domingo, 28 de marzo de 2010

FISCALÍA EUROPEA

El Fiscal General español lleva ya algún tiempo defendiendo públicamente la necesidad de crear la Fiscalía Europea.  Hace unos días se refirió otra vez a ello en una conferencia en el CEJ.   Estoy completamente de acuerdo con él en esto.  Pero las perspectivas se ensombrecen.   La dimisión como Presidente de Eurojust, Jose Luis Da Motta, un decidido partidario de la creación de esa Fiscalía, y la elección de un nuevo Presidente, Aled Williams, un británico de excelente carácter -casado con una española- que durante algunos años fue magistrado de enlace inglés en Madrid, son dos factores negativos para la Fiscalía Europea.   Gran Bretaña nunca ha sido partidaria de ello.    La extraordinaria Michele Coninsx, vicepresidenta del órgano es ahora la máxima valedora de la idea.   Veremos.

2 comentarios:

Una jurista dijo...

Sí. Michèle es la mejor. Saludos

María Jesús dijo...

Es muy interesante esta noticia.m Modestamente pienso que significa que el proceso para su creación ya está en marcha ( aunque su definitivo establecimiento se demore). En fin, no sé, tendré que curiosear prensa y publicaciones especializadas en relaciones estratégicas internacionales para ir comprendiéndolo)

En mi modesta opinión, también me indica que nuestros gobernantes tienen que ponerse las " pilas" y diseñar una estrategia que esté a la altura de las circunstancias-si no queremos una justicia subordinada a los intereses de las potencias europeas)
Esto me lleva a considerar que la estrategia de diseño interior de nuestro sistema judicial está equivocada por las razones que siempre he mantenido: no afrontar una reforma global que modernice el servicio, la falta de inversión,la falta de transparencia que coloca en los puestos claves(, que diseñan las líneas generales de la institucion) a quien demuestra mayor sintonía con los dos partidos políticos principales- preteriendo a los más veteranos que , por su experiencia,puedne aportar una visión más serena y completa; la descapitalización de las bases , inventando cargos " idóneos" sin funciones concretas, que obliga a nutrir las plantillas con " sustitutos " sin experiencia profesional previa y sin otra formación adicional que una licenciatura en Derecho. Todo para controlar los " cuatro casos " que mencionábamos ayer
He expresado públicamente mi satisfacción por la apuesta de nuestro Fiscal General por la Fiscalía Europea, pero también pienso que todos los Fiscales españoles deberíamos adoptar una actitud responsable y cívica acorde con los nuevos tiempos para evitar este deterioro de nuestra institución y reivindicar su fortalecimiento. Al fin y al cabo hay que darse cuenta que " los cortijos" ahora son globales