domingo, 8 de febrero de 2009

¿DOS VELOCIDADES?

En ABC, el periodista Ignacio Camacho, que es en mi opinión una de los grandes comentaristas de la actualidad, lanza hoy -al socaire de otro tema- un durísimo ataque a la Fiscalía. Dice -ni más ni menos- lo peor que se puede decir de un Fiscal: que actúa selectivamente en función de quien investiga. Y que actúa con eficacia en los casos que perjudican al PP, y de manera lenta y morosa cuando se trata del PSOE. No se hacían críticas así cuando el Sr. Michavila era ministro de Justicia; por ejemplo, cuando se prohibió al Fiscal Anticorrupción la investigación de la situación de aquellos tránsfugas de la Comunidad de Madrid. Aún recuerdo la tranquilidad con las que aceptaron en ese periódico las depuraciones de fiscales de aquellos días. Y si lo que dice Camacho fuera cierto (y yo no lo creo en este caso), tendría entonces que reconocer que lo que se hizo en aquel tiempo estuvo mal, porque fue entonces cuando se atornilló la Fiscalía al Gobierno. A menos que lo que se critique no es que el Gobierno maneje al Fiscal, sino que lo maneje de manera que no le guste al Sr. Camacho. Y eso me parece que no es sostenible.

A nadie más que a mi le gustaría una configuración del Ministerio Fiscal libre de toda sospecha, libre de influencias políticas, en la que su imparcialidad estuviera garantizada y en la que todos -Gobierno y oposición- confiaran por igual. Pero ayudaría mucho si los buenos propósitos que muestran los partidos en la oposición sobre esa necesidad los llevan luego a la práctica cuando gobiernan.

15 comentarios:

LUPO dijo...

Lo del ABC con el Ministerio Fiscal es para que se lo miren. No se si por consciente mala fé (tesis de los pesimistas) o ignorancia (tesis optimista… porque esto al menos tiene remedio) el caso es que es muy propio de este diario atizarle unos mandoblazos a la Carrera que no te menés, incluso cuando, excepcionalmente, le atizan a los Jueces (en el concepto de Carrera Judicial o sector Conservador, que a titulo individual alguno también ha cobrado) y “aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid” alguna andanadita, aprovechan, y largan al Fiscal (como en el Caso Mariluz, donde cada vez que no tenían mas remedio de atizar a los Jueces apuntaban reponsabilidades de Fiscalía, hasta ahora no acreditadas por ningún lado). Así que yo ni me preocupo, al fin y al cabo la prensa Española, a la que en materia de mejorar la Justicia no tenemos nada que agradecer, sigue el dictado de ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la viga en el propio.

miguel dijo...

Desde siempre cuando se destapa una trama de corrupción en alguno de los dos partidos mayoritarios, sus afines y títeres periodísticos cargan contra la Fiscalía, cuestionando su imparcialidad, y arremetiendo en último término contra el gobierno. Esto sucede y sucederá por siempre, independientemente de que sea así o no, y me parece hipócrita esa actitud, pues como muy bien dice S.V., cuando afecta al contrario pocos utilizan ese argumento, y en todo caso creo que, la corrupción debe ser perseguida pase en el psoe o en el pp, con independencia de quién gobierne. Por ello la actitud debe ser la de la condena unánime de ese delito, y no mirar hacia otro lado, pensando que como el vecino lo hace y no pasa nada, yo también estoy en mi derecho de hacerlo.

miguel dijo...

Por cierto no sólo lo sostienen los periodistas afines al pp, sino también la mismisima secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, que ha acusado esta mañana al PSOE de usar "descaradamente" a "la Fiscalía, el Ministerio de Interior y otros poderes del Estado" para "orquestar una campaña de acoso y difamanción contra el PP con el objetivo de cambiar la intención de votos de los ciudadanos" en las próximas elecciones vascas, gallegas y europeas.

ACUSADOR dijo...

