martes, 21 de junio de 2011

SIEMPRE HA SIDO ASI

Una compañera del Tribunal Supremo me comentaba hoy, ante mi indignación por la política de nombramientos, sin mover un músculo de su cara y con toda la resignación del mundo, que "siempre ha sido así".  Otro compañero veterano, me dice que me lo tome con calma, que me quedan todavía muchas más cosas por ver.  Deben tener razón ambos.  Pero yo me pregunto si esta es la Justicia que queremos; me pregunto si realmente cumplimos con nuestro deber, los fiscales ya veteranos, al callar y aceptar (cuando no participar) con resignación en las cosas que están ocurriendo.  Antes debía ser así, pero algunos nos enseñaron a oponernos.
Yo recuerdo la lucha que habia en la Carrera cuando Eligio hacía y deshacía a su antojo: incluso entre la UPF.  Recuerdo el orgullo del extraordinario Conde Pumpido Ferreiro, cuando en la comida de su jubilación, en el Hotel Villamagna, delante del Fiscal General, se vanagloriaba de haber luchado contra cualquier reforma del Estatuto y haber conseguido llegar al retiro sin que el Estatuto fuera modificado.    Recuerdo la oposición que encontraba Cardenal por parte de algunos fiscales que hoy suenan legendarios, como Carlos Jiménez Villarejo (aunque entonces también recuerdo el ocaso de la resistencia y la complicidad con el FGE de la AF y sus vocales en el Consejo en aquellos días).   Hoy el panorama es muy diferente.  Hemos visto -en colectivo silencio- de casi todo: nombramientos previa llamada a candidatos mas antiguos para que retiren su petición; nombramientos del más moderno de los peticionarios sin méritos específicos; nombramientos anticipados varios meses de fiscales elegidos antes de abrirse el concurso; nombramientos de personas totalmente ajenas a la materia que van a trabajar para que hagan sitio a otros designados; hemos visto ceses encubiertos de dimisiones;  hemos visto cosas que nunca pude pensar que iban a ocurrir.  Hemos visto como algunos vocales del Consejo, aceptan todo eso y más, respaldando esas políticas.    Hemos visto como el resto mantiene la vergonzosa opacidad en el funcionamiento del Consejo.  El tiempo está del lado de estos últimos, sin duda; la tortilla cambiará pronto y veremos lo de ahora, pero con otros protagonistas.

Y el resultado de todo esto creo que no tengo que describirlo: todos los fiscales sabemos como está la Carrera y como están nuestras Fiscalías.

5 comentarios:

LUPO dijo...

Traslada todo eso al normal funcionamiento de las Fiscalías Provinciales y acabarás como yo, potando asqueado. Podrán seguir haciendo lo que les de la gana mas nunca con mi silencio cómplice, mejor pasar por loco que por tonto o jili. Una sola condición para ir así por la Carrera, trabajo al día y con la mejor calidad posible, ¿fácil?, ¡seguro!, medrar lleva su tiempo y de ahí que el papel desborde a algunos o que lo saquen con un Visto y a tomar por c…

maria jesus moya dijo...

Esa es nuestra triste realidad. Carecemos de coraje para exigir que nuestra institución se adecue a los valores que representamos
" El villano no lo es por su villanía sino por nuestra cobardía"
De todos modos pienso que la mayoría de los fiscales somos trabajadores abnegados y honestos. Lo que no entiendo es por qué no reaccionamos

Anónimo dijo...

No es imposible pero es complicado
habria que empezar por suprimir las asociaciones que son politicas y no nos representan.
En el tema de los nombramientos esta la decision del valioso( no conozco a ningun Fiscal que no lo sea), es indudable que para algunos cargos es necesario una cualificacion especial, pero solo para algunos.
Prima la confianza, el dedo, por eso hay lo que hay
Es el sueño y deseo de muchos gusta el sistema por si me toca asi me salto promociones enteras del escalafon
No toda la vida ha sido asi, el dedo era minoritario

Anónimo dijo...

Sí, querido bloguero. Pero cuando la AF hacía esas cosas tú eras uno de sus líderes, y no precisamente de los menos implicados en esa política de manejo de nombramientos. Finalmente no te fue bien con ellos, y ahora estás por encima del bien y del mal. Lástima que no lo pensaras antes.

Salvador Viada dijo...

Bueno, llevo 8 años fuera de la AF; me marché gobernando el PP con mayoría absoluta (yo vetado por el Gobierno para el puesto de Teniente de Anticorrupción -situación que perduró durante casi dos años, y que fue la razón por la cual pedí y conseguí la plaza en el Tribunal Internacional: no debía yo ser muy del gusto del PP de entonces), y la AF haciendo y deshaciendo en nombramientos (recuerdo que entonces se hablaba de "cortijo"); en particular mi punto final en esa asociación fue, querido anónimo, el día cese de mi antiguo jefe, Carlos Jiménez Villarejo aunque ya hacía tiempo que "no me iba bien con ellos", especialmente desde que empezó a gobernar el PP y vi como se llegaba a aceptar en la AF de casi todo (en particular, la reforma del Estatuto de Michavila y Acebes) En fin, anónimo, resulta difícil dialogar contigo sobre eso si tu permaneces en el anonimato, sabiendo además que con toda seguridad nos conocemos. Gracias por participar, y un saludo