viernes, 11 de diciembre de 2009

RENOVACIONES DE LOS JEFES

Todos somos estupendos, no hay duda. Y quién ha sido elegido para una Jefatura, lo hace siempre estupendamente, de manera que su renovación le viene garantizada. He oído muchas veces decir: "es que lo hace estupendamente de Jefe". Pues bien, a mi -modestamente- me parece que en las renovaciones hay que oir a la plantilla. Que la plantilla diga, con voto secreto, si realmente ese jefe ha actuado estupendamente. Yo creo -aunque la idea no es mía, sino de Lupo- que el Consejo Fiscal ha de saber lo que opina la plantilla. Y luego votar tomando en cuenta lo que la plantilla ha dicho. Esos juicios "estupendos" sin oir a la gente (u oyendo a los afines) me parece mal. Por otra parte hay una cuestión de aritmética: las asociaciones presentes en el Consejo han ido preocupándose de no perjudicar a sus asociados en modo alguno, y sin duda lo han conseguido. Si encima las renovaciones son automáticas (o casi), resulta que quienes en su día fueron postergados para ciertos puestos, ven ahora que la situación se perpetúa. Y no lo olvidemos, todos (no solo algunos), somos estupendos.

30 comentarios:

Silvia dijo...

Creo que es una idea que tiene que prosperar porque siendo todos los jefes tan estupendos , estarán encantados de que esa impresión cierta sea refrendada por sus fiscales.Eso sí, hay que garantizar el secreto ,sino, pierde su gracia .

Despiste dijo...

Salva, más que información obtenida con reserva, como propones, creo que sería bueno que los futuros vocales del consejo esteís más cerca de la realidad, vayaís a las Fiscalías y hableis con los Fiscales cuyo jefe vaya a ser renovado o nombrado de nuevas. Eso de que el Consejo se reúna de vez en cuando en Madrid y el resto de los días cada cual esté a su bola, debería terminar. Así, podríais llevar vuestras impresiones a las diferentes reuniones y quizá las cosas rompieran su inercia alguna vez. Y cuidado, porque los Fiscales le pueden tener gato a su jefe y no estar justificado, que no toda opinión mayoritaria es necesariamente justa.

Salvador Viada dijo...

Bueno, eso de las visitas a las Fiscalías con regularidad es imprescindible, naturalmente. Ese es un trabajo que considero incluído entre las obligaciones del vocal. Pero eso me obliga a mi (y a algunos más de la APIF, con los que he hablado) si los fiscales nos llevan al Consejo. Seguramente si se habla con los compañeros de las Fiscalías muchas cosas que ahora no se saben en el Consejo estarían mucho más claras. Pero lo que yo digo es que oir a la gente en una cuestión que les afecta directamente es algo que debería ser obligado (por supuesto, no de manera vinculante, ya que los fiscales no saben quién más compite para la plaza). Y esa referencia debe ser considerada a la hora de decidir.

Silvia dijo...

La idea que aporta Despiste debería constituir obligación, al menos moral, para los vocales que de verdad quieren asumir una representación de la carrera fiscal ; sin embargo la realidad , o al menos mi experiencia, es que no he visto un vocal del consejo visitar en tal concepto fiscalía alguna una vez elegidos . Hay quien piensa, creo que erróneamente, que los vocales son accesibles , que están al alcance de todos ... yo al menos nunca he tenido esa impresión.
Creo que son los vocales los que tiene que preocuparse de enterarse de los problemas de la carrera fiscal a la que representan y para eso como dice Despiste hay que entar en contacto con la realidad de las fiscalias , que va mucho más alla de los nombramientos o renovaciones .

Salvador Viada dijo...

