miércoles, 4 de septiembre de 2013

RECOGIDA DE AVALES

Me cuentan que no son pocos los avales (cientos y cientos) que algunos jueces han obtenido de sus compañeros para ser elegibles por los partidos políticos a formar parte del nuevo Consejo del Poder Judicial.   También me dicen que a pesar de ello, los avalistas no llegan a mil (lo que significa rondar un 20 por ciento de la Carrera: no demasiado, ciertamente).   Saben todos que el nuevo sistema diseñado para el CGPJ está mucho más politizado que el anterior (que ya había caído en gran desprestigio), pero a pesar de todo se siguen pidiendo avales, sigue habiendo bastante gente que quiere ir al Consejo, incluso uniendo su trayectoria futura y sus imagen al partido político que eventualmente le apoye.   De esos jueces, de cuya conducta no tengo nada que objetar (son opciones personales que yo no comparto, pero que actúan en el cumplimiento de la ley), los hay que pertenecen a asociaciones que han decidido boicotear el nuevo sistema.  La APM, cada día más vinculada al PP, participa sabedora de que con ello controlará el Consejo y así los nombramientos principales y la inspección; pero JD y Victorinos decidieron orgánicamente no presentar a nadie, aunque "a título personal" jueces muy significados de las mismas piden avales y otros jueces se los dan.    Creo que al menos -puedo estar equivocado y lo sentiría- del Foro Judicial Independiente no hay nadie que "a título personal" esté recogiendo avales.    A quienes dan los avales yo les diría que el aval no es solo el que le das a un compañero que viene a tu despacho y al que -como te cae bien- resulta violento negárselo.   El aval no es al compañero solo; el aval es al sistema diseñado.   El aval se esgrimirá como un triunfo y como la manifestación de la aceptación de los jueces al nuevo sistema que -todo el mundo parece estar de acuerdo en la judicatura- empeora la posición institucional del CGPJ.  El aval a un compañero legitima el nuevo sistema.   Como a mi el nuevo sistema me gusta tan poco como el anterior, porque someten al poder judicial al control último de los políticos y es causante principal del desastroso estado e imagen de la Justicia en España, yo no daría ni un aval.  A nadie.   Procuraría explicarlo bien al compañero que lo pide, que tal vez crea que él puede arreglar las cosas que están mal (ingenuamente, claro).  Pero le diría que no.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los Fiscales os presentáis y votáis a vuestro Consejo Fiscal, el mismo consejo que aquí decís que es malo malo y esta corrupto corrupto, así que ¿porque os extrañáis de que los Jueces hagan lo mismo?. Un régimen podrido no admite excepciones.

Anónimo dijo...

Mira, te voy a dar la razón, nuestro CF apesta y a título corporativo no tenemos nada de lo que presumir. Ahora bien, lo del Consejo General nos afecta también como ciudadanos.