jueves, 22 de julio de 2010

ME PARECE CLARO

El primer tijeretazo al presupuesto en el Ministerio de Justicia se llevó por delante la categoría de Dirección General del CEJ, hasta ese momento dirigido por la Fiscal Lourdes Rodriguez Rey, que había aceptado el cargo algo más de un año atrás, no sin importantes sacrificios. Tardó pocos días en dimitir: la degradación de la categoría del Centro significaba colocar al director bajo la autoridad de un Director General del Ministerio. Entonces surgía un problema: ¿A quien elegir para dirigir un centro de capital importancia para la Fiscalía y para otros cuerpos de la administración de Justicia? No ha sido fácil, según parece, y debo decir que me encanta no ver a fiscales del Tribunal Supremo, a fiscales de Sala o a fiscales en la cabeza del escalafón aceptando un puesto en esas condiciones, aunque pudiera haberse arreglado el tema retributivo. La Directora dimitida, que ahora es Fiscal Jefe de Palencia, ha prestado un enorme servicio a la Fiscalía, a su respeto institucional, y creo que está claro que ese gesto ha sido entendido y valorado por la Carrera Fiscal.