Pero es que además vivimos como si no estuviera pasando nada. Con una Justicia de muy mala calidad, con una politización extrema en el CGPJ y en la Fiscalía, con los jueces tratando de exprimir al Minsiterio como si fuera un limón y con los fiscales apartados de toda influencia, con dos asociaciones subvencionadas pendientes de lo que están. Hace falta cambiar muchas cosas en la Fiscalía y en la Justicia; para mi las visitas a las Fiscalías por los vocales han de tener un triple propósito: informar a los fiscales, recibir información, y sobre todo, concienciarnos todos de la necesidad de organizar una gran Convención nacional para hablar de cosas como los cambios procesales, las relaciones con el FGE, nuestro estatuto profesional y también del derecho de huelga que están los fiscales dispuestos a ejercer, si es que lo están.

Anónimo dijo...

¿Oír a la plantilla? Joé. A ver si ahora resulta que en lo público vamos a ir más por delante que en la empresa privada donde no se oye a nadie. Pudiera suceder que simplemente por tirria -o de manera injusta- o por inexperiencia -Fiscalías con gente muy joven-, unos cuantos se propusieran desacreditar o juzgar desacertadamente a un Jefe. Esto recuerda a las evaluaciones que se hacían en la Facultad, donde el profe más cachondo siempre trinfaba y el que exigía, claro, era denostado.

Fdo. Venus de Cnido

Salvador Viada dijo...

Estimada Venus de Cnido, yo creo que somos ya mayorcitos para saber cuando estamos ante un "cachondo" o ante un incompetente. Yo tuve de Jefe a Villarejo: ya podían venir unos cuantos a desacreditarle, que yo sabía que era un Jefe extraordinario. Tuve también a Jefes que habían perdido por completo sus capacidades: podían venir envueltos en celofán, pero yo tenía mi criterio formado. De todas maneras, me da la sensación -y me alegro por tí- que no has pillado nunca uno de esos tipos capaces de destrozar vocaciones.

Pepe dijo...

Siempre me ha sorprendido el miedo de algunos de oir la voz de los fiscales. Somos mayores de edad, universitarios, sacamos una dura oposición, ejercitamos una función muy importante que afecta cada día a derechos fundamentales de los ciudadanos, pero , ¡ojo! somos unos inconscientes, no podemos opinar sobre nuestros jefes. Eso me suena a que solo una casta privilegiada y subvencionada puede repartirse el pastel , porque ellos por mandato divino (o más bien político) saben qué es lo bueno para todos los demás.
Nosotros, desde la APIF, no queremos que el FGE deje de proponer al Ministro los nombramientos , solo faltaría, no somos tan atrevidos, pero sí que consideramos que la opinión de una Fiscalía debería tenerse en cuenta a la hora de renovar a un Fiscal jefe. ¿Qué ocurre , que al FGE no le interesa saber lo que pasa en todas y cada una de las Fiscalías de España y cómo funcionan y cómo ejercen la jefatura los fiscales designados por él o por su antecesor?

Silvia dijo...

Yo creo anónimo que por "oir" a los fiscales no se puede producir ninguna catástrofe , simplemente el consejo fiscal tendrá un dato más para tomar una decisión que va a afectar a esos fiscales.
No seamos ingenuos hasta hora "esa audiencia" existe , muy limitada , pero existe. Se produce generalmente a través de una llamada de teléfono entre determinadas asociaciones que avalan determinados nombramientos o renovaciones . Si eso está ahí , si vivimos con ello sin alarmarnos , ¿ porque nos tiene que preocupar que se oiga a los fiscales? , ¿ porque son jóvenes e inexpertos para valorar lo que es un buen jefe? ,¿ porque pueden equivocarse?...
Y yo me pregunto: ¿no le ha preocupado al Consejo equivocarse nombrar o renovar un jefe?, ¿no ayudaria a los vocales saber por el voto del todos los fiscales ( - secreto y no vinculante - cómo creen ellos que lo está haciendo el aspirante a la renovación?
Creo que todos nos podemos equivocar , se trata de reducir el margen de errores y de dar entrada a la audiencia de todos en decisiones que nos afectan a todos.

fiscalillo dijo...

a titulo personal estoy de acuerdo con vosotros y se nos debería oir en las renovaciones. pero no olvideis que eso requiere reforma de la ley y el consejo carece de potestad lesgislativa incluso reglamentaria. de todo lo demás ok, pero las limitaciones del Consejo son reales, los vocales carecen de dietas para viajar salvo plenos, no puedne entrevistarse con todos los candidatos pq para eso hay que constituirse en pleno y no tiene relevación de funciones...

