miércoles, 29 de octubre de 2008

PRINCIPALES EFECTOS DEL PLAZO EN LAS JEFATURAS

Hace unos años nos quejábamos de que las jefaturas eran vitalicias: un jefe era elegido y podía jubilarse en el puesto sin temor a ser removido. A ninguno nos gustaba eso (los más veteranos hubimos de aguantar en ocasiones a jefes que habían ya hecho de su capa un sayo). Pero pedíamos alguna garantía para cambiar hacia un sistema de renovación periódica. Se optó por no conferir garantía alguna, y más aún: hoy la mayor parte de los puestos de dirección de la Carrera Fiscal en España son por un plazo de cinco años. Este sistema de renovación de cargos de responsabilidad en la carrera fiscal ha traído un efecto previsible: dado que quien elige finalmente es el Gobierno de turno o su Fiscal General, pues todo el mundo a estar tranquilo porque "el que se mueve no sale en la foto". Han apaciguado manu militari las ganas de cambiar, el librepensamiento, las ganas de criticar lo que está mal, el ansia de independencia de la Fiscalía y en algunos casos hasta la vocación profesional. Hoy esto parece una plaza derrotada en el que hasta en el café se habla en voz baja. Nuestras carreras, nuestro progreso profesional, nuestras aspiraciones legítimas están en manos de los políticos y de sus correas de trasmisión en la carrera que son las asociaciones mayoritarias (que en conjunto no representan ni el 20 por ciento de la carrera). No veo más salida para esta situación que el apoyar la tercera vía, la Independiente. Y reafirmar nuestras ideas en favor de la despolitización de la Justicia, hablando con libertad; con respeto, pero sin miedo.

2 comentarios:

Silvia dijo...

Solo falta que esa confianza que con ese toque optimista depositas en la Independiente sea compartida por otros muchos.
Pero como ya sabes yo soy el lado pesimista de este blog , así que a lo mío:
El concepto de asociacionismo en nuestra carrera - y en la hermana- está seriamente dañado. Más que pese a las asociaciones mayoritarias , la mayoría de la Carrera dice pertenecer a "la mayoritaria" - no asociados-, por algo será. A éstos , tal y como esta el patio, les resulta difícil creer que existe una asociación de ingenuotes que simplemente pretenden inútilmente que las cosas funcionen un poco mejor y sobre todo con independencia del poder de turno. Y si alguno lo llega a creer simplemente ven una panda de jóvenes ingenuos . Se hizo mucho daño a la independiente en el momento de su creación , alguien sabrá porqué.
El que quiere una carrera diseñada a la medida optará por las otras asociaciones ,que es donde se reparten los cargos y donde se diseñan carreras de estrella, esa sin embargo es una minoria en la carrera donde, afortunadamente, abundamos los profesionales con vocación puramente jurídica .
De ahía que el resto en su mayoría pasa de historias de asociaciones, el café es su forma de "arreglar" el mundo y a currar que es lo que hay. Pero bueno mantendremos la confianza que, todavía, hay excepciones en un termino medio , gente a la que gustándoles su trabajo les gustaría también que las cosas funcionaran de otra forma , sólo por variar , porque es todo tan predecible que da pena y aburre ..

Salvador Viada dijo...

Si, eso es lo que hace la mayoría. Pero en el café no se arregla nada. Hay que expresar lo que quieres para tu profesión, para tu Carrera y para la Justicia bien de manera individual o colectiva, de manera pública. Con eso quitas el temor o la timidez a otros compañeros, y escuchas también públicamente lo que otros dicen. Y así, poco a poco, las cosas pueden mejorar. En otro caso, seguiremos en crisis.