miércoles, 2 de diciembre de 2009

FALSO CULPABLE

Una vez más, Jurista (de quien me sentiría muy honrado si me permitiera habilitarla para que hiciera entradas por si misma) pone sobre el tapete un asunto terrible.   No he seguido la cuestión más que por la prensa, pero debo reconocer que -en el toma y daca del día a día- ni me escandalicé con los titulares de periódicos que condenaban a ese jóven de antemano, ni pensé que el detenido era -todavía- inocente.  Bien que lo siento.   Espero que este caso pueda servir como recordatorio de que la dignidad de la persona ha de respetarse siempre (en caso contrario puede ocurrir cosas tan lamentables como la que aqui han ocurrido), incluso cuando la opinión pública arrastra al presunto culpable por el lodo.   Yo creo que lo ocurrido en Canarias hay que investigarlo a fondo, y sacar a flote hasta la última responsabilidad en relación con el sufrimiento de ese ciudadano.

9 comentarios:

Silvia dijo...

Estamos demasiado acostumbrados a los juicios paralelos y parece que desde las instituciones no se responde con eficacia contra ellos.

Una jurista dijo...

Gracias, Salva por este post y por escibir también sobre lo que nos importa como ciudadanos y como juristas. Vuelvo a decir lo que en mi comentario anterior. Me duele, me altera, me pongo en la piel de ese joven que está sufriendo doblemente. Me pregunto, por qué tantos mecanismos y garantías que tenemos en nuestro país han fallado, para ignorar los más elementales derechos de este ciudadano como el de presunción de inocencia. Me pregunto hasta dónde son capaces de llegar los límites de la desinformación. Me pregunto si habrá un fiscal, un juez que admita las querellas que este joven va a presentar contra quienes lo condenaron antes de ser juzgado. Me pregunto si habrá una sentencia justa. Me pregunto, en fin, si los que condenaron querrán ver ahora respetados sus derechos. Espero que su dolor pase y que su honor se vea restablecido. Los cinco días en prisión, los deseos de su muerte que alguien ha llegado a plasmar por escrito, esos no pasarán. Confío en que esas mujeres, esos hombres justos estén ahí, en algún lugar para resarcirle al menos en esos extremos. No es el momento de la venganza, sino de la justicia.

Salvador Viada dijo...

Yo espero que si, que lo que dice ese jóven que le ocurrió, se investigue y se aclare. Desde luego, cuando ocurren cosas como estas, hay que parar y empezar a considerar aspectos que se nos pasan por alto normalmente. Yo creo que las cámaras de televisión o las fotografías a detenidos deberían estar prohibidas. Desde luego, debería dar acción al detenido a demandar al medio que las publica igual que está prohibido publicar la imagen de los menores. La persona que atraviesa el trance de una detención, en muchas ocasiones, puede ser el peor momento de su vida. No entiendo qué interes puede haber que sea preponderante a protegerle en esos momentos. Con el efecto de que a partir de ahí se genera el interés por el juicio paralelo. Estoy seguro de que en otros países europeos eso ya está regulado.

LUPO dijo...

Este no es sino un caso mas de la pena de “paseíllo” al que los detenidos son sometidos diariamente y en casi todos los lugares de España. Mucho se ha escrito sobre la pena de “banquillo” y muchos miramientos deberíamos tener antes de hacer calificaciones al tun tun y hacer pasar a la gente de modo gratuito por el “trago” de ir a Juicio. Y sin embargo hemos admitido normal ese paseíllo de los detenidos que, para más inri, obedece a la desidia de las administraciones de dotar a la Justicia de instalaciones dignas. He disfrutado de Palacios de Justicia nuevecitos, con su aparcamiento correspondiente, inaugurados a bombo y platillo, en los que no se pensó que los traslados de presos los hacia la Guardia Civil en uno de esos vehículos que a tal fin disponen, grandes, y que no pasaban por la puerta, con lo que tenían que aparcar fuera y sacar a los detenidos en “cuerda” por la calle. He visto aparcamientos de viejas instalaciones judiciales donde la “lechera” ordinaria de la Policía chocaba con el techo de la entrada, o donde aparcan a la puerta de la entrada de calabozos las dos primeras debiendo las siguientes hacerlo al otro lado de la calle desde donde, de nuevo, se ven obligados a “pasear” a los detenidos. ¿Y qué pasa una vez en el interior?, pues que son conducidos compartiendo ascensor, pasillos, salas e instalaciones con cuanta persona le de por acudir ese día al Palacio de Justicia, esposados, con la cara al descubierto, reconocibles… y no entro a reseñar las condiciones en que son tratados los menores a nada que la Fiscalía o el Juzgado de Menores comparta instalación con el resto de jurisdicciones. Y si a todo esto añadimos las innovaciones técnicas (¡jodios móviles con cámara!), y la “profesionalidad” de nuestra prensa (lo siento Pepe pero soy de los que huye de ella como gato escaldado), pues tenemos este penoso resultado, a repetir, y sobre el que, salvo gente de buena fe como Jurista, sólo se ha puesto atención cuando las víctimas de esos “paseos” han resultado pertenecer a la clase política, nuestra casta de intocables “made in spain”

Silvia dijo...