No me sorprende nada el artículo porque ABC, de forma inexplicable, se empeña machaconamente en crear un estado de opinión que se resume en la idea de que el día que a los fiscales nos dejen instruir, que sepan los ciudadanos que es el gobierno el que está detrás de cada fiscal para manejarle. De ahí la idea de las dos velocidades o de los intereses espúreos en nuestro trabajo. Coincido con Lupo. De tanto indignarme estoy aburrido y eso que admiro a Camacho y creo que ABC es un periódico serio. No me explico cómo una legítima tendencia ideológica editorial lleva a ese desvarío...

JOTA dijo...

Dos velocidades no, los políticos y los periodistas tienen 6 velocidades, como los coches, salvo que a diferencia de éstos, no tienen marcha atrás.

Pepe dijo...

Bueno, veo que ahora los ataques se dirigen contra la prensa, y más en concreto contra un medio y un periodista determinado, lo cual , y ya lo siento, no me parece nada bien, ya que las reglas del blog deberían regir para todos, periodistas incluidos.
Y sí, es verdad que hay opiniones periodísticas o líneas editoriales que no se comparten, pero no creo que ese sea un problema grave para la Justicia. Al contrario, creo que mucha de la culpa del oscurantismo de que se nos tacha (a todos los que intervenimos en Justicia) proviene precisamente de nuestra aversión innata, y no sé por qué, hacia los medios de comunicación. La Justicia es pública , esa es una garantía para el ciudadano, y los medios de comunicación tienen el deber de transmitir lo que pasa en los Palacios de Justicia. ¿Cuántos de nosotros nos hemos negado en más de una ocasión a "pasar" un escrito de acusación? ¿ o a informar a un periodista sobre un acontecimiento de relevancia social cuya divulgación no atenta al secreto del sumario? Y si lo hacemos ¿qué pasa? que inmediatamente somos tachados por los queridos compañeros de que nos gusta la notoriedad o de que sólo actuamos de cara a la galería.
Todo esto creo que se solucionaría con una Oficina fiscal de verdad , con esos funcionarios que promete el EOMF, encargados de la dirección de los funcionarios , de las tareas informáticas ... y de un gabiente de prensa, con una persona que traslade a la sociedad, a través de los medios de comunicación, cómo actuamos , lo que hacemos , día a día , de uan manera imparcial y siempre en interés de la Justicia.
Así que menos matar al mensajero y más mirar nuestros ancestrales defectos y solicitar ya una oficina fiscal del siglo XXI. Y así , a lo mejor, periodistas como el que es objeto de crítica cambian de opinión.

fiscalillo dijo...

totalmente en desacuerdo con el articulito. pero parece que nunca hay preiones politicas en nuestra actuación, no no engañemos el gobierno presiona al FGer y este a algunos jefes quienes ordenan lo que hay que hacer, sea un gobierno u otro. La instrucción si la asumimos funcionará muy bien hasta que un politico en un asunto determinado... y eso dará fama y nombre a todos los fiscales en todas las causas.
Estoy de acuerdo con pepe, nos tenemos que dar conocer a la sociedad.

Salvador, el encabezamiento de laentrada sobre dpeuraciones haré como si no lo he leido.

Silvia dijo...

Pues sí, el Fiscal es el gran desconocido de nuestra Administración de Justicia y articulillos como el que nos presenta Salva perjudican notablemente el trabajo diario de la inmensa mayoría de los Fiscales.
Pero al tiempo , totalmente de acuerdo con Fiscal - ya te cambio yo el nick- : no nos engañemos, cuando el politico de turno entra en juego , la imparcialidad del fiscal queda muchas veces en entredicho ; pero , otras no , y esos son los comportamientos que hemos de apoyar por todas las vias.
Hay Fiscales que están en "listas" por haber acusado a determinados politicos en un momento "inoportuno", y eso , creo , no debería ser asi ; pero es, se sabe, y se ampara/ comprende dentro de la propia carrera, por algunos.
Creo que la imparcialidad del Fiscal es primero, responsabilidad individual , y luego, corporativa.Si la propia carrera no defiende a los Fiscales que se la "juegan" por defender su imparcialidad , no pretendamos que los defiendan otros.

