viernes, 5 de noviembre de 2010

OTRA MUJER ASESINADA

Si fueran asesinatos por terroristas, diríamos que en España no se puede vivir. Ayer mataron a otra mujer en Sevilla, degollada en la calle. Esta salvajada es la número 55 en nuestro país este año (ya superamos la cifra negra del año pasado). Estoy seguro de que debe haber algo más que hacer. Y creo que las medidas han de ser individualizadas contra quienes muestran peligrosidad, mucho más que esa legislación indiscriminada que no tiene un pase desde la perspectiva de la igualdad ante la ley. A menudo he pensado en la obligatoriedad de examinar psicológicamente al denunciado ya que me desconcierta un delincuente que es capaz de acabar con su vida, o con la vida de quienes más debe querer, sus propios hijos, una vez cometido el crimen. Esa gente no está estable en esos momentos, y debe haber alguna forma de detectar la situación. De todas maneras, hay que hacer mucho más de lo que hasta ahora se hace porque esto es una tragedia y una verguenza colectiva.