sábado, 11 de octubre de 2008

¿QUÉ HACEMOS CON LOS JUICIOS DE FALTAS?

Hace tiempo escribí un articulín, inédito, que se titulaba algo así "conozca la Comunidad Autónoma haciendo faltas", diez años después siento que el tema sigue de actualidad . Entonces , haciendo esfuerzos por darle a aquello un tono humorístico relataba cómo era yo testigo de los avances de las obras públicas de la Comunidad de mi destino , mes a mes , cada vez que iba a celebrar las tres faltas de rigor a aquel pueblecito donde todavía hoy tengo que volver a degustar un buen pescadito. La obras públicas avanzaban a una velocidad de vértigo , mientras que la justicia se me aparecía más que lenta y polvorienta.
Hoy la situación , pese a las videoconferencias donde las haya, se mantiene: los Fiscales nos hacemos kilómetros diariamente para celebrar juicios de faltas y vistas diversas ,que se han multiplicado por cuatro en los últimos años. Junto a ello , los más afortunados celebran juicios de faltas, hasta diez incluso , en un misma mañana en el Juzgado de al lado. Un privilegio.
Pese a este esfuerzo , el ciudadano medio sigue pensando que aquello no es justicia . El justiciable no sabe que ese mismo Juez , ese Secretario y ese Fiscal están atendiendo los detenidos por violencia de género ; o que, quizá, en ese mismo Juzgado se acaban de practicar entradas y registros en una operación de narcotráfico y que el Juez está pendiente de ello ; o que, quizá, el Fiscal ha dejado sobre la mesa, desde hace varios días, un asunto de diez tomos que no ha podido ni ver de qué va entre la guardia y los juicios; o , lo más probable , todo lo anterior junto . El ciudadano lógicamente a acude a su juicio y no entiende que todos aquellos, que dicen que imparten justicia, no le prestan a su juicio la debida atención a su asunto , si la cremallera se rompió o estaba rota; si el Yorkshire iba o no suelto; si la mortadela se pudo o no poner a la venta; o si la vecina dijo realmente lo que dicen que dijo…. . En fin, que el esfuerzo de todos es en vano .
No sé , yo creo que va siendo hora de racionalizar un poco el sistema, aquella autovía se inauguró hace un par de años .

2 comentarios:

Salvador Viada dijo...

Las faltas siempre han sido un problema en las Fiscalías. Yo recuerdo perfectamente tener que alternar mi tiempo estudiando y acusando delitos gravísimos con mis uno o dos días en peleas de vecinos, mordeduras de perro, hurtos de supermercado o accidentes de coche. Si uno piensa lo que ocurre en un gran despacho de abogados, vemos que los socios, los abogados más experimentados nunca van a esas bagatelas. Su tiempo es demasiado valioso y hay que invertirlo en cosas más importantes. Pero todo el tiempo de todos los Fiscales vale lo mismo, según parece. Yo creo que esto no es lógico. Hace tiempo que vengo defendiendo la creación de un cuerpo de Ayudantes del Fiscal, que se encargaran de hacer los trabajos "menos valiosos" atribuidos al Ministerio Fiscal. En mi opinión se trata de racionalizar un poco el sistema. Porque es verdad que en las Fiscalías no se distingue entre trabajo "valioso" o "importante". Se habla de trabajo, de ocupaciones, de números. Esta manera de funcionar desincentiva a los Fiscales y desaprovecha los talentos de quienes estudian más, se esfuerzan más y se aplican más en su trabajo.

Silvia dijo...

Eso suena mejor y más factible que la idea que se me pasa cada día de faltas por la cabeza: decapitarlas vía principio de oportunidad. Pero tu idea deja fuera a los Juzgados que, colapsados por todos lados como están, pierden bonitas mañanas celebrando faltas , poniendo sentencias de faltas y no olvidemos ejecutando penas de faltas. Eso aunque no lo parezca es mucha carga de trabajo para los Juzgados de Instrucción , que aparte sabemos ,intentan tramitar causas por delincuencia organizada,delitos fiscales y otros más comunes.
Una propuesta , lo sé, absolutamente surrealista en aras a mejorara el sistema "para todos" pasaría , a mi juicio ,por empezar por limpiar legislativamente el catálogo de faltas, crear un sistema de arbitraje vecinal y sus semejantes, principio de oportunidad por causas tasadas ...y en fin tantas cosas tan complicadas... , que la idea del ayudante de Fiscal es la mar de sencilla. Hay que venderla.