Salvador Viada dijo...

Pepe, las reglas que nos permitirán sobrevivir y entendernos entre nosotros son las mínimas: no ofendernos personalmente. Despues creo que debemos tener cierta altura y educación. Pero lo que yo creo esencial es lo primero. ¿Atacar a la prensa? Bueno, en este caso creo que nos defendemos de la prensa. Lo que se dice ahí es muy grave, y además creo que se dice sin reparar en que quienes llevan los asuntos son fiscales como tu y como yo. Si el periodista quiere individualizar mi comportamiento profesional o el tuyo, pues adelante. Pero el genérico "la fiscalía" nos afecta a todos.

Otra cosa: yo no comento asuntos con los periodistas. No diré que nunca lo he hecho, pero he aprendido que esta mal, aunque yo crea que algo debe saberse. No doy lecciones, explico mi posición.

A Fiscalíllo: me gusta la gente que tiene ideas claras, esto es un elogio Fiscalillo. Pero más que tener por no puesto lo de las depuraciones, podrías averiguar lo que pasó. Imagina que hoy quieran cambiar a un jefe desde el Ministerio. Imagina que como no pueden con el Estatuto, que cambiaran el Estatuto. Imagina que le dicen a las asociaciones que la reforma del estatuto está vinculada a una reforma de retribuciones: o fracasan las dos o salen las dos. Imagina que como no se fian del Consejo Fiscal, deciden presionar a todos (a todos) los vocales. Imagina que les llaman del Ministerio, de la Fiscalía General, hasta el Ministro llama. Imagina que a alguno de ellos le aseguran que si aceptan votar lo que el Ministerio dice, nombrarán a un Fiscal de Sala muy importante de su propio grupo, pero que si no, nombrarán a otro de otro grupo. Imagina que llaman al jefe y le dicen que dimita que no solo no le van a nombrar sino que saldrá vencido en el Consejo. Imagina que todo eso pasara ahora. ¿Que dirías entonces? Bueno, pues eso.

fiscalillo dijo...

Salvador, todo eso ha pasado ahora, te voy diciendo, el cese del Jefe de la AN, la depuración del jefe de la sala segunda, y la presión para el nombramiento de cierto fiscal jefe provincial en la que se invita tras insistientes llamadas al candidato natural, no asociado, a retirarse, además de cesar a otro fiscal de sala de las funciones delegada por contar lo ocurrido en el pleno del CF

Aquellos fiscales depurados, no digo que lo merecieran, además de fiscales eran politicos de partido y eso tampoco es aceptable, en cualquier caso en el castigo llevaron la penitencia, porque de los cuatro depurados uno fue el numero dos de la carrera, otro minsitro, a otro lo sustituyó otro de la misma asociación que el depurado y el ultimo se ha mostrado muy util al actual FGE.

Salvador Viada dijo...

No me vale el argumento. Estás en el "nosotros si, pero otros más". Si creees se puede depurar a los fiscales que no te gustan, se justifican todas las depuraciones. Yo creo que las depuraciones -todas- son una verguenza. Lo fueron aquellas de las que hablamos, y también las posteriores. El problema es que parece que entiendes que unas están más justificadas que otras. Y ese argumento tuyo nos hace polvo a todos, porque ¿como se puede defender con credibilidad a fulanito, que contribuyó a depurar a sus compañeros, cuando él mismo es depurado? En mi opinión, se puede y se debe: pero solo censurando a fulanito por lo que él mismo hizo. Solo empezaremos a ser creíbles si nos oponemos con firmeza a la politización de nuestra carrera, incluso cuando simpaticemos ideológicamente con quienes nos politizan. Lo de aquella época fue el origen de lo que sucedió luego y solo sepuede combatir con credibilidad lo de ahora si también se critica lo anterior.

Y, naturalmente, no todos aquellos fiscales eran "políticos de partido", aunque a los efectos de lo que hablamos no sea lo mas importante. Ese razonamiento es peligroso porque supone penalizar ideologías y en nuestra carrera hay muchas personas con ideologías. ¿Se puede depurar a quienes ideológicamente piensen de manera diferente al Gobierno de turno? ¿Se les puede vetar? No hay que pedir neutralidad ideológica, desde mi punto de vista: hay que exigir neutralidad profesional. Si alguno no la tiene, entonces no es un buen fiscal en mi opinión.

Valentín Ruiz dijo...

Completamente de acuerdo, Salvador.
Las apreciaciones de Fiscalillo, no hacen sino darte la razón.

LUPO dijo...

Por partes

-no se ataca a Periodistas o Fiscales, con mayúsculas, sino a periodistas y fiscales
-la animadversión de la que habla Pepe hacia la prensa no es sino constatación de que en materia judicial, como en otras, el principio que rige la prensa en España es no dejar “nunca” que la verdad estropee una buena noticia… ejemplos a cientos, incluso de quienes tuvimos en su día como “amigos” de Fiscalía o parientes cercanos de algunos
-que nos tenemos que dar a conocer a la sociedad, cierto, como cierto es que no sabemos vendernos (recordar mi comentario sobre el Fiscal en la Jurisdicción de menores). Problema, el cómo y por quien. Porque, Gabinete de Prensa en FGE hay y se dedica a …. (ver el Infofiscal famoso y opinar), y Portavoces de Prensa en las Fiscalías hay, ¿quiénes son?, ¿var a dar el cante y cerecenar cualquier posibilida de ascensos futuros?, pues eso.
-para los nuevos, repasar la triste historia del Ministerio Fiscal. Utilizados partidistamente en la primera época del PSOE (la del club de los “cero votos”), despreciados e insultados por el PP (empezaron ninguneando al Consejo Fiscal y acabaron como cuenta Salva… pese a sus promesas, cuando eran oposición, de regeneracionismo y su clamor por un FGE independiente….porque pensaban que iban a Gobernar eternamente y vieron que el sistema les eran pistonudo), y, finalmente, humillados por el zetaperismo (convirtiendo criminales en príncipes de la paz con la colaboración, premiada, de aquellos de entre nosotros que han hecho gala, siempre, de “ser de izquierdas y como tal actuar”, y aceptando el “equilibrio ideológico” como política de nombramientos)

Si alguno piensa que me estoy pasando será porque no escuchó la intervención que este sábado tuvieron en una radio los Sres (ved que educado soy)Lopez Aguilar y Michavila, si la hubierais escuchado el blogg hubiera "petado" del todo.

fiscalillo dijo...

creo que las equvicaciones de Michavila, nefasto ministro, de hace casi seis años no pueden justificar cualquier disparate que se haga ahora. Y sí me parece mas grave depurar a fiscales por pensar distinto sin que hayan agotado su mandato a hacerlo una vez agotado, entre otros motivos pq además era en contra de la opinión del Consejo Fiscal.
Las depuraciones son indeseables donde se produzcan, pero creo que limitar temporalmente le puesto no es una mala equiviocación siempre que no se haga de eso un resultado partidista y de ajuste de cuentas. no creo en reequilbrio ideologico y pienso que el Fiscal que su ideología condiciona su trabajo no puede ser buen fiscal.

Salvador Viada dijo...

Fiscalillo, lo más importante no es lo que hizo Michavilla (que cambió el Estatuto fijando plazos, cuando antes no los había, de manera que pudo empezar a depurar). Para mi lo más importante es lo que hacemos los fiscales cuando depuran a algún compañero. Porque hemos de empezar por ahí. No es que "me parece más grave esto que aquello". Es que esas conductas son inadmisibles vengan de donde vengan. Lo demás son graduaciones con las que unos estarán de acuerdo y otros no.

Otra cosa: acabo de escuchar a Gonzalez Pons, metiéndole un viaje a la Fiscalía de no te menees. Sin autocríticas, por supuesto. Estoy esperando para ya una moción del PP para garantizar la imparcialidad de la Fiscalía. ¿Lo verán mis ojos?