólo valgo para hacer palotes ¡y me quieren hacer trabajar ahora de verdad!
Un aciago destino, sin duda.

Dark Fiscal dijo...

Como inspecciones como blogeas, vamos de culo

Anónimo dijo...

Dark Fiscal, eres un malote muy rebelde. Aplastaremos vuestra sedición en las próximas elecciones, pues todos votarán a la augusta AF y a los pordioseros de la UPF y pediréis clemencia. Los que no nos voten no se movilizarán y dominaremos el percal cuatro años más. De hecho, nuestro talibán líder tiene pensado un castigo muy religioso para vosotros: lapidaros a golpe de código procesal penal.

Dark dijo...

Mal se puede aplastar lo que no ha existido nunca. Que Salva viniera de La Haya pensando que esto era Europa y aquí se quería una Fiscalia modelna o que algunos volquemos aquí nuestras utópicas ideas no significa que el Régimen peligre, las pasada elecciones al Consejo ya lo dejaron claro, y las anteriores, y las anteriores de las anteriores. En cuanto al código procesal penal, si no me lapido ni la ley de menores, ni la de violencia de género, ni las cuarenta reformas del Código Penal, ya me dirás "compañero"

Anónimo dijo...

Cargos a dedo es la mayor inseguridad e ineficacia en nuestros días.
Pero yo me pregunto ¿cómo es posible que este país haya estado y esté lleno de dinero negro ,de cuentas societarias que revelan hechos oscuros,etc,etc? Pues porque el inspector de a pie no cumple, y no es por falta de medios,es porque llegan,dan visto bueno y a casa,y hasta algunos se han llevado sobre, comida por una firma. Luego van al humilde autónomo y le frien para que parezca que el inspector vale para algo. Pues vale para lo mismo qhe todos sus jefes superiores nombrados a dedo.

Anónimo dijo...

Es lo mismo que está pasando a nivel estatal. Desaparece la división de poderes y con ella los controles internos y contrapesos, con lo que se acalla toda resistencia y estacazo al que se mueva, como ocurre ya pero agravado y mientras buena parte de la plantilla sonriendo por seguir cobrando poco más de dos mil euros. La democracia, si es que ha existido en algún momento, ha desaparecido pero es que los fiscales no podemos decidir NADA de lo que afecta a nuestros servicios.

Anónimo dijo...

La Inspección debería estar servida por simple antigüedad, porque no se necesitan méritos especiales para estar ahí dado lo que se hace, véase a los que la componen ahora, que mucho no hacen, la verdad -es mi parecer-.

Salvador Viada dijo...

Estoy de acuerdo contigo, anónimo último. Entre otras cosas porque es bueno que fiscales veteranos sean los que evalúen al resto, y no niños enchufados. Por otra parte, la antiguedad tiene otra ventaja: estas porque tienes el derecho a estar, no se lo debes a nadie; por tanto eres más libre. Incluso el teniente de la inspección tendría que ser por antiguedad. Y el Jefe de la Inspección habría de ser nombrado con un amplio consenso en el Consejo Fiscal, vinculante para el FGE. Así se conseguiría -creo, aunque puedo estar equivocado- una mayor autoridad en el Inspector respecto del FGE. Me temo sin embargo que nuestras autoridades no piensan así; cuanto menos fuertes son hacia afuera, más fuertes quieren ser hacia dentro. Y eso es un mal asunto.

Dark Fiscal dijo...

Tras las últimas gambadas que la Inspección ha venido cometiendo en los Concursos no se cómo no se les cae la cara de vergüenza. Supongo que estarán muy ocupados por que no les vuelvan a meter en un 305 para ir de inspección por la fiscalías provinciales, teniendo que hablar con esos fiscalillos de provincias que no saben lo que es la razón de estado que mueve sus actuales actividades

CFabrega dijo...

La verdad que tanto pesimismo me sobrepasa. Estoy orgulloso se ser Fiscal y de mi labor como tal. Y no voy a cambiar por mucho que nos aprieten. Creo que hay muchas cosas que cambiar y poco interés en hacerlo. Pero que queréis que os diga por muy difícil que sea la tarea yo seguiré luchando en mis posibilidades por un mejor modelo. Y, lo mas importante, seguiré dando el mejor servicio publico que es para lo que me pagan.

Salvador Viada dijo...

