viernes, 23 de julio de 2010

SALVAJADA

Leo que en Irán acaban de cortar las manos a cinco personas por cometer robos. Todavía no hemos salido del susto de esa mujer pendiente de ser lapidada por un hecho que aquí ni siquiera es delito, cuando nos encontramos con esa salvajada a la que revisten con requisitos técnicos. Me resulta inconcebible la mentalidad de esos verdugos, del sistema que los ampara. ¿Donde está la piedad? ¿Donde el respeto por la persona? ¿Que clase de monstruos alimenta esa Justicia? Hablar de derechos humanos en ese submundo jurídico es como intentar explicar a un sordo como canta Plácido Domingo.

No hay comentarios: