martes, 20 de julio de 2010

400 EUROS

Esa es mi contribución -mensual- a la reducción del déficit. Ayer un querido compañero de Barcelona me avisó de las consecuencias de Decretazo. Siempre pensé que iba a ser menos dinero. Pues no. 400 euros cada mes. No creo en que haya posibilidades de obtener beneficio alguno por la vía de los recursos, al margen de los loables estudios de las asociaciones financiadas con dinero público. Y aunque personalmente agradezco esos esfuerzos, creo que de lo que hemos de tratar es de crear las condiciones para recuperar esa rebaja lo antes posible. Estoy realmente indignado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo peor es que no parece que el recorte vaya a servir para que todos tomemos conciencia de que no podemos seguir despilfarrando el dinero público. Al principio, ilusamente, pensé que podía ser un punto de inflexión para ordenar las caóticas competencias en Justicia, pero a los pocos días todos los "responsables" parecen haberlo olvidado. Basta ver el coste del acto de entrega de despachos a los nuevos jueces o el resurgir de los Consejos Autonómicos de Justicia con futuras competencias como nombrar jueces sustitutos. Por esos agujeros se escapa el dinero que nos han quitado de nuestro trabajo.