viernes, 5 de marzo de 2010

UN VIAJE ERRÓNEO

Considero erróneo, desde la perspectiva de la imagen de imparcialidad de la Justicia, el viaje de algunos jueces y fiscales a la política, para luego volver a administrar Justicia como si nada hubiera pasado.  Creo que la vocación política partidista y la vocación de imparcialidad que supone el ejercicio de nuestra profesión son contradictorias y mucha gente las ve de esa manera.   El Juez que se da un paseo por la política, disfrutando de altos cargos por designación de un partido político, se hace vulnerable con sospechas de parcialidad cuando vuelve a actuar como juez en asuntos relacionados con el partido que le nombró.   Creo que debería haber un catálogo de cargos que aceptados por jueces o fiscales les impidieran volver a la profesión, al menos durante algunos años.   Ese regreso no debería además, estar favorecido por el mantenimiento de la antiguedad.   .   Pero como hemos visto recientemente, el camino elegido por nuestros legisladores es otro y además contrario a lo que digo.  

7 comentarios:

maria jesus dijo...

Yo también opino lo mismo.
A veces pienso que para mantener el aparente " decoro" podría formularse un código ético o de buenas prácticas para los miembros de la justicia,como existe en otros países.

maría jesús dijo...

Soy la misma de antes. Que la opinión que he expresado en el anterior comentario no quiere decir que la regla general sea la falta de ética; sino que existen casos particulares y aislado que resultan llamativos y que quizás para evitar estos supuestos un código ético podría ser clarificador

Anónimo dijo...

Al menos los que viajan en su viaje de vuelta observados al milimetro por sus semejantes. Pero ¿ y los que no viajan?.
El codigo ético que decis es un gen, se tiene o no ;no se implanta a la fuerza .

Salvador Viada dijo...

El Gobierno de Venezuela acaba de cuestionar la imparcialidad del juez de la Audiencia Nacional que investiga las conexiones con ETA, sobre la base de los servicios prestados para el Gobierno del PP en Valencia durante muchos años. Yo preferiría que si alguien quiere trabajar para un partido, luego que no sea juez durante unos años. No creo que sea nada fuera de lo común. El que no tenga el "gen" de la imparcialidad nos desprestiga al resto.

Anónimo dijo...

No es cuestión de genes, por dios, hay que establecer un sistema de incompatibilidades y de exigencias en la marcha y el retorno a la politica. Estoy con Salva, tendrían que pasar al menos tres años para poder volver a ser juez o fiscal, la mujer del César tiene que serlo y que parecerlo. Pero aqui nada, todo vale... y así van las cosas, que no hay día en que no se le suban a uno los colores... de vergüenza ajena.

LUPO dijo...

Pues mirar los borradores de Reglamento de la Carrera y vereis como lejos de ir por el camino que apuntais, aquellos que ocupen altos cargos, y cuanto mas altos, y por lo tanto mas cercano al Poder Ejecutivo, mejor, no solo serán respetados en derechos adquiridos sino que poco menos que la Carrera les recibira con flores, poniendo a su disposición lo mas granado de los puestos y otorgándoles preferencias a la hora de concursar frente a quienes se queden en ella

Una jurista dijo...

¿Lo dices por Garzón?