lunes, 7 de diciembre de 2009

ESO NO ES CONSENSO; ESO SON CUOTAS

Inmunes a los problemas que su actitud en relación con los nombramientos clave en la Justicia española ha ido causando, los partidos continúan haciendo lo mismo: nada de reconocimiento de errores, nada de autocrítica.   La renovación del Tribunal Constitucional está pendiente de que el PSOE acepte como magistrado al anterior portavoz del CGPJ, y principal ariete en el anterior Consejo contra el gobierno socialista.     Las razones de unos para insistir en su nombramiento y las de otro para oponerse son las mismas.   Yo me pregunto si por ese camino no se están perdiendo demasiadas cosas.  Me pregunto a veces porqué es tan complicado encontrar a un juez, un catedrático o un fiscal no absolutamente afín a ningún partido, que pudiera ser aceptado sin esfuerzo por ambos partidos sin tener que exigir a cambio otro nombre de lealtad probada.  Algún Erasmo más, algún Lutero menos.   ¿Es tan complicado tener sentido común (o sentido de Estado)? 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sin falsa modestia, habemos muchos pero nuestro teléfono no suena, no nos buscan para los altos destinos... nos quieren más bien para hacer el trabajo que otros no tienen tiempo de llevar a cabo porque están de pasillos, haciendo notar a quien interesa lo afines que son con quienes lo son. Salva, el mundo es francamente mejorable, en este nuestro ámbito y en otros muchos. Lo grave es que a nosotros se nos llene la boca apelando a la justicia y la imparcialidad, y luego nos apuntemos al carro de las cuotas no por un plato de lentejas, sino por un plato de wiskas.