Bueno no se si vivo en un mundo distinto , pero la prensa amarillista lleva ahí unos años. Hoy cientos de programas de Tv y la prensa que se dice seria sigue el estereotipo que hace años escandalizó a algunos ,pocos, a raiz de unas menores asesinadas en una población valenciana cuyo nombre no quiero recordar .
No veo interés en proteger la imagen del detenido sino más bien todo lo contrario- sobre todo en deteminados casos digamos mediáticos- . Lo peor es cuando ese tratamiento de la "noticia " influye en la actuación de alguna institución en respuesta al clamor popular...
Pero bueno , hace poco la alarma social era causa justificante de la prisión preventiva , en eso al menos hemos avanzado - y mucho-, es evidente que queda mucho trecho pero la responsabilidad es de TODOS, y sino hacer un poco de zappin.
Tampoco creo que en otros paises esté el tema mejor regulado, a bote pronto : en Inglaterra los reality shows de menores contando barbaridades de los hijos de sus hijos o de los vecinos de sus hijos es de escándalo y hablamos de menores!!
En fin esperemos que se diluciden responsabilidades por este linchamiento público, pero no creo que haga falta regular nada , la presunción de inocencia ya está ahí , el secreto de sumario y demás ...,bastaría con que se respetaran las reglas del juego del Estado de Derecho .

Una jurista dijo...

Eso espero, Salva. Siempre pienso que esto nos puede pasar a cualquiera: a nosotros, a nuestros hermanos, hijos o amigos y entonces...¿qué?. Yo tampoco entiendo la preponderancia que ha dado el TC a la libertad de expresión sobre otros derechos en mi opinión más esenciales en la escala de protección.
Por cierto, te agradezco mucho el cumplido de la entrada. Por el momento, prefiero seguir en este relativo anonimato, aunque creo que al paso que voy algún día, sí, te voy a pedir la "habilitación :) Quizás cuando todos -si es que eso sucede- nos conozcamos algún día. Saludos afectuosos.

Una jurista dijo...

Lupo, me alegra y me reconcilia un poco con la justicia el que un fiscal como tú (yo conozco a otro más que piensa igual y del cual sigo enamorada), haga una reflexión sobre las calificaciones "al tun tun" que a veces "hacen pasar a la gente de modo gratuito por el trago de ir a Juicio". Quiero creer que no son habituales, aunque lo cierto es que para mí,por desgracia, cada vez cobra más sentido el dicho de que el papel lo aguanta todo. Sí, estoy con Silvia en que la resonsabilidad es de todos. Por cierto, que sí lo relatado por este joven acerca cómo fue tratado por la policía, se ajusta totalmente a la verdad, apaga y vámonos. Sé que aquí no puedo decirlo. No quiero ser ingenua. Sé que determinadas cosas suceden, pero ¡¡¡Dios!!! es que es tan dícil un entendimiento al respecto de qué trato se debe de dar a un detenido. Que eso no tiene nada que ver con intentar averiguar la verdad en un interrogatorio. Sí, este caso me ha tocado de verdad. Quizás porque en los últimos años he visto demasiado y demasiado cerca. Saludos afectuosos.

Valentín Ruiz dijo...

Salvador:
Te mando un resumen por correo electrónico, que explica lo sucedido.

Una jurista dijo...

Queridos Fiscales:

Hoy en mi rutina de leer varios periódicos digitales (de Madrid y de fuera de Madrid) me he encontrado con un artículo en lavozdegalicia.es titulado "La amarga canción de los inocentes". Personas que han sido absueltas después de estar varios días en prisión y que cuentan como fue su vida entonces y después. Sé que los errores existen en todos los ámbitos de la vida y que nadie es infalible, pero hablando de asuntos que afectan a la vida y libertad de las personas, espero , por el bien de todos y del Estado de Derecho, que estos casos cada vez sean menos. Os copio a continuación el link al artículo. http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2009/12/06/0003_8153722.htm