CFabrega, sin conocerte -creo- he leído y oído muchas cosas de ti que me hacen respetarte mucho profesionalmente, y me gusta leerte por aquí. Pero creo que mezclas planos distintos. Aquí criticamos a la Fiscalía, básicamente, porque su dirección y su organización hace imposible que la ley se aplique por igual para todos, que esa es la madre del cordero. Para conseguir eso se han de perpetrar todo tipo de -llamémosle- decisiones discreccionales que molestan y escandalizan a muchos y que en su conjunto la sociedad no entiende. Pero luego, en el plano de nuestro trabajo individual, creo que hay que procurar el mejor servicio posible y actuar con la mayor profesionalidad. Cosas diferentes. Sufrimos por la Fiscalía que 30 años de perforación político partidista han dejado. Y queremos -y intentaremos que se produzcan- cambios importantes en la Fiscalía y en la Justicia española. Pero en contraprestación de la ligera soldada que recibimos, y por respeto al justiciable, hay que trabajar lo mejor posible.

Lupo dijo...

¿Porqué será que cuando se demandan cambios, se denuncian injusticias, y se reclaman reformas en las Fiscalías siempre sale algún tío de la vara con lo del servicio público?, ¿Quiere eso decir que levantar la voz en Fiscalia va contra el Servicio Público?, ¿Que servicio publico se presta aceptando a capón esta Fiscalia actual?. Es lo de siempre, como yo lo hago bien, poco importa como lo hagan la demás, o, lo que es peor, como a mi no me machacan que más da que machaquen al de al lado. Es esta mayoría silenciosa, hasta la muerte, la que lastra cualquier cambio, siempre de perfil, mirando a otro lado ante los abusos e injusticias, aquietando sus conciencias en que ellos no hacen eso.... no debieron estudiar eso de la "comisión por omisión".... Puag

Dark Fiscal dijo...

¿Servicio Público = omerta y machaqueo al disidente?

Anónimo dijo...

Hay, apreciado Salvador, extremos q no entiendo de tu propuesta de nombramientos.Menos dedo y más mérito pero la libre designación en la mayor parte de las ocasiones no significa q el designado no tenga méritos para ser nombrado. Además quien decide quien es más meritorio? Qué es tener más méritos? Qué es el mérito en sí? La antigüedad? Cursos? Idiomas? Dependerá de lo que se busque para el puesto creo yo
En cualquier caso no te engañes , salvo honrosas excepciones los fiscales prefieren pasar de puntillas por los procedimientos y por la fiscalía, eso si practicando una costumbre arraigada y extendida: criticando y quejándose

Salvador Viada dijo...

Reconozco que me preocupa tu comentario, anónimo último. ¿Tan desencantado estás que no crees en que se puede establecer un criterio objetivo de valoración de méritos? ¿o es que crees que quien manda siempre decide bien? Claro que se pueden establecer criterios: intenta conseguir una plaza en la UE o en Naciones Unidas y veras. La ausencia de reglas es perfecta para que quien manda o influye coloque a quien le de la gana, sea un amigo, un compañero de asociación, o al caballo de Calígula. Eso es lo que hay que evitar, y por eso hay que seguir peleando. Y tampoco comparto esa generalización sobre el colectivo de fiscales. Un saludo

Anónimo dijo...

Como se explica en "El sectarismo en la Justicia", trabajo que difunde la página de APIF, el Fiscal General ya nombra a dedo a los miembros de la Inspección Fiscal, como también hace, -entre otros muchos-, con todos <> (art. 36.1 EOMF).
Así que no creo que sea ésta la reforma estrella del nuevo Estatuto. Seguramente las sorpresas vendrán por otros lados.

Salvador Viada dijo...

Pronto lo sabremos. En el último Consejo Fiscal de julio, el FGE anunció que el Estatuto estaba acabado, que en septiembre -es decir, en pocos días- se repartiría por las Fiscalías y que en octubre se discutiría en el Consejo Fiscal. Veremos si hay sorpresas, y si hay algunas buenas, ojalá. Por cierto, ¿se sabe algo del Libro Blanco?

Anónimo dijo...

Si, hombre, el Libro Blanco es ese que, según la Profecía, traerá el equilibrio a la Fuerza, quiero decir, a la Fiscalía y que resolverá todos los problemas pfffJAJAJAJA

Anónimo dijo...

No, hombre, es libro blanco porque el que másmanda es del Madrí. En otro caso sería el libro culé o el rojiblanco. El contenido final sólo servirá de pisapapeles.