Anónimo dijo...

Salvador, cuándo hablas de tu opinión sobre tus jefes, no dejas resquicio al error... si crees que es bueno, es bueno, si malo, peor... pero para gustos están los jefes, conozco personas que hacen una critica muy dura de quién tu nombras como un ejemplo de buen jefe, y tampoco resulta del todo desajustada. Demasiada subjetividad en este post.

Salvador Viada dijo...

Gracias, anónimo: claro, es mi opinión sobre ciertos jefes y es mi voto sobre ellos. Pero lo que se defiende es que opinen todos los de una fiscalía. La suma de las opiniones individuales es lo que dará una pista sobre si ese jefe ha sido válido o no. Yo defiendo el derecho a que se nos oiga, no a tener razón sobre lo que decimos.
Por supuesto que en relación a Carlos hay opiniones encontradas. Yo lo tuve siete años -sus últimos años de jefe- y fueron los mejores de mi carrera. Otros, que no lo tuvieron nunca de jefe, participaron en su depuración (sin oir a los fiscales de su fiscalía). Yo hablo por mi.

Silvia dijo...

Pues si hay que cambiar la ley , se cambia , si ello mejora el nombramiento de los cargos merece la pena.
No sé porqué cuando hay que proponer un cambio legislativo nos echamos para atrás , recientemente hemos sido testigos de la presentación de una enmienda para la corrección de un terrble error respecto al Estatuto y parece que no es para tanto.
En todo caso , eso de que "hay que cambiar la Ley" es al menos dudoso. Se trata solo de que el Consejo Fiscal tenga un dato más a valorar , no vinculante ... lo que no afecta a la decisión final que, en nombramientos discreccionales , corresponde al FGE.
Así que si la idea es buena no busquemos trabas .

Por otra parte el que quiere ser vocal del Consejo en representación de la carrera fiscal debe saber, cuando accede voluntariamente al cargo, que no está relevado de funciones y que no hay dietas... ello no obsta para que si realmente quiere cumplir su función se las ingenie para ello.
No olvidemos que hay una asociación de fiscales que hasta la fecha ha funcionado, desde hace siete años, sin subveciones y sin relevación de funciones , la APIF .

Anónimo dijo...

Bueno, a ver si me permite explicarme medianamente bien la neurona ya que hoy es domingo, pero como se acercan las Elecciones habrá que hacer un esfuerzo...

Creo que la idea de "oír" a los Fiscales en las renovaciones no suena mal. A mi también me parece que quizá algo tendríamos que decir. Parece justa, -"democrática"- y, teóricamente, nadie tendría que tener miedo a una "evaluación secreta y anónima". No obstante, vamos a ver si estamos inventando algo nuevo o no, y, en su caso, si esto se hace en otros colectivos.

En el ámbito de la Administración Pública en general, creo que no se oye a los funcionarios subordinados de cara al nombramiento de los Jefes de Negociado, Directores Generales y demás altos cargos. Todo lo más, supongo, se les pedirá opinión encubierta sobre la valía del sujeto.

En el ámbito privado, igualmente. Sólo cuenta la votación de os órganos rectores o Consejos de Administración de cara a los órganos de dirección.

En el ámbito de los jueces, que es el órgano más afín donde podemos mirarnos, tampoco, aunque creo que caben matices. Desde luego que a todos los jueces no se les oye para el nombramiento de los Vocales del Consejo ni tampoco para los de los Presidentes de TSJ; en cambio, y aquí creo que es importante tenerlo en cuenta, tienen mecanismos de participación directa respecto de la elección de los Jueces Decanos y Salas de Gobierno.

