domingo, 11 de abril de 2010

CORRUPCIÓN Y RESPONSABILIDAD CIVIL

Si un partido se financia a través de intermediarios que consiguen adjudicaciones públicas a cambio de comisiones o si un dirigente político se enriquece de la misma manera, encareciendo la obra pública, el partido político afectado suele -lo hemos visto y lo estamos viendo- distanciarse de los hechos apelando a "conductas individuales", a la "persecución de policías y fiscales" y a la "presunción de inocencia".   Yo creo que si se empezara a exigir una responsabilidad civil subsidiaria a los partidos (los fundamentos jurídicos para ello están en la "culpa in eligendo" o en la "culpa in vigilando"), estos partidos se tomarían mucho más en serio la corrupción en las propias filas.   Esa responsabilidad que ya está instaurada en muchos ámbitos de la vida económica y que ha sido decisiva para acabar con fenómenos como la Kale Borroka, sería eficaz también aquí.  Yo me imagino -por ejemplo- el esfuerzo del PP balear para devolver los sobrecostes del velódromo famoso, y las precauciones que a partir de ese momento tomarían sus dirigentes para que eso no volviera a ocurrir entre los suyos.

No hay comentarios: