martes, 20 de abril de 2010

MÁS DATOS

Prosigue El País con sus trabajos sobre el estado de la Justicia española; y la verdad es que cuando leo en el periódico lo que cada día veo que pasa en nuestra Justicia, creo que no hay nada que hacer.   En el Tribunal Internacional, todos teníamos supervisores que entre sus obligaciones habían de realizar un informe de cada uno de nosotros, los cuales servían para determinar factores muy variados de la integración laboral.  A través de esos informes se detectaban deficiencias, se sabía quien tenía trabajo y quien no, y quien lo saca y quien no.   En España parece que la cultura del supervisor en Justicia nos es ajena.  A veces me  pregunto si no sería mejor poner un horario a todos los jueces y fiscales.  El otro día en el Ministerio comenté a unos altos cargos que parecían estar durmiendo con la cantidad de cosas que hay que hacer: me lo negaron con vehemencia, y les creo.  Pero no se nota nada de lo que se hace.   Ya no es que solo esté politizada nuestra Justicia: es que es además de muy pobre calidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Suerte tienen algunos que les hace falta leer el periódico para saber cómo está el patio .

Sandra Vicente dijo...

El famoso E-Pass de Naciones Unidas...Estoy con Salvador. Sería genial que todos los funcionarios públicos, no sólo de justicia, estuvieran sometidos a más control para tener la oportunidad de demostrar todo lo que han hecho. Beneficiaría a los que de verdad trabajan, que también son muchos, y los demás tendrían que buscar nuevas formas de esconderse...o al menos, no podrían vaguear de manera tan obvia.

maria jesús dijo...

La figura del supervisor no es ajena en absoluto al Fiscal, sólo en Madrid tenemos varios Decanos, dos Jefes , dos tenientes fiscales y dos Fiscales adjuntas a uno de los Jefes
Lo que me pregunto si ese supervisor de que hablais sería trasladable a nuestra institución ( en estos Tribunales el Fiscal es un abogado contratado por el Jefe de administración del Tribunal) no es autoridad que ejerce funciones judiciales
Para mi esto supondría la subordinación total de la judicatura a la administración