¿Por qué disiento de esa especie de "audiencia reservada" que proponéis? Porque no me parece justa esa forma de crear una especie de expediente profesional paralelo de una persona. Salvador, ¿acaso no crees que el "anonimato" sería una oportunidad estupenda para denostar a una persona por simples razones de falta de sintonía personal y, viceversa, para ensalzar a un incapaz por el simple hecho de la amistad? Obviamente sí, ya que el anonimato lo permite. Esto es tan antiguo como la condición humana. ¿No te parece que un grupo de presión en una Fiscalía podría ponerse de acuerdo para poner sobre el papel comentarios injustos o demasiado condescendientes sobre el proceder de un Jefe con el fin de intentar relevarle o perpetuarle? A partir de ahí, ¿qué se haría con toda esa información relevante de esa persona? Yo creo que quien tenga que decir algo, que lo manifieste abierta y directamente, pero que no se creen archivos paralelos respecto del proceder de una persona.

A mi me parece que el sistema actual está bien como está aunuqe admite mejoras: p.ej., el juego de las mayorías al igual que en el CGOJ.Tenemos un órgano, el Consejo Fiscal, que participa con el Fiscal General de los nombramientos. Los Vocales, si quieren votar en conciencia -que ese es otro tema-, deberían de sondear las Fiscalías para ver qué tal está realizando el Jefe su labor y plantearle con valentía al Fiscal General su renovación o cese. Por otro lado, los afiliados a las distintas asociaciones siempre pueden informar a sus Vocales lo que tengan por conveniente respecto de cómo actúa un Jefe y éstos manifestarlo en las reuniones del Consejo.

No obstante, sí me atrevo a plantearos una cosa. Ya que los Jueces tienen elecciones a Decano y a Salas de Gobierno, me parece que algún mecanismo similar podríamos tener nosotros.

Gracias por este foro y por el buen gusto de los firmantes.

Fdo. Apoxiomenos

fiscalillo dijo...

Ante la exisitencia de vacas sagradas en mas de una fiscalia decimos que es necesario un jefe de fuera que ponga a trabajr a toda esa gente. y va y viene ese jefe y acaba con los vicios y todos trabajan lo mismo y se hace el reparto de trabajo ideal etc etc. pasan 5 años y toca renovar...nadie dirá que no renueve pq me puso a trabajar pero seguro que encontrarán alguan formula para denostarlo y oponerse. el ser jefe supone mandar y eso implica tomar decisiones que no gustan a algunos, muchos o a todos. creo que la forma de evaluación de un jefe no puede ser una votación secreta sino evaluación de su gestión y las qujas contra él se deben ponderar, pero puede y debe defenderse y alegar a esas quejas.

Salvador Viada dijo...

Gracias a ti, Apoxiomenos. Me pongo a pensar en lo que dices sobre los Decanos y las Salas de Gobierno, pero sigo pensando que el oir a las Juntas, en el momento actual es muy importante para corregir abusos. Pensad que por ahora las renovaciones son casi automáticas, y lo son por los mismos que los nombraron. Uno está dispuesto a aceptar que el Consejo que viene no va a perpetrar las cosas que han hecho los anteriores, pero lo cierto es que hemos visto que hasta ahora algunos se han repartido las jefacturas y otros altos cargos con poco rigor. Las renovaciones automáticas abundan en esos problemas. Pensad en las dificultades que tienen los vocales de una asociación para no renovar a un jefe afín, que ellos mismos apoyaron -incluso por cuotas- unos años antes. Puede pasar que los elegidos jefes por cuotas lo hayan hecho muy bien, y que sus plantillas los valoren bien. Perfecto. El CF recibe ese informe y lo más normal sería que no tocara lo que funciona bien. Pero puede ocurrir que la fiscalía esté dividida en relación con el Jefe, o que este provoque un rechazo mayoritario. ¿De que manera unos vocales van a remover a un jefe afín, que han elegido ellos mismos unos años antes, sin una razón constrastada? Muy dificilmente creo yo. Por eso, oir a la plantilla puede corregir abusos. Pensad que la justificación que se da a las renovaciones es que "lo han hecho estupendamente". ¿Estupendamente, para quién? Porque no hay criterios de valoración en los que los fiscales de la plantilla tengan nada que decir. La fiscalía puede ir formalmente al día y sometida a un régimen de intimidación general (como yo en alguna ocasión he padecido). No creo en modo alguno que un grupo de presión consiga convencer a la plantilla de que un jefe es indigno de serlo por razones sectarias. Creo que los fiscales están satisfechos cuando el jefe es un tipo razonable. Y creo también que en general, los fiscales debemos tener confianza en nosotros mismos y en el acierto de nuestras decisiones.

Silvia dijo...

Hola Apoxiomenos,
No se trata - andie ha dicho aquí- de crear un expediente personal de nadie .. sino de conocer la opinión mediante voto secreto de los fiscales. Y como tal votación secreta no vincluante se valoraría , dará una idea al Consejo Fiscal , que podrá o no aceptar .

Nadie se tiene que defender de los votos , porque de nada se le está acusando. El secrero de voto creo que es esencia de la democracia. Un voto, en democracia , fiscalillo , no es una "queja" de la que debas defenderte.

Parece que hay mucho miedo a oir la voz de los fiscales. Eso no va a evitar la pervivencia de los grupos de presión , sino que los reforzará ; pero si eso es lo que quiere quiere la mayoria de la carrera habrá que aceptarlo.
Un saludo.

Silvia dijo...

Por cierto fiscalillo cuando tengas una experiencia práctica en plantear una "queja al jefe" , nos la cuentas.
Por cierto , ¿ pensais tambien en el caso de que se pueda apoyar al jefe que quiera ser cesado injustificadamente en contra del criterio de los subordinados? Parece que no todos somos tan estupendos.

Anónimo dijo...

Buenas de nuevo. No sé, pero no lo veo. Incluso me parece que esas opiniones secretas, podrían crear un clima de trabajo poco favorable -por las inevitables filtraciones-. Insisto en sugerir introducir algún tipo de mecanismo de elección o participación directa al igual que los Jueces. Pero es algo que habría que pensar.

Apoxiomenos

Pepe dijo...

El argumento de "ambiente de trabajo poco favorable" es precisamente el que más se utiliza en aquellos casos en los que existen abusos y arbitrariedades .Muchos fiscales sometidos a verdaderas injusticias dicen "prefiero no protestar para que no haya mal ambiente" (lo he oido muy recientemente) y mientras uno va asumiendo trabajo e injusticias laborales ... Desde la APIF no planteamos ninguna cuestión de veto en la renovación de los Jefes, sino únicamente la posibilidad de que los fiscales (que quiero recordar no somos meros funcionarios de la Administración, sino profesionales integrados en el Poder Judicial, según la Constitución) manifestemos democráticamente nuestra opinión sobre la actuación de un Fiscal Jefe. Y eso puede servir también (y seguramente en la mayoría de los casos) para apoyar a aquellos que lo están haciendo bien profesionalmente frente a ingerencias políticas : ¿qué FGE removerá a un Fiscal Jefe cuya plantilla está de acuerdo con su gestión? Creo que lo importante de esta propuesta es que ayuda a profesionalizar la renovación de los Jefes , dejando al margen las cuestiones de que pertenezcan a una u otra asociación con vínculos partidistas.

Anónimo dijo...

las mociones de censura han de ser constructivas y no secretas.

LUPO dijo...

La reforma del EMF que acabó con los Fiscales Jefes a perpetuidad abrió la espita a que nombramientos que se mostraban erróneos se corrigieran y a que se hiciese una verdadera selección entre los aspirantes a una Jefatura hasta encontrar la calidad en dicho puesto. Sin embargo cuotas encubiertas entre Asociaciones, convertir la ideología del Fiscal en merito, la ausencia de valoración de los candidatos a los que sólo se conoce sobre el papel, etc. han terminado por convertir el remedio en algo peor que la enfermedad que se pretendía erradicar. Por eso apunté la posibilidad que aquí discutimos, con pros y contra en los que también pensé. No obstante me llama la atención algunos peros:
-¿”gato” o “tirria” al Jefe de modo gratuito?, ya lo dudo (a nivel general que no individual), mas, por si acaso, y para evitar “injusticias” queda abierto el factor corrector de la valoración de la Plantilla por los miembros del Consejo Fiscal y el propio FGE
-¿Inexperiencia, juventud manipulable por “veteranos” de colmillo retorcido? (que socorrido es hablar de manipulación cuando faltan explicaciones a que las nuevas promociones se nieguen a pasar por el aro, faltando así, de paso, al presunto manipulador y a la víctima manipulada); pues para votar al Consejo o sacar “marrones” desde que ingresan en la Carrera bien que nos valen los nuevos.
-¿de verdad alguien nos ve como universitarios con acné incapaces de valorar profesionalmente a un Jefe?, pues, mal vamos entonces, porque a ese mismo Fiscal que vota pro Jefe guay le dejamos actuar en una profesión en la que también podemos guiarnos por empatías personales.
-expedientes paralelos, grupos de presión, secretismo.... pues lo que hay ahora, donde las deliberaciones del Consejo son secretas, donde un Consejero te puede hundir el nombramiento y tu ni enterarte, donde se hacen “llamadas” para recomendar candidatos desde otros órganos de la justicia o desde el campo de lo políticamente correcto, donde un pequeño grupo de compañeros designa los nombramientos sin dar cuenta a quienes le otorgaron esa capacidad, etc, etc.
En definitiva, obviamente abogo por esta idea pero estoy dispuesto a cualquier otra, siempre que supere ese “conservadurismo” cercano al pánico que a la hora de meterle mano al funcionamiento de la Carrera parece que nos impregna a los Fiscales, seamos de la ideología que seamos

Anónimo dijo...

¿Se podrían hacer públicas las Actas del Consejo Fiscal a fin de que, por lo menos, en relación sucinta figurasen los motivos que han llevado a los Vocales a tomar sus decisiones?

Fdo. Mortadelo

Anónimo dijo...

estoy tan, tan cansado...

Anónimo dijo...

hay buenas personas que son malos gestores y en mi opinión parece un requisito imprescindible para ser un buen Jefe, y si no se oye a la Fiscalía respectiva, se convertirán en un mal endémico de la misma...Como dijo alguien, los buenos soldados los serán con un buen general que los guíe

Anónimo dijo...

hay buenas personas que son malos gestores y en mi opinión parece un requisito imprescindible para ser un buen Jefe, y si no se oye a la Fiscalía respectiva, se convertirán en un mal endémico de la misma...Como dijo alguien, los buenos soldados los serán con un buen general que los guíe

Salvador Viada dijo...

Estimado anónimo, no dejes de luchar, aunque te canses. Hay todavía muchísimo que hacer.

Anónimo dijo...

Salva, lo haré, no te quepa duda (me sobrepongo una y mil veces), pero francamente, hay momentos en los que siento una enorme fatiga que me avoca a la indiferencia. No sé si es la edad o lo chunga que a veces me parece esta carrera.

Silvia dijo...

Hola anónimo , cualquiera de las dos causas que dices es mala , muchos estamos cansados , y en mi caso te digo que no son los años , creo .
Nuestro trabajo no es chungo , sí a veces las condiciones en que nos toca dasarrollarlo y las situaciones cotidianas a que nos han acostumbrado y en las que nos quieren mantener.
En cualquier caso , en un momento como este, NO a la indiferencia. De todos nosotros depende que no nos pesen los próximos años de ejercicio de una profesión como la nuestra.
Un saludo.

pilar dijo...

Creo que hay que dejar de lamentarnos y tratar entre todos de que el cambio sea real... La indeferencia y el desanimo en que nos había sumido el "status quo" imperante hasta ahora creo que es hora de dejarlo atrás. El único problema que creo que puede haber es que el mensaje de cambio real no llegue a todos los rincones y que muchos no asociados, sigan inmersos en la abstención por desconocimiento de todas las opciones, pero sí fuera así desde luego no se nos puede tachar de no haberlo intentado y de no haber dado múltiples canales de información a costa del bolsillo y esfuerzo personal de algunos...