miércoles, 28 de abril de 2010

LAS FORMAS

Una de las cosas que estoy seguro que mejoraría la Justicia en España, sin apenas costes, sería el instaurar un protocolo de actuación en las relaciones entre las partes procesales y con los Jueces.   El espectáculo de Jueces imponiendo arbitrariamente modos de conducta: "¡esta es mi Sala!", o las faltas de respeto entre las partes o hacia el Juez, son cosas que sobran en una Justicia moderna.   No creo que exigir que la discrepancia legítima con las posiciones procesales de unos y otros no llegue a provocar la ofensa personal sea mucho pedir.   Pero creo que también ahí hay cierto abandono.

3 comentarios:

LUPO dijo...

¡Verde te lo han segado!. Si no vemos respeto ni en nuestra propia casa, donde se ningunean los derechos de los Fiscales de a pie y se obvian las reponsabilidades de las Jefaturas, primando el "aquí no pasa nada" (hasta que algo nos estalla en la cara), ¿cómo exigir a los demás comportamientos que nosotros aceptamos borreguílmente?

maria jesus dijo...

Hasta hace unos años ( 5 ó 6) pensaba que los modales a observar estaban claros y que ese protocolo ( aunque no sé si escrito) existía efectivamente
LAMENTABLEMENTE La falta de civismo, el abandono del concepto de autoritas y su sustitución por el concepto de mero servicio público, alentado por una errónea progresía y por muchos servidores de la Justicia que se han ligado a ella por un mero contrato temporal de trabajo, sin una verdadera conciencia de su significación, hacen necesario ese protocolo escrito

Silvia dijo...

Para mi que ese "protocolo educación y formas" ya viene contemplado entre las faltas disciplinarias , y ,quizá, en el nuestro CP.