jueves, 2 de junio de 2011

¿SE PUEDE SER MÁS CANALLA?

Leo estupefacto las noticias de las torturas que sufrió hasta la muerte un niño de 13 años en Siria.  Ese animal que dirige el país está ahora haciendo gestos humanitarios liberando presos políticos.  Pero nada podrá borrar esta salvajada.   Espero verle caer y responder ante la Justicia, quizá por el magnicidio de Hariri, o quizá más seguramente, por la atrocidades cometidas contra su propia gente.   Quiero, al hilo de este pensamiento, elogiar la actividad de Justicia Internacional y de Human Rights Watch, que mantienen vivo el recuerdo de cosas como esta.  Yo recomiendo hacerse socio de al menos alguna de estas organizaciones, o de otras semejantes.

No hay comentarios: