jueves, 11 de marzo de 2010

EL FISCAL, EN LA CONTIENDA POLÍTICA

Pensar que la Fiscalía puede ir cayendo en el ámbito de influencia del que manda y que simultáneamente puede ser respetada por todos como si no cayera, es demasiado ingenuo.   Los partidos políticos -PP y PSOE- han luchado con fiereza por evitar la independencia de la Fiscalía (me acuerdo ahora de las dos últimas reformas del Estatuto, y singularmente de la de 2003).  Pero eso tiene un aspecto negativo: la oposición -sea cual sea- acusa a la Fiscalía de no ser imparcial, como argumento contra el Gobierno.   Es un juego hipócrita en el cual la mayor parte de los fiscales creo que no queremos jugar, pero contra el cual no reaccionamos con la energía debida.   Ahora le ha tocado a la Fiscalía de Madrid.  Estoy seguro de que esto no es más que otra maniobra propagandística, y que los compañeros de Madrid actúan con imparcialidad.   Pero no hay duda de que estar en la contienda política hace daño a la institución.

1 comentario:

María Jesús dijo...

insisto en que resulta reaccionar