jueves, 15 de julio de 2010

MEDALLAS

Nos dieron cuenta ayer de la denegación de la Gran Cruz de San Raimundo a tres fiscales del Supremo que habían sido propuestos por sus jefes. Entre ellos, Javier Huete, pero los otros dos preteridos también son compañeros de mucho peso. No se articulan razones, aunque parece que tiene que ver con que se dan mas medallas a Fiscales que a Jueces y el Ministerio administra con igualdad. No lo se. Pero si se que me parece una vergüenza que a fiscales con 30 años de antigüedad y méritos contrastados se les niegue lo que se les da de manera automática a fiscales con muy poco tiempo trabajando cuando salen del Consejo Fiscal. No son méritos comparables y desde luego el premio de la medalla solo por haber sido elegido en la lista de una asociación dominante me parece un abuso si con eso se priva a otros con méritos profesionales más contrastados. Da la sensación de que -como en el asunto de las subvenciones- los guiños entre el Ministerio y las asociaciones afines a los partidos se multiplican. Y se multiplican aquí en perjuicio de los compañeros.

1 comentario:

LUPO dijo...

Viendo a quienes han dado la medallita de marras últimamente, lo mismo les han hecho un favor, ya sabes eso de que mas vale sólo que